Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que peor canta de Europa. Ronco a compás de Martinete.

CAMPING CATAPUM

EL CAMPING CATAPUM

Estaba situado en uno de los sitios más bonitos de la provincia de Huelva, en El Rompido, entre un bosque de pinos, sobre una cornisa natural a la orilla de la Ria del Piedras. Creo que se inauguró allá por 1970, con una concesión del Ayuntamiento de Cartaya a don Francisco Ferraro Morales, un gran rocianero y gran amigo.
El Camping era una delicia. La sombra verde de los pinos, la inmensa ventana natural a la ría y al mar, el fresco poniente que llenaba el aire de sal y de yodo por las tardes, la arena blanca de la playa que dolían los ojos al mirarla y el agua de mil colores distintos de nuestro río/mar… no creo que haya un sitio mas bonito, de verdad. El que lo dude, que se acerque y lo compruebe en  estos días de primavera, a la caída de la tarde.
Cuando terminé la Carrera, me Colegié en Huelva por dos motivos, porque tenía nuestra casa en El Rompido, y porque en Huelva había mas portunidades en la Bolsa de Trabajo. Mi primer destino para el SAS de Huelva fue una sustitución en Rociana del Condado, después vinieron Lepe, Cartaya, Huelva y Bollullos Par del Condado. Aprovechando que vivía en El Rompido me ofrecieron ser el médico del Camping durante las temporadas de verano, es decir desde Semana Santa hasta finales de Septiembre aproximadamente. Yo acepté encantado.
El Catapum estaba a unos dos kilómetros de mi casa. Abría en Semana Santa y cerraba en octubre, pero era en Julio y Agosto cuando de verdad había trabajo, pues se alojaban en el Camping hasta dos mil personas. Casi todos los campista, la mayoría familias completas de Huelva, Sevilla y Extremadura tenían su cartilla de la SS, pero el ambulatorio, según las horas, estaba en El Rompido o en Cartaya y no querían o no podían desplazarse. Por eso yo pasaba consulta todos los días de diez a doce por la mañana y de siete a nueve de la tarde (aunque estaba perfectamente localizado todo el día) y cobraba por cada acto médico: consultas, curas, suturas, inyecciones, etc.
Como el precio era justo, tenía muchos pacientes todos los días. Esa etapa choquera de mi practica médica, ocho años, quizá haya sido de las más relevantes de mi formación, pues alternaba las guardias del SAS con la consulta del Camping, donde con un pequeño consultorio, un botiquín, unas medicinas básicas e instrumentos regalados por otros compañeros, ejercí la Medicina más autentica, más practica y más agradecida de mi recién terminada Licenciatura. Yo solo, con mis libros y mi vocación, estudiando cada caso y muchas veces rezando, aprendí tanta Medicina que considero esa experiencia como la más importante de mi vida. Hasta un parto atendí en el asiento posterior de un Chrysler. Debería haber publicado muchos casos de los que tuve la suerte de asistir… (prometo contarlo).
Los meses de verano cuando estaban conmigo Maria José y mis hijos los considero como los momentos más bonitos y felices de nuestra vida. Camping por la mañana, recogía a los míos y nos íbamos a la playa, bien al chiringito Lito, donde comíamos, o en cualquier barco a dar un paseito, luego una siestecita y por la tarde vuelta al trabajo hasta las nueve y media o las diez. casi siempre me tomaba una cervecita con los compañeros antes de recoger a Maria José y darnos una vuelta con los amigos/familia, una copita… y a dormir. Eso sí, no descansaba ni sábados ni domingos, era cuando más pasta ganaba. El sobre engordaba para el invierno, que podía ser duro.
Tuve durante esos años la suerte de compartir todos los días mi trabajo con los mejores compañeros que se pueden tener, y no lo digo por decir. Los distintos directores (Manolo, Antonio y José Joaquín), las recepcionistas más guapas, los porteros más golfos y más graciosos, los empleados del restaurante, del super, los guardas, los mantenedores… todos formábamos una gran familia, comíamos juntos, salíamos por las noches, nos cubríamos unos a otros y no echábamos un cable siempre que hiciera falta. Yo trabajé muchos turnos de recepcionista y a veces hasta me puse de portero por necesidades del guión. Un recuerdo muy especial para Nemesio (q.e.d) y para Pepe Novalío, El Yoyi; mi Fulgencio, y otros muchos que los recuerdo con cariño.
Prometo que durante todos los años que estuve de médico, lo más grave que tuve que asistir pudo ser una niña con debut de diabetes que tuve que trasladar a Huelva. La mayoría de las patologías eran por infecciones, alergias, dolores cólicos, torceduras, cortes en los pies o anzuelos clavados en las manos, picaduras, muchas curas de heridas, suturas, inyecciones etc.
Lo que voy a contaros ocurrió el primer verano que yo no fui médico del Catapum, con gran dolor de mi corazón, al estar ya trabajando en Sevilla en la Clínica Santa Isabel, y tener solo unos días de vacaciones. Además lo puedo contar porque el otro día me encontré con el “protagonista”, mi compañero el Dr. J.L.C., que me autoriza a relatarlo y me refrescó la memoria. Estuvo de testigo de excepción como portero nuestro amigo del cuaderno Curro Esquivias Franco quién podrá aportar datos valiosisimos si nos hiciera el favor.
Con mi compañero JLC, un médico formidable y formadisimo, me reuní a finales de Junio de 198algo para explicarle como funcionaba la consulta, donde estaban las cosas etc, etc. Como es lógico el buen hombre me preguntó por las patologías más frecuentes y que protocolo seguíamos con los caso graves. Yo lo tranquilicé y le expliqué que en todos los años anteriores nunca habíamos tenido ningún caso de urgencia o emergencia que requiriera evacuación en ambulancia ni nada parecido.
El se alojaba en el Camping, pues no tenía casa en El Rompido, tenía sus horarios de consulta y el resto del tiempo estaba en la playa como un campista más.

