Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

LA MORERA DE MI TIO JOAQUIN

Mi tío Joaquín era un ser absolutamente excepcional, diferente. Si lo tuviera que definir con una palabra diría que era “mágico”. Nadie sabía nunca lo que pensaba, ni lo que su mente tramaba continuamente, siempre para sacarle el mejor partido a cada situación y disfrutar de cada momento. No se regía por las normas sociales o de conducta habituales en el tiempo que le tocó vivir,  el era “sui generis”: una mezcla de señorito, labrador, caballero, rastreador sioux, poeta, rejoneador, flamenco, cazador, ganadero y anacoreta. Le gustaba vivir en el campo, con tía Rosa y con todos sus hijos, rodeados de toros, caballos, pavos, gallos de pelea, realas de perros y cualquier animal o persona que se quisiera quedar con el. Siempre había, aparte de las criadas y trabajadores estables, uno o dos amigos “refugiados” durante una temporada en Los Cerros o en La Abundancia, que eran los dos cortijos donde pasó casi toda su vida.
Era el mayor de “los pareja”. Yo lo recuerdo desde pequeño, a caballo, rodeado de “su guardia mayor”, dando ordenes y riéndose a carcajadas con las cosas de sus hermanos. Me gustaba su compañía, quizás porque siempre me trató como a un hijo más, confiaba en mí y me contaba preciosas historias de la familia. Desde muy joven me iba a buscarlo al campo todos lo fines de semana que podía y me dejaban los estudios. Cacerías de conejos, perdices, zorzales, zorros; herraderos, tentaderos, capeas y becerradas (ya contaré lo del “sillón de la muerte”); peleas de gallos en los reñiéros mas recónditos, búsqueda del mosto más rico por las bodegas del Aljarafe… todas estas maravillas para un chaval de pocos años, rodeado de primos, amigos y aquellos visitantes rarísimos, que siempre merodeaban por allí y a los que les podía pasar cualquier cosa.
El protagonista de esta historia, le llamaré Don Rodrigo, era un prestigioso médico, con gran predicamento en Sevilla. El doctor era una persona afable, pero serio y de pocas palabras. Había atendido a mi primo Fernando de una fea herida en una mano y cuando terminó el tratamiento, que fue laborioso, mi tío quiso agradecerselo y organizó en La Abundancia un almuerzo con varios amigos de ambos. Era un sábado soleado de primavera: tentadero, mosto, comilona, sobremesa, buena charla y copas. Al caer la tarde todos nos rebujamos delante de la chimenea. Tío Joaquín seguía queriendo agradar y pregunta a Don Rodrigo -¿Qué afición tiene usted aparte de la Medicina? -Me gusta cazar, pero casi nunca tengo tiempo… -¡Hombre, haberlo dicho antes! ¡Ahora mismo va usted a salir de cacería! -Pero Joaquín, es casi de noche, otro día vengo y… No lo dejó terminar -ni hablar usted no se va de aquí sin pegar unos tiros. Verá, aquí detrás, en el corral hay una morera muy tupida donde duermen gran cantidad de pájaros de todo tipo, es una cacería muy entretenida, la hacemos muchas veces, con una linterna… solo tenemos que esperar que caiga la noche.
Yo no sé porqué pero me escamé mucho. Conocía la enorme morera de donde arrancabamos las hojas para los gusanos de seda sin tener que subirnos al árbol, ya que sus ramas mas altas alcanzaban una azotea sin barandas donde a veces subíamos a tender. No había oído hablar nunca a mis primos, que por cierto se habían escabullido, de esa modalidad de cacería “de la morera”.
Al poco tiempo, mi tío, se había puesto en marcha con su vitalidad arrolladora: - ¡Niño (a mí) coge la escopeta y unos cartuchos! ¡Pastora, la linterna del abuelo! ¡Don Rodrigo, vámonos! Salimos a la oscuridad de la noche, en silencio, por delante mi tío y Don Rodrigo, detrás mis primas Pilar y Pastora con las linternas y yo con la escopeta. -Mire Rodrigo, le susurraba mi tío, usted se coloca donde yo le diga, con la escopeta preparada, entonces encendemos las linternas, los pájaros se quedan asombrados, y usted cuando yo diga ¡fuego! dispara sin miedo y ya verá caer pájaros…
Llegamos en silencio a la morera, la oscuridad era casi completa. Mi tío cargó y preparó el arma y se la entregó a Don Rodrigo -¿Preparado? –Si (con la voz temblona de nervios) - ¡Linternas! ¡Fuego! Al mismo tiempo que se iluminó la frondosidad de la morera, sonaron dos tiros dirigidos a la espesura de las ramas. Los pocos gorriones que dormitaban salieron en desbandada. Cayeron trozos de ramas y hojas a los pies del tirador. Silencio sepulcral. Olor a pólvora. Las linternas iluminando el árbol. De pronto ruido entre las ramas, y caen al suelo varias perdices, muertas, (yo ya me temía lo peor…) después aparecen varias gallinas ponedoras, vivitas y cacareando; un pavo que pegó un pechugazo y se fue tambaleando como borracho; varios cadáveres rígidos  de conejos, más gallinas de guinea aleteando despavoridas, y, creanselo por favor: apareció de entre las ramas un burro muerto, que quedó inerte a los pies de Don Rodrigo, que como ya he dicho antes, era un señor de pocas palabras…..



