Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que peor canta de Europa. Ronco a compás de Martinete.

Cien Años de Soledad...

Ni siquiera quiero esperar a llegar a la humilde biblioteca de mi casa de Sevilla para –desde mi Macondo personal que es El Rompido-  repasar cada uno de los libros gastado que alumbran mi percepción de Gabriel Garcia MarquezGGM- (Gabo, le decían sus sus amigos, creo) el escritor inconmensurable y Premio Nobel de Literatura en1982.

Aunque dicen que como persona era así o asao, que se dejó llevar por unos más de izquierdas que por otros de más de derechas cuando ya su niebla vespertina estaba presente, a mi me da igual que me da lo mismo: para este que suscribe GGM ha sido y será un dios de la Literatura y ya quisiera yo redactar un solo párrafo con la poesía que tiene cada frase que escribe, con la mágica visión de la realidad y la capacidad de fabulación que este genio de la ciencia no-ficción, de la verdad discordante, de la realidad onírica o de los sueños vívidos como vidas enteras, nos ha dejado en herencia para toda la Humanidad.

Tendría yo unos trece o catorce años cuando me bebía literariamente hablando los libros que encontraba en la estantería de cuatro o cinco baldas de la salita de mi casa, llenita de ejemplares maravillosos de Editorial Molino, Vergara, Circulo de Lectores, etcétera, con sus tapas uniformes verdolagas o azulonas y otros con sus sobrecubiertas llenas de colores y de explicaciones de los autores. Por esa época fue cuando pase de las novelas de Agatha Christie (que me las leí todas) a otros libros con las tapas mas duras y las letras mas pequeñas: Frank Yerby, Pearl S.Buk, Harold Robbins, Dahpne Du Maurier, Graham Green… tesoros para un devorador de palabras.

Pero un día que no olvidaré nunca encontré enredado con otros libros mas vistosos un librito de pastas verdes, tamaño mediano, letras mas bien apretadas unas contra otras y sin sobretapas: Cien Años de Soledad, de un tal Gabriel Garcia Marquez, que yo creí entonces español…

Comencé a leerlo con dudas pero me atrapó sin darme cuenta desde los primeros párrafos con esa prosa tan fluida y minuciosa donde cada palabra refulgía como metal precioso. Pero algo estaba fallando en mi manera de afrontar el libro y me percaté que no lo estaba digiriendo correctamente así que, cuando ya llevaba varios capítulos “leidos” decidí volver a empezar a leerlo con más cuidado y detenimiento para comprender en profundidad todos los arcanos mensajes que el libro mágico guarda en su interior. Además cogí papel y lápiz y a medida que leía iba creando mi propio árbol genealógico de la familia Buendía. Este ejemplar y mis apuntes de entonces los conservo como oro en paño.

Aquellos personajes me asombraban de tal manera que cambian mi manera de ver la vida. Me asombré con Melquíades el gitano “de barba montaraz y manos de gorrión” que nos metió en el cuerpo el veneno de la Alquímia a José Arcadio Buendía y a mi... Este magnifico gitano que muere cuando le parece bien, “he muerto en los médanos de Singapur…”, y que se aparece a los vivos con la naturalidad de los sueños, es un personaje importante en la vida de toda la familia Buendía puesto que se complementan perfectamente El Conocimiento que adquiere Melquíades en sus continuos viajes por el mundo y el afán de los Buendía por Aprender y tener la mente abierta para dejar entrar información y ciencia por extraña que les parezca: el imán, el astrolabio, la transmutación de metales, el hielo… Metafísica pura y verdadera.

Además la imagen idílica de Macondo fundado entre la orilla de un río “con fondo de piedras pulidas blancas y enormes como huevos prehistóricos” y la inmensa ciénaga que no se atreven a cruzar, me recordaba a El Rompido de mi infancia adonde también nosotros descubríamos cuando niños tesoros que no sabíamos nombrarlos, cangrejos con ojos humanos, anémonas de colores imposibles que se escondían en el fango tan solo con mirarlas, barro arcilloso maleable que se cocía al sol de los tejados con formas artísticas, peces eléctricos fosforescentes, escarabajos dorados y verdes al mismo tiempo…