A continuación le cedo la pluma a Curro Esquivias Franco, testigo presencial de los hechos tal como ocurrieron:
EL MUERTO DE HOY ESTÁ AL CAER

Este relato, algunos ya lo habréis oído contar de mi o de algún otro de los que lo vivió,  otros lo desconocerán. A unos y otros os lo dirijo para que una vez mas comprobemos la parte cómica que a veces tiene lo trágico.
 
 


A principios de los 80 tuve el privilegio de trabajar en la recepción del portileño camping Catapum. Cada vez que me envía la seguridad social la cartita con el informe de vida laboral, y veo encabezando la lista, los días cotizados en la empresa Francisco Ferraro Morales, lo recuerdo con nostalgia y me viene a la memoria, aquella época y la historia que hoy os cuento. Fue para mi un verano apoteósico donde compartí con unas personas muy queridas y otras que conocí entonces, días inolvidables. En otras palabras, nos lo pasamos como enanos, suponiendo que los enanos se lo pasen bien, pero eso es lo que se dice no??

Mi trabajo consistía en tomar la documentación de las personas, coches y caravanas que accedían al camping y asignarle un lugar para su acampada. Conocí un mundo nuevo para mi de parcelas, y tiendas de campaña que eran verdaderas casas hechas de lona, otras como las caravanas eran de chapa y otras bungalows de madera, esto me recordaba al cuento de los tres cerditos y me familiarice con términos para mi desconocidos como el de “avance” que era un trozo de techo de lona para ampliar la zona sombreada a modo de porche en las tiendas de campaña y roulottes. Una vez instalados los campistas, alguien decía con voz solemne, como algo de suma importancia  “hay que dar la luz en la 44” y allá que iba uno,  a lomos de un vetusto vespino, pues el camping era muy grande, a introducir un cable en un enchufe y con eso se daba por concluida la admisión del huésped. Después estaban los problemas, el mas común era cuando de nuevo la voz solemne  decía “se ha ido la luz en la 44” golpe de vespino para allá y ahí venia el verdadero, problema, ¿que iba a hacer yo? si no tenia, ni tengo ni puñetera idea de cables ni de luces. Siempre he sido muy torpe para todas esas cosas, yo era el único que cateaba trabajos manuales de mi clase. Yo miraba la conexión con cara seria, meneaba la cabeza y  le decía a aquella gente que eso era de la Sevillana, otras veces mencionaba la palabra fusible o automático pero sin tener ni pajolera idea de lo que estaba hablando.. Un día aprendí la palabra “manetotérmico” y me dio mucho juego.