19 comentarios:

  1. concha y sierra1/2/11 14:22

    Había oido infinidad de historias del Tio Joaquín especialistas en poner imaginación a todas sus bromas, ésta es la primera vez que "leo" tal anecdota de la morera. Como todos sus hermanos era un artísta en convertir situaciones peculiares en diversión, era único!!
    Naturalmente está ligado al famoso "sillón de la muerte" el cual yo viví en varias ocasiones, espero lo narres pronto!!!

    ResponderEliminar
  2. Mi tio Joaquín era bastante.....yo que sé, pa que nos vamos a engañar, el otro día a mi madre en el círculo de labradores le contó un señor que su padre contaba que una feria de sevilla se metió en el Sport con el caballo,,,no si....Bueno a otra cosa, vengo de Sevilla de ver a una princesita preciosa, enhorabuena hermanoooo..

    ResponderEliminar
  3. Ayer mismo, la comenté aquí en casa. La hemos oído mil veces de boca de los hermanos.
    Gran amigo y gran persona el que mató al burrito.
    ¡Que cosas tenía tio Joaquín¡
    A ver si escribes la de la cama que se subía al techo. ¿La recuerdas?...Era tio Joaquín para escribir un libro con lo que se le ocurría.
    En el Sport metió un toro, Lourdes, para que lo toreara un famosísimo torero antiguo, que estaba allí tomando una copita.

    ResponderEliminar
  4. Me contaron que el burro había muerto de "muerte natural", y estaba destinado a engordar a las realas...
    Me han contado lo de cama muchas veces, pero, como yo no estaba, estoy recabando información con los primos... ¡eso fue genial!

    ResponderEliminar
  5. concha y sierra1/2/11 23:40

    A mi mé contó mi padre lo de las ratas en el partído de futbol en Gines con saque de honor de mi abuela incluido, cuentalo fué divertidisimo!!! aún lo recuerdan los amigos por el pueblo!!! y eso era siendo un niño!!1

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2/2/11 09:54

    Celso, no dejes de contar, como dice Rocio, lo del toro. ¿Pero fue en el Casino de la Exposicion, como cuenta Manuel Barrios en su novela "La espuela" o fue en El Espór de la calle Tetuán? ¿Y fue tu tio Joaquin o fue tu tio Juan de Dios?.- TU PACIENTE QUE SE DIVIERTE TANTO LEYENDOTE Y QUE EL DIA MENOS PENSADO TE PEGA OTRO MANGAZO DE TEXTO

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos. Lo del toro siempre lo he oído contar en el Casino de La Exposición. Todavía creo que puedo encontrar testigos presenciales. Estoy en ello. En el espó tenía la costumbre de entrar a caballo...
    Desde luego el que conoce de primera mano todas estas anécdotas es mi tío Juan de Dios, que ese si que escribe bien y me encantaría que nos la contara o nos lo escribiera, lo intentaré.
    Amigo "paciente" mío, le ruego encarecidamente que use y disfrute de estas páginas lo que usted quiera como suyo que es. Para mi es un orgullo que me lea y que participe.
    Otra vez gracias a todos y a todas (que se enfada Lerelere o como se llame la susodicha).