Cuando en pocos días acabé de leer el libro puedo aseguraros que yo era otra persona. Cien años de Soledad me abrió los ojos a la Magia de la Literatura y Gabriel García Marquez se erigió en mi autor favorito. Me dediqué a comprar y leer todo lo que encontraba de este hombre hasta entonces desconocido para mi. Creo que el segundo libro que encontré de él en mi casa fue El Otoño del Patriarca, en la colección de Libros Reno, Ediciones G.P., Plaza y Janés. Y después no paré hasta leerme todo lo escrito por GGM, La Hojarasca, El Coronel no tiene quien le escriba, La Mala Hora, etcétera… conservo todos estos libritos como los tesoros que son. Me encantan Ojos de Perro Azul y Cuando era Feliz e Indocumentado… recuerdos de los años periodisticos de GGM.

Cien Años de Soledad es “mi libro”. He comprado muchas ediciones de él y he regalado muchos ejemplares a las personas que quiero, lo releo continuamente (a veces me lo pide el cuerpo) y cada vez encuentro detalles que me asombran y me despiertan las ganas de escribir o de soñar con ser escritor.

Como dice mi hermana Lourdes: ahora si que nos quedan Cien Años de Soledad…

Mi hermana Lourdes escribe:


GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ HA MUERTO, si, y lo lloro como amigo de ilusión, maestro de literatura, mago de la fantasía y artista de juntar las letras del abcdario y escribir maravillas. En Cien Años de Soledad escribió que los Buendía y su estirpe avanzaban por la selva en busca del mar remoto, ahuyentando salamandras doradas y destrozando lirios sangrientos, que Rebeca Buendía es el único nombre que ella llevó hasta la muerte con dignidad, que Melquíades se aparecía con su sombrero negro como las alas de un cuervo y su chaleco con una pátina de grasa de siglos, que Ursula Iguarán resolvía con sensatez las locuras de una estirpe de majaretas, y que el coronel murió viendo pasar un circo con un elefante amaestrado un payaso desgarbado y un dromedario triste, Amaranta Buendía tejió su mortaja porque uno se puede morir cuando quiera porque así es la vida, y que las estirpes están condenadas a borrarse de la faz de la tierra porque el tiempo con su polvo casi eterno lo termina tapando todo.
El Coronel no tiene quién le escriba es en sí mismo un relato solo el título, la novelita termina con un rotundo y elegante !!!Mierda!!! Ojos de perro azul, Doce cuentos peregrinos, para añadir, porqué cuentos, porqué doce y porqué peregrinos. Su libro favorito, El Amor en los Tiempos del Cólera, que maravilla de encabezado, que serenidad de novela, que fascinación por la vida por su tierra.
Lloro su muerte desde los tiempos aquellos en que en una tablita tenía yo mi biblioteca y Cien años era la primera, hacía la tontera de apuntar en un papel el árbol genealógico de los Buendía, pero era inutil, García Márquez te metía en un berenjenal de padres madres hijos e hijas imposible de resolver, magnífico, cuanta admiración maestro de la literatura, mago de lo fabuloso, amigo de la juventud, de la primera sensación del arte y la belleza.



Descansa en paz, que suerte más grande hablar el mismo idioma, para poder maravillarnos de las palabras y sus significados y de la maestría de saber poner unas al lado de otras y crear una obra de arte.
Vargas Llosa llorará la muerte de su compañero distante y admirado, lo sé.


Gabriel García Márquez dijo : “El secreto de una buena vejez no es más que un pacto honrado con la soledad".

Adiós mago, maestro, artista, adiós con el corazón.-

PD: Ahh Gabo y no se te olvide darle recuerdos a Pilar Ternera que con su risa loca espantaba a las palomas, a Remedios la Bella que subió al cielo en cuerpo mortal rodeada de un halo de luz y una algarabía asfixiante de mariposas amarillas, acuérdate del patio de la casa de Macondo donde en la noche se podía oir si ponías atención el aliento silente de las rosas y las polillas en el viejo cuarto del alambique para convertir el fierro en oro, al patriarca cansado de estar amarrado al árbol a la intemperie y a todos los hijos del coronel borrados de la faz de la tierra y con una señal de la cruz de ceniza en la frente... A Ursula Iguarán que tuvo ciento tres años de vida para aliviar las ideas delirantes desde aquel día que su joven marido llevó a sus hijos niños a conocer el hielo, poco después se empeño el patriarca en retratar a Dios pero murió sin conseguirlo... recuerdos a todos...


