Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

MIS TOREROS


He visto ponerse delante de los toros a muchos toreros. Desde que mi padre me llevó por primera vez a la Plaza de Toros de Sevilla con siete u ocho años, hasta que dejé de ir hará unos diez años, he visto hacer el paseíllo a bastantes novilleros y matadores de toros. Todos me merecen, como he explicado previamente, el máximo respeto, todos. Pero son escasos, muy pocos, aquellos que me conmovieron, que me hicieron sentir algo especial y diferente, que me dieron una envidia sobrehumana de no ser yo ellos, de no estar yo allí, en el ruedo, haciendo lo que estaba viendo hacer a aquellos privilegiados, porque estaba viendo algo especial: Torear con Arte a la Muerte.

Los nombres que me atrevo, con humildad, a mencionar son los de quienes, por algún motivo, han sido capaces de emocionarme y disfrutar. Ellos han hecho que merezca la pena haber sido aficionado a los Toros, e ir a ver una Corrida de Toros.

Soy Currista por la Gracia de Dios, devoto de Don Francisco Romero López, Curro Romero, natural de Camas, provincia de Sevilla. Lo menciono el primero y sobresaliente porque él fue la base durante muchos años en la que me apoyé para ir a los toros.

Ahorrábamos María José y yo durante el invierno para sacarnos nuestras gradas  de sombra en las tardes que toreaba Curro. Otras muchas veces nos invitaba mi suegro, el que fuera Notario de Sevilla Don José María Prieto Delgado, un grandísimo aficionado, que convertí al Currismo y con él disfruté de muy buenas