Me encantaba la hora de comer con Marta y Paloma, con los empleados del camping, que eran todos del mismo pueblo, Encinasola. Y una muchacha inglesa que había por allí que tenia los pies mas grandes nunca ví, eran dos raquetas para andar por la nieve. Al terminar la jornada bajábamos al chiringuito que había en la playa donde bailábamos, era el verano de “ y tu de quien eres de Marujita… le dije yo a la vieja” bebíamos y reíamos sin parar hasta que el cansancio nos vencía e íbamos a dormir o bien cogía el coche y me iba para Punta, entonces no había controles de alcohol y esas monsergas.

Y así, entre dar la luz, buenas comidas y muchas risas paso aquel verano donde además casi me enamoré de Martita, pero ella que ya entonces tenia buen juicio me despacho resuelta.


Ese año el camping contaba con nuevo médico, pues Celso Pareja que hasta ahora había desempeñado el puesto lo dejaba, no recuerdo por que motivo. El galeno en cuestión era un muchacho alto y espigado con unas gafitas que acababa de terminar sus estudios y ese era su primer trabajo remunerado, era un chico simpático y nos cayo muy bien, pero al hombre se le veía preocupado por su nueva responsabilidad y Celso, que venia cada día desde el cercano El Rompido a echar un rato con nosotros lo calmaba con palabras de ánimo. El primer día de trabajo para el novel doctor, Celso se reunió con el en la consulta del camping y en presencia nuestra le decía: “compañero tranquilo, tu no te preocupes que aquí en el camping el trabajo de médico es testimonial, lo mas que has de atender son algunas quemaduras, picaduras de insectos y como mucho un corte de digestión o alguna indisposición gástrica, pero te servirá para tus primeros contactos con pacientes de verdad y será una experiencia gratificante, ya lo verás”. El joven médico a pesar de estas palabras, seguía con la desconfianza y la preocupación por lo que su juicio se le venía encima.. Celso se fue y seguimos con nuestra faena.
No hubo que esperar mucho para que Juan Luís, se estrenará como médico del Catapum. Al día siguiente ocurrió. Después de comer sobre las tres y media yo venia con el vespino circulando por la calle central del camping de uno de mis raids eléctricos, cuando observé un tumulto de gente en medio del camino. Parecían mirar al suelo pero la propia gente no dejaba que viera que ocurría, pare la motillo y me acerque veloz – disculpen dejen paso por favor – lo que me encontré fue al medico haciendo masajes en el corazón de un hombre y acto seguido, el boca a boca, al advertir mi presencia levanto la vista y su cara era la viva representación del pánico. Pobrecillo, que cara tenía ese hombre con sus ojos asustados mirandome por encima de sus gafitas.. siguió realizando las maniobras de reanimación insistentemente hasta que una Maruja dijo: “déjelo usted ya por Dios no ve usted que el hombre esta muerto".
El volvió a mirarme e incrédulo exclamo ¡es verdad esta muerto! Y con esa cara de estupor repetía ¡esta muerto! ¡está muerto!. Trasladamos aquel cadáver en un carrillo de mano hasta la recepción donde lo depositamos en la camilla de la consulta y cerramos la puerta pues la presencia del fiambre no nos dejaba pensar.
Llamamos a Celso que vino en seguida, lo primero que tuvo que hacer fue consolar al medico que estaba en estado catatónico y nosotros empezamos a comentar como habíamos de proceder. Resolvimos llevarnos al muerto a Huelva al hospital y allí explicar la piadosa mentira de que había fallecido en el camino, así evitaríamos que tuviera que venir un juez, levantamiento del cadáver y los farragosos trámites a realizar en un caso de estos.
 
Pusimos al señor fallecido en el asiento de atrás de mi Renault 12 y nos marchamos a Huelva a todo trapo. Yo daba, no podía evitarlo, alguna mirada por el retrovisor y lo que veía en el espejito era desde luego tragicómico, a un lado el muerto echado sobre la ventana y al otro veía los ojos claros de Celso con su cara de circunstancias, reconozco que a los dos y que nos perdonen por ello, nos entro el típico arranque de risas nerviosas y descontroladas pero intentábamos contenernos.
 Al llegar a Huelva el cadáver empezó a adoptar una postura impropia de un ser vivo, claro si no lo estaba, y además comenzó a sangrar por nariz y boca, notamos las miradas de la gente en los coches que paraban a nuestro lado en los semáforos.  Dejamos al pobre infeliz en la residencia, dimos la información que nos pidieron y regresamos al Portíl alucinados, el que mas, el médico que estaba todavía embargado por la situación y no articulaba palabra. Pasamos el resto del día como pudimos comentado el triste episodio que habíamos vivido.
 