Semana Santa 2014.

Quiero que salgan todas las Procesiones de todos los pueblos y ciudades de España.

Que se pasee luminosa y preciosa la Virgen por las calles recibiendo los piropos de nosotros sus hijos mientras las mas bonitas músicas suenan en su Honor.

Y que sus hijos le digan Guapa y le recen con fervor desde lo mas profundo del alma: Dios te Salve María, Llena eres de Gracia…

Que Jesus Cristo Hijo de Dios, Crucificado y Doliente nos redima del pecado mientras le rezamos con humildad y devoción al verlo en la calle sufriendo su Calvario.

Quiero que los nazarenos y penitentes hombres y mujeres, jóvenes y mayores, cumplan sus promesas y se rediman. Y que nos den ejemplo de Cristiandad todo el año.

Que los costaleros disfruten cargando el bendito peso de las imágenes del Evangelio y que se den cuenta que son los portadores físicos del Nuevo Testamento.

Quiero que suene una Saeta desde el cielo que le diga a la Virgen y al Señor cuanto los queremos los desterrados Hijos de Eva.

Y quiero que los Hombres se miren a la cara unos a otros solo para decirse: …Y me arrepiento de todo corazón haberos ofendido…

Y quiero acordarme de mis enfermos que no pueden gozar de la Semana Santa en todo su Esplendor con esta Oración:

¡Jesús, Jesús! Yo en la cama y Tu en la cruz.
Yo en la cama, acostado; Tu en la cruz, clavado.
Yo, la cabeza en blanda almohada; Tu, la tuya, de espinas coronada.
Yo, quejándome; Tu, animándome.
Yo, sin pensar que mis dolores unidos a los Tuyos, tienen un valor infinito.
Tu, anhelando sufrir más para pagar nuestros pecados.
Jesús, Jesús, yo en la cama y Tu en la cruz.
Jesús, creo en ti. Jesús, espero en ti. Jesús, voy a ti.

Amen.


Betis-Sevilla

Vaya tela la rivalidad de estos dos equipos de la ciudad de Sevilla: Sevilla Fútbol Club y Real Betis Balompié o viceversa. “Ser” de uno de estos dos grandes equipos es lo normal de todos los ciudadanos de la capital y la provincia. 

Ser bético o sevillista suele provenir la mayoría de las veces de las raíces familiares (aunque no siempre, en las mejores familias aparece una oveja negra…), pero también del barrio o del pueblo donde se nazca, de los amigos de la infancia, o de el sexto sentido que cada uno tenga para elegir equipo… Ser bético o sevillista, sevillista o bético imprime carácter de por vida, es una seña de identidad que se manifiesta desde niño con los regalos de Reyes, el orgullo de vestir la equipación con el escudo de tu equipo, blanquiverde o rojiblanca, colores ya para toda la vida que te harán sufrir o reir, disfrutar los fines de semana o amargarte la semana entera. Se empieza teniendo esa desazón por los resultados del equipo elegido desde el colegio, se acrecientan en la juventud y adolescencia van creciendo en intensidad hasta la edad media de la vida y perduran hasta -la mayoría de las veces- la tumba.

Yo soy sevillista de nacimiento. Eso quiere decir que desde que nací en la calle Eduardo Dato hace ya mas de medio siglo mi vida está marcada por del barrio de Nervión donde me crié y por el glorioso Sevilla FC. Viví hasta los veintidós años justo enfrente de la esquina de Preferencia y del Gol Sur del Estadio Ramón Sánchez Pizjuán. Desde las ventanas de mi casa teníamos la preciosa vista del “campo del Sevilla”, entonces aun sin terminar, rodeado de explanadas y arboledas donde me pasé gran parte de mi niñez y juventud jugando eternos partidos de futbol. Cuando teníamos sed nos acercábamos a una ventana del Estadio a pedir un vaso de agua y siempre nos atendía con cariño la familia Pérez, inolvidable masajista mágico don Manuel “Manolito” Pérez y más tarde su hijo Domingo Perez, mi amigo, que llegó a ser Fisio del la Selección Española de Futbol. Todos mis hermanos somos sevillistas de corazón.