    ResponderEliminar
  8. A mi me ocurrió una anecdota muy entrañable ésta vez con mi tio Juan de Dios. Mi padre había muerto en Junio y en Septiembre fue la feria de Cartaya que es dónde yo vivo, en los festejos el ayuntamiento llamó a Paco Gandía (EPD) para que actuara, mi tío Juan se vino con él para ver también así a su amigo David Pastor que vive aquí. Yo no lo sabía y estando Gandía en plena actuación me dijeron que mi tío estaba en la caseta del ayuntamiento, fuí corriendo para allá, todo el mundo reía con las cosas divertídisimas de Gandía y él y yo un poco perdidos entre tanta gente y tanta algarabía y todavía impactados con la muerte repentina de mi padre, nos abrazamos llorando sin consuelo y sin reparos durante un buen rato. No hablamos casi nada, el solo decía, Celsito, celsito..

    ResponderEliminar
  9. concha y sierra2/2/11 14:35

    PRIMA SE ME HAN SALTAO LAS LÁGRIMAS!!! No conocía este hecho.

    ResponderEliminar
  10. concha y sierra2/2/11 14:48

    Con respecto al toro, tengo entendido que fueron los 2 hermanos, y el mismo día lo metieron tanto en el casino como en el Sport era un toro bravo criado a biberón por el mayoral, lo gracioso de esto era que embestía a las mujeres, voy a buscar un recorte de prensa porque mi padre lo escribió como anecdota en ABC, y os diré la fecha por si quereis buscarlo.

    ResponderEliminar
  11. Jose Luis Fernandez.10/2/11 17:31

    Celso, me perece que lo estoy viendo, es al Pareja que mas trate y a tu primo Martin, yo solia ir por alli con Manolo Zapata. Tu tio si que era un verdadero artista, alli nos divertiamos al borde del infarto, nunca sabiamos lo que iba a pasar.Esta anecdota quizas no la sepas, despues de pasar un buen dia en la Abundancia, donde estuvo tentando el Sardina de Coria, despues de almorzar copiosamente y pasar a las copas, ya sobre las nueve de la noche nos dispusimos a marcharnos en un 4L de Manolo y tu tio no queria que nos fueramos, cual fue nuestra sorpresa que no encañono alli contra la pared diciendo que de alli no se movia nadie y de repente dos tiros a las ruedas del 4L. Alli estuvimos hasta que paso la Guardia Civil que por cierto le dijimos que habiamos pinchado y pudimos llegar a Puebla y despues a Coria.
    Ya te contare algunas mas, a mis hijos que desgraciadamente no han podido vivir estas cosas les encantan estas anecdotas camperas, con personajes tan singulares.
    Un Abrazo.
    Jose Luis Fernandez.

    ResponderEliminar
  12. Por cierto Celso, UNA MUJER DE BANDERA, ESA ADRIANA.
    Jose Luis.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias Jose Luis y un fuerte abrazo que me gustaria darte en persona.
    A Manolo Zapata siempre lo recordaré en Los Cerros y La Abundancia con su 4L, su escopeta, sus tapitas, sus sardinas, sus buenos vinos.... un gran hombre.
    Espero poder saludarte en persona y que me cuentes anecdotas.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  14. Jose Luis Fernandez.11/2/11 14:42

    Tengo decenas, ya que mi padre tambien era campero primo hermano de Justa y tu sabes lo que fua la vida de nuestros padres.
    Tambien me gustaria algun dia conocerte personalmente, ya que aunque nuestras vidas han rondado por los mismos lugares, nunca hemos coincidido personalmente.
    Hace bastante tiempo deje mi Coria natal y vivo en Sevilla y paso bastante tiempo campeando como yo digo, hago muchos kilometros a pie por España, es una de mis aficiones.
    Pero estamos cerca y en cualquier momento no veremos.
    Ya te ire contando algunas anecdotas de nuestro tio Joaquin Zapata.
    Un Abrazo.
    Jose Luis Fernandeez.

    ResponderEliminar
  15. Que bonito como lo describes tío Celso! Estoy en Marbella con unos amigos y me lo han leído en alto porque hemos estado hablando de ti. Se lo voy a mandar a mama. Te quiero mucho. Besos!
    Coki.

    ResponderEliminar
  16. ¡¡¡te quiero mucho Coki !!!!
    Muchos besos para todos.

    ResponderEliminar
  17. Yo también tengo alguna muy buena de Joaquín y La Abundancia, lo dejaré para cuando haga su aparición el sillón de la muerte. Extraordinario blog. Un saludo. Antonio Pineda (de La Puebla del Río).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "sillón de la muerte" aparecerá proximamente... lo estoy terminando.
      Un fuerte abrazo.
      Gracias.

      Eliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.