Al dí,a siguiente e igualmente después de almorzar, estábamos de nuevo hablando del asunto del día anterior y el médico nos dijo que le habían confirmado que se había tratado de una sobredosis o adulteración de droga por vía intravenosa, la causa de la muerte. En esta charla estábamos, cuando se oye ruido de frenos, un coche para delante de la recepción y una persona se bajo gritando excitadamente ¡¡ Un medico ¡! Un medico ¡!  El médico no abrió la boca se quedo pasmado mirando la escena que a continuación de desarrollo  Sacaron en volandas a un hombre corpulento de aquel coche y lo dejaron en el sofá que había en la estancia..
La siguiente secuencia fue una repetición calcada del día anterior, nuestro médico Juan Luís echado sobre aquel cuerpo aplicando masajes y respiración boca a boca y la misma cara de susto y su mirada por encima de las gafas buscando un amigo. Y de nuevo estas palabra que ahora pronunciaba como un autómata  ¡! Esta muerto ¡¡  ¡¡este también está ha muerto!! ¿Cómo que también? se oyó decir a uno de los curiosos que se habían arremolinado por allí. Esa vez a Celso le cogió allí y una vez que nos calmamos, echamos a la gente y pusimos el cadáver en la camilla de la enfermería, Juan Luís entre indignado y compungido se volvió a Celso y le dijo: “No hay derecho Celso, tu me dijiste que aquí solo había picaduras de mosquitos y llevo dos días de trabajo y ya habido dos muertos”.
En el coche venía algún familiar del hombre al que le había dado un infarto, que se quedó allí con nosotros, y la cosa estaba tensa, mas cuando esta vez si, y ante lo esperpéntico de aquello, no pudimos contener las risas y teníamos que salirnos fuera para evitar el bochorno…
Así ocurrieron estos esto hechos, por eso no es de extrañar que al día siguiente y de nuevo sobre la misma hora mientras comentábamos lo inaudito de aquello que nos estaba pasando, le dijimos a Celso que era el que parecía mas tranquilo que que opinaba, Celso se quedó pensativo un momento y exclamó:
 ¡¡ Yo lo que opino es que os dejéis de tanta charla y andarse listos y atentos que son las tres y veinte y el muerto de hoy tiene que estar al caer !! 



24 comentarios:

  1. Anónimo5/4/11 18:47

    Por favor Celso, no dejes de contar tu primer asistencia a un parto. Es lo más gracioso que yo he escuchado de un médico en mi vida. No hay un día en que no la recuerde, sobre todo por la gracia con la que tú me la contaste en su dia. R.

    ResponderEliminar
  2. Curro Esquivias Franco5/4/11 19:15

    Celso, te agradezco que me hayas permitido colaborar en tu cuaderno y tambien te agradezco que me hayas recordado a esa gente tan buena del Catapun, Novalio, el pobre Nemesio, una cocinera medita en carnes que era para comersela, el director que yo conocí Jose Joaquín y su simpatica y guapa mujer, el chiringuito Lito y aquel sitio tan hermoso en los pinos del Portil. A Jose Luis espero que le vaya bien y haya sido un buen medico, pues era muy buena persona y disculpe el tono de la historia pues para el fue un trago, ya que era su responsabilidad y nosotros estabamos alli de figurantes.
    Estoy ansioso por leer el parto del coche que cuando te lo escucho siempre me tiro al suelo. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Gracias a R; y a tí Curro, que eres un fenómeno de la Naturaleza, que te lo digo yo, que entiendo de eso.
    Efectivamente JLC es un reputado doctor en la actualidad (el Camping Catapum fue nuestra mejor escuela) y desde aquí le mando un fuerte abrazo.
    Si nos lee, que sepa que tiene este Cuaderno a su disposición para escribir lo que quiera y cuando quiera.