En los pisos de la Diputación donde vivíamos tuve la suerte de tener como vecinos a los mejores amigos del mundo: Raimundo y Jose Miguel Blanco, Diego Villalonga, mas tarde Josemi Arza… ¿les suenan estos nombres? Yo empecé a ir a ver al Sevilla FC jugar al futbol desde que tengo uso de razón invitado siempre por Raimundo Blanco padre (Imprenta y Papelería Raimundo imprimía el billetaje del Sevilla FC). Entrábamos al campo por la puerta 0 con “entradas de oficio” Jose y Mundi Blanco, Dieguito Villalonga y yo, de la mano de Manuel Alonso Centeno, “Manolo el portero”, portero de la portería de nuestra casa de Eduardo dato 24. Más tarde mi padre me regalaba el carné de infantil o juvenil para ir con mis amigos ya sin “portero” y aunque teníamos que entrar por Gol Sur casi siempre pasábamos a Preferencia colándonos por las gradas en obras.

Mi padre era un apasionado del futbol. Fue futbolista aficionado, “amateur” como a él le gustaba decir, y sé que jugo algunos partidos vestido con la camiseta del Sevilla. Recuerdo que en algún momento fue directivo y viajaba con el equipo, pero no recuerdo con que Presidente, quizá con Juan López Sanchez. Una vez lo vi jugar con la camiseta del Sevilla en el Ramón Sánchez Pizjuán en un partido de “Viejas Glorias”, creo que contra el Real Madrid, y sería sobre los últimos sesenta o primeros setenta.

Un tío de mi madre fue Presidente del Sevilla: Enrique Balbontín de Orta entre 1920 y 1921. Y una prima hermana de mi abuela Delia Noval de Orta, Delia Tornero de Orta se casó con Ramón Pol Carbonell, que fue Presidente del Betis en los años 40, un gran presidente del Real Betis Balompié y un gran hombre en todos los sentidos.  Es el abuelo de mis primos Pareja-Obregón Pol.

Mi abuelo Pepe López-Pazo era mas bético que nadie. Socio del Betis durante muchos años, incluso cuando vivía en Huelva venía los domingos a ver los partidos del Betis. Su hijo Pepe –mi añorado tio Pepe- también fue un bético de categoría y el tío mas simpático que recuerdo. Mi madre se hizo del Sevilla por amor…

Mi primera “novia” era hija de un Señor con mayúsculas al que tuve la suerte de conocer y tratar: Don José Nuñez Naranjo, de los mejores Presidentes que ha tenido el Real Betis Balompié. Su hermano, mi querido tío Paco Nuñez se casó con María Luisa Pol (hija de Ramón Pol), hermana de mi tía Delia Pol, primas de mi madre.

Explico todo esto porque creo que en muchas familias de Sevilla ocurre los mismo, unos somos del Sevilla y nuestros hermanos o primos son del Betis. Entre mis mejores amigos hay familias enteras de béticos de categoría que viven su beticismo con gran intensidad y señorío. Tengo sobrinos que lloran cuando pierde el Betis y otros cuando pierde el Sevilla. Mi hijo Celso es un gran sevillista que viaja con el equipo siempre que puede y ha visto al Sevilla triunfar por toda Europa. Tiene 30 años y cuando pierde el Sevilla se le cambia la cara dos o tres días…

Sé que en esta nuestra Sevilla tan cainita la rivalidad futbolística se ha convertido en algo especial, es una rivalidad cargada de sentimientos profundos, de ilusión que se convierte en decepción en el último segundo, que desembocan en bromas semanales graciosisimas según soplen los vientos favorables a Heliópolis o a Nervión, y que se llega a veces hasta la “crueldad” verbal con los perdedores. De ahí no se debe pasar.

Pero lo que es una pena es la rivalidad mal entendida. Los gritos y cantos de apoyo al equipo propio no se deben convertir en actitudes insultantes al equipo contrario, que a veces estallan en actitudes vandálicas y gamberras, si no en verdaderos actos delictivos y criminales.

Y escribo esto porque el domingo próximo 13 de abril, Domingo de Ramos, se juega un Betis-Sevilla en unas condiciones muy desfavorables para el local –practicamente descendido a segunda- y francamente buenas para el visitante –con opciones de meterse en los cuatro primeros- y me gustaría que todo transcurriera con la mayor deportividad y los aficionados al futbol le demostráramos a toda España que somos unos señores de Sevilla, tanto los béticos como los sevillistas, sea cual sea el resultado del partido.

Ojalá.



Quique Dacosta

Me encuentro un twuit por casualidad que me lleva a la siguiente página de este Blog de Quique Dacosta con el título de "NO ESTAMOS LLENOS" que dice así: (textual de copiar y pegar)

QUIQUE DACOSTA RESTAURANTE es un establecimiento que da de comer a 25 personas por servicio (o eso pretende).
Para atender al máximo nivel a nuestros clientes, necesitamos de un numero altísimo de personas en el equipo, que llega a duplicar el número de comensales.
Es ya sabido estos detalles que os estoy dando. Es un restaurante artesanal en los procesos, cargado de innovación, con apuesta estructural y creencia en la innovación y en la vanguardia. Nos apoyamos en pescadores, ganaderos, agricultores, panaderos y demás proveedores para crear nuestro mundo y darles parte de nuestro conocimiento, y de nuestra economía. No tenemos hotel y por ello los visitantes que llegan hasta Denia, se hospedan en los hoteles de nuestro entorno, vienen en taxi, comen en otros restaurantes y demás… todo bueno y muy bonito.
¿Pero que sucede cuando un restaurante como este o cualquier negocio tiene un 40% de anulaciones o mesas que no se presentan? A esto nos estamos enfrentando. Y la verdad en los últimos tiempos se incrementa. El último sábado nos anularon a ultima hora cinco mesas de las diez que teníamos confirmadas. A medio día sucedió lo mismo. Lo cual es digno de analizar. Nosotros vamos a intentar hacer lo posible para que las personas que bloquean una mesa en Quique Dacosta Restaurante, se comprometan con ello y no nos dejen tirados sin posibilidad de recuperar esa mesa. Paremonos a pensar un momento... imaginar que todo el mundo hiciera lo mismo con los pedidos al carpintero, albañil, al dentista, físio, al electricista, al medico,  por poner algún ejemplo de otro oficios comunes en nuestra sociedad. Es como si te hacen un pedido de mil euros de valor y lo tienes que asumir tu, porque el cliente decide en ultimo momento que no lo quiere, a pesar de que lo ha solicitado.
En cuanto a esas mesas vacías nosotros no tenemos posibilidad de darlas si el cliente me deja tirado en ultimo momento. Yo tengo el restaurante en un pueblo llamado Denia. Con cuarenta mil habitantes. No representamos ni una calle pequeña de una gran ciudad y la gente que hasta aquí viene se organiza con tiempo. Si el cliente me "deja tirado", no me va a llamar a la puerta nadie en quince minutos. 
Además hay otro mito horroroso en torno a los restaurantes como el mío. Y es que hay muchísima gente que piensa que estamos llenos con muchos meses de antelación. Cosa que no digo que no suceda en algunos lugares (contaditos y les felicito por ello),  pero el hecho que se haya instaurando en la cabeza de la mayoría, que estamos llenos desde meses y que es imposible cenar en nuestros restaurantes, imposibilita que alguien coja el teléfono y llame, por esta creencia.
Si alguien quiere venir a mi restaurante, que coja el teléfono o la Web y que reserve. No estamos llenos a diario, ni muchísimo menos y además con la cantidad de anulaciones de ultima hora o mesas que no se presentan ni llaman para anular, siempre hay mesas..
Se ha extendido que estamos llenos con meses y es un problema más para la economía de un restaurante como el mio, y se que el del 98% de los restaurantes españoles.

DATOS DE CADA 100 MESAS RESERVADAS:
De cada 100 mesas 38 son anuladas horas antes de la llegada de la reserva.
De cada 100 mesas 6 no se presentan.
Tan solo algunos sábados (dia mas fuerte) al año, el restaurante esta completo.
Solo en Agosto tenemos el 75% de los días llenos.
Siempre hay alguna mesa libre, por los avatares mencionados anteriormente.
No todos los restaurantes tres estrellas Michelin están llenos y menos lo que no estamos en las grandes ciudades.

Lo mejor y lo positivo, es que la mayoría de las personas que hacen una reserva lo hacen con cariño y respeto. Asumen lo que hacemos y nos respetan. Valores firmes y contrastados, a la vez que sensibilidad. Agradecido a ellos que nos siguen dando el aire que necesitamos y las energías vitales que hacen falta.

PD: Comente hace meses, que este blog se acercaba mas que nunca a contaros noticias buenas, malas y realidades. Pues esta es una de las muchas que hay y quiero seguir abordando.

besos.
QD
------------------------------------------
Mi comentario, por supuesto NO publicado aún en su Blog, ha sido el siguiente:

Estimado señor Quique Dacosta:
En su nota informativa / carta de quejas hay datos que me llaman la atención.
Curioso es el número 25, impar ¿porqué? Si fueran 26 no le podría dar de comer a una persona más? Lo normal es que los comensales sean pares, creo.
No me cabe en la cabeza, ni a mi ni a muchos españoles, que para preparar y servir un menú para 25 clientes hagan falta el doble de personas en la cocina y en el servicio de comedor, acostumbrados a ver como desde hace años se come espléndidamente en casas de comidas atendidas por una sola familia, esto permite ofrecer una relación calidad precio excelente. Si un comensal necesita dos personas trabajando para el en exclusiva a su restaurante solo podrán acudir a comer personas de muy alto poder adquisitivo.
A lo mejor ese es el motivo de que tenga usted tan alto número de anulaciones y de ausencias injustificadas.
Adapte usted su restaurante a su entorno, a la preciosa Denia de 40.000 habitantes, abra las puertas de par en par a sus vecinos, invíteles a que conozcan su restaurante sin tener que pasar por una página web, (bájese de las nubes), modere sus pretensiones, expectativas bajas, como deben ser los precios, y estoy seguro que no se llevará tantas decepciones con el resto de los españoles.
Saludos

-------------------------------------------------------------------------------------
PD:
Repito que lo he leído y no me lo creo. ¿Como se puede ser tan absurdo en lo planteamientos? Si usted tiene un restaurante, por muy bueno que usted crea que es y muy carísimo que lo cotice, el que manda es el que se sienta a comer y come y luego paga por lo que ha comido. Nadie paga - o nadie debería pagar por adelantado- por hacer una reserva para comer en sitio alguno... por muy "famoso" que se crea.
El señor Enrique "Quique" Dacosta supone que su oficio es ser "Estrella Michelín" y que con eso supera con creces a otros oficios mas humildes como son los de cocinero o de tabernero de toda la vida. Error.
Si se ha arriesgado a ser empresario de Hostelería y montar un Restaurante tiene que aceptar las reglas del juego que sirven para todos los Restaurantes de este bendito país. No por tener esa estupidez de "Estrella Michelín" se puede pensar que tiene mayores derechos con los clientes que la Casa Pepa de mi barrio... 
El que acepta reservas para yantar se arriesga a eso, a que el reservador no acuda por mil y uno motivos diferentes. Y afirmo que lo educado es llamar para anular la reserva con tiempo o para pedir disculpas por no haber podido acudir a la cita.  Si no lo hace es un maleducado. Y punto.
Otra cosa distinta es lo que yo opine de la carajotada de tener dos camareros dos por cada comensal. O mas cocineros que comensales. O mas proveedores que la Nasa. O mas tonteras que la tómbola de mi pueblo...
Y lo de quejarse por tener el restaurante en Denia que "solo" tiene 40.000 habitantes me parece una estupidez. Llévese usted el negocio a una ciudad tan grande como guste, a ver si así no le fallan los "paganos"...
El problema señor Dacosta no está en Denia ni en sus habitantes, el problema seguro que se encuentra en la relación calidad-precio de sus menús (aproximadamente unos 200,00 euros por persona), que no he tenido el gusto de probar.
¿Se le ha ocurrido pensar en esa posibilidad?






El fútbol no es un deporte.

Ni nada que se le parezca. He visto en el telediario las imágenes a cámara lenta de las jugadas del último partido disputado entre el Real Madrid y el Barcelona y estoy indignado.

Desde hace ya años los futbolistas me repelen un poco un porque creo que se les dedica demasiado tiempo en los noticiarios y así van convirtiendo en personajes mas o menos importantes para los jóvenes que los admiran. Jóvenes que copian los esculpidos modernos de sus peinados (por decir algo), el diseño atrevido de sus modelos de vestir, su forma de hablar (mal) y por supuesto que no se pierden ni uno solo de los partidos de fútbol cuando juegan estos "ídolos de masas", estos "modelos a seguir" de lo que debería ser el comportamiento ejemplar de un deportista famoso que se enfrenta en buena lid a otros deportistas con vestimenta distinta, y todos los cuales deben de cumplir unas reglas previamente aceptadas, muy bien conocidas por todos y además arbitradas por unos señores que se les reconoce autoridad y suficiencia para ejercer su trabajo de hacer cumplir el reglamento.

Pues estos señores que se dedican a jugar al fútbol en los dos mejores equipos del mundo, a los que la Liga de Futbol Profesional (LFP), les beneficia por la misma cara con muchísimo mas dinero que a los demás, que juegan siempre en los mejores horarios y siempre televisados para que los vean en toda Europa y parte del extranjero, estos señores -digo- que juegan en estos dos equipos privilegiados como son Real Madrid y Barcelona se comportan como unos descerebrados y unos niñatos gilipoyas que no se merecen el dinero que ganan.

En lugar de dar ejemplo de juego limpio y deportividad, de honestidad y de honradez, que sería lo menos que deberían intentar dado el elevado numero de personas que los observan, de tantos chavales que se miran y se ven reflejados en ellos, que compran camisetas con sus nombres y números, que los imitan y sueñan con ser como ellos... en lugar de dar buen ejemplo, la mayoría de estos mamelucos idiotizados y amariconados se dedican a mostrar lo peor que llevan dentro reflejo de su falta de educación y de su mala leche reconcentrada. A saber:

Hacen un teatro burdo y vergonzoso cuando un rival les da un suave empujoncito dejandose caer al suelo, tirandose y revolcándose como si les hubieran disparado en la barriga con un Cetme, para engañar al árbitro y conseguir una sanción injusta al equipo o futbolista contrario. Si lo consiguen se alegran y ríen por lo bajini y si no, protestan como posesos... unos verdaderos rateros.

Se escupen con gargajos asquerosos, se moquean encima, se insultan soezmente y se dan patadas, puñetazos rastreros y hasta se pisotean las manos y la cara siempre que pueden y el árbitro esté distraído mirando para otro lado. Estos "valientes" parece que les da igual que después las imágenes sean vista por todos los espectadores de medio mundo. Parece que se vanaglorian de ser tan bestias y tan cobardes. 

Después del partido, cuando ya están en la pasarela de los focos y las fotos luciendo pelados de apaches, tatuajes en chino, collares, pendientes y pulseras -si, collares, pendientes y pulseras, todo junto-  no dudaran en mofarse de los jugadores del equipo contrario, en seguir mintiendo y manteniendo sus burdas opiniones mal expresadas con frases siempre manidas por repetidas, en quejarse del árbitro si han perdido, en culpar a todo y a todos menos a ellos... que son los que han perdido a pesar de las mil marrullerías y sinvergonzonerias que han realizado en el terreno de juego. Dignidad cero se llama la figura.

Con aires chulescos de matamoros -algunos con pasos de ballet vaporosos- se montarán en sus cochizos de cienes de miles de euros con la rubia mas delgada que hayan podido comprar y se marcharán a sus mansiones a disfrutar del "reposo del guerrero" o a las discotecas de moda a pavonearse a gusto, hasta el próximo encuentro donde de nuevo darán un recital de "deportividad" y de "compañerismo". Un mojón pa mí.

El objetivo primordial de estos ricachones pelotaris es ganar el máximo dinero en el menor tiempo posible y por eso no dudan en traicionar a sus compañeros, entrenadores, directivos y afición completa si llega una oferta que les interese, mandando al Club "de sus amores" a tomar por el mismísimo culo si ven la oportunidad de trincar un euro más que antes. Fidelidad al euro. Lo demás no importa.

Y por supuesto que saben que por ser tan famosos serán imitados por un gran número de chavales jóvenes. Estos chavales jugaran al fútbol en el recreo de sus colegios y harán lo mismo que los "ídolos": escupir, insultar, pelearse, engañar... gracias a estos "futbolistas" famosos. Y a ellos les importa un pimiento y parte del otro...

La culpa la tenemos nosotros por prestarles atención.



PD. Conclusión que he sacado después de ver el Real Madrid-Barcelona.