    ResponderEliminar
  4. Lo primero que quiero es pedir perdón de corazón a todas y a todos, pero sobre todo a mi hermano Celso, por haber contestado enfadada a una serie de despropósitos que ya me tenían nerviosa desde que mi hermano, con toda la ilusión del mundo, inició éste blog, coincidiéndo casi también con el nacimiento de su nieta..,,y ni eso se respetó.. Pero bueno, ya pasó y te prometo Celso que no lo volveré a hacer, he aprendido la lección.

    ResponderEliminar
  5. Eres para mi, y sé que lo eres de verdad, el mejor médico del mundo. Tienes tanta sensibilidad, intuición, eres sabio, un poco asustón, inteligente, astuto Y BUENO DE CORAZÓN, que todo ésto junto y agitado, hacen que seas un médico de una categoría extraordinaria, lo digo así de rotundo, y no es publicidad mercantil en absoluto, es que quiero ésto que se sepa porque es bueno para la salud de éste blog en general.
    Para terminar decirle a Curro Esquivias que escribe divinamente, y deciros a los dos, que aunque la situación ha sido un poco dramática no me he podido dejar de reir.
    EPDsen los dos pobres hombres..
    !!VIVA LA RÍA DEL ROMPIDO Y VIVA LA VIRGEN DEL CARMEN SU PATRONA!!..porque soy andaluza y porque quiero..

    ResponderEliminar
  6. Gracias socia, no te preocupes, no ha pasado nada de nada. Tu escribe lo que quieras, que lo haces muy bien.

    ResponderEliminar
  7. Concha Pareja-Obregón Lopez-Pazo6/4/11 10:47

    Celso, permíteme dar algunas ideas para este blog tuyo que tanto éxito está teniendo. Yo creo que sería bonito que todos-as los que quisieran, escribiéramos pequeños microrrelatos o pequeños cuentos relacionados con los temas que tu propones, señalando siempre los reales -que tenemos muchos y muy bonitos- con los imaginados -que también- En realidad eso es lo que ya hacemos. Ni que decir tiene, que esto siempre sería desde el mayor de los respetos hacia todos y todo. También podemos, como ya hacemos en realidad, escribir poemas -de poetas o nuestros-, y seguir comentando peliculas y libros que nos han gustado. Celso, aquí en nuestra tierra hay mucho talento, y este blog lo leen muchas personas. Intentemos que el nombre de ANDALUCIA (en nuestro pequeñísimo grano de arena) ocupe en España el lugar que le corresponde y que con tanto esfuerzo estamos intentando construir entre todos.- P.D. ¡Que en paz descansen los muertos del camping¡ pero que arte hermano¡¡¡¡. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Celso, como a tu hermana Lourdes, me vas a perdonar, pero me he reído a lágrima viva… Lo habéis contado estupendamente. Ese trayecto a Huelva con ese cuerpo inerte al lado tuya tuvo que ser la leche. Qué risa, por Dios.
    Por otro lado, el Catapum tenía todo el arte. Mi tío Andrés pasó algunos veranos allí y nos peleábamos en casa, en El Rompido, por quedarnos una noche allí en su caravana.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Concha Pareja-Obregón Lopez-Pazo7/4/11 09:11

    Celso, mi única pretensión al entrar en este blog, ha sido y és la de comunicarme con las personas que quiero que sois vosotros, y aprender de las personas que me rodean. Creo que la comunicación es imprescindible para el ser humano, por eso creo que este foro es tan bueno para todos. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Concha, me encanta que estes aquí y tienes toda la razón, el cuaderno es una manera de comunicarnos casi diariamente, además como tu dices, podemos hacer entre todos que el cuaderno tenga tantas páginas como queramos y del asunto que nos de la gana. Está abierto a todo el que quiera escribir o publicar lo que le apetezca, sin límites, sin fronteras. Yo quiero que publiques todo lo que te apetezca. Me mandas lo que quieras por correo electrónico y yo lo publico en tu nombre. Esto VALE PARA TODO EL MUNDO.
    GRACIAS
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  11. Concha Pareja-Obregón Lopez-Pazo7/4/11 15:37

    Así lo haré Celso, gracias a tí, pero hoy me vas a permitir que te mande por este foro un poema en prosa escrito por "Ralph Waldo Emerson", que también pienso que es como si estuviera escrito para ti. Espero que te guste y a tí te lo dedico. "Ganarse el respeto de las personas inteligentes y el cariño de los niños. Apreciar la belleza de la naturaleza y de todo lo que nos rodea. Dar el regalo de ti mismo sin pedir nada a cambio, porque es dando como recibimos. Haber cumplido una tarea, como salvar un alma perdida, curar a un niño enfermo, escribir un libro o arriesgar tu vida por un amigo. Haber celebrado y reído con gran entusiasmo y alegría, y cantado con exaltación (aunque sea ronco a compás de Martinete). Tener esperanza incluso en tiempos de desesperación, porque mientras hay esperanza hay vida. Amar y ser amado. Ser entendido y entender. Saber que alguien ha sido un poco más feliz porque tú has vivido. Éste es el significado de tu éxito". Con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  12. Me emociona. Me hace pensar y me descubre una nueva manera de ver la vida: MIENTRAS HAY ESPERANZA HAY VIDA.... que verdad más lógica¡

    ResponderEliminar
  13. MIENTRAS HAY ESPERANZA HAY VIDA..EN REALIDAD ASÍ ESTÁ LA FRASE BIEN HECHA..!!QUE BIEN!!..

    ResponderEliminar
  14. Anónimo7/4/11 21:13

    Es verdad, que bonita. Llevámos toda la vida leyéndola mal. Desgraciadamente, sobre todo Celso como médico,cuanta vida sin esperanza vemos casi todos los días. ¡Que cosas más bonitas encuentra Concha¡. Gracias por compartir estos tesoros, prima. Besos. RPO

    ResponderEliminar
  15. Concha Pareja-Obregón Lopez-Pazo7/4/11 21:46

    La frase es así tal cual como viene en el escrito; es más, yo la tuve que releer para ver si no me había equivocado. Creo que quien la escribió lo hizo con la intención que dicen Lourdes y Rocio, y así es como yo lo entiendo, pues una vida sin esperanza para mí casi no es vida. Besos.

    ResponderEliminar
  16. cuenta cuando le tuviste que "juntá" la crema a dos "mushasha" extranjera que estaban achicharraita perdía...

    ResponderEliminar
  17. I think we need to always carry the medicine cabinet, but a duty is a duty, something that never happens until it happens and not bad to have this hand:

    ResponderEliminar
  18. When Death is coming, not useful de medicine cabinet. "Confucio"

    ResponderEliminar
  19. Anónimo2/9/12 19:01

    Hola soy la hija de un matrimonio trabajador del camping catapum y tambien sobrina del yoyi.Muy bonito toda esta historia usted en mi casa siempre esta presente se habla mucho de usted y siempre cosas buena.SALUDOS

    ResponderEliminar
  20. Hola amiga un saludo muy cariñoso para toda la buena gente de Rociana, especialmente para tu tio Yoyi y su familia que tan bien me acogieron cuando estuve de médico en ese pueblo con tanto arte... Por favor manda saludos a todos mis amigos de Rociana.
    Un fuerte abrazo.
    Gracias de corazón.

    ResponderEliminar
  21. Anónimo4/9/12 01:12

    Soy hija de Rosalinda trabajadora del supermercado y josemaria q era camarero ni me pensaba que usted me iva a contestar escribi por si la mosca no.tenia cnstancia de esta pagina y un dia hablando d usted mi tata q es sobrina tambien del yoyi busco informacion y encontro su paginay m l mando y se l cmente a mis padres y le dieron mucha alegria dare saludos de su parte.Gracias por contestar y por cierto mi tio yoyi sigue siendo el mismo granuja de siempre jaja .
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Anónimo4/9/12 01:34

    Restifico mi hermana es l q encontro su blog y mi tata es l q me lo mando jaja

    ResponderEliminar
  23. Estimado amigo Pareja Obregon:

    Le escribo desde Guatemala ya que tengo una documentacion historica interesante del Camping Catapum la cual le quisiera enviar a su correo personal porque por este medio me es imposible enviarsela. Mi nombre es Carlos Novo mi correo es cnovo952@hotmail.com, y mi cuenta de Skype por si quisiera contactarme por esa via es: canovo52.
    Un fuerte abrazo desde la tierra del quetzal cuna del mundo maya.

    ResponderEliminar
  24. Estimado Carlos Novo le escribo a su correo de hotmail.
    Muchas gracias de antemano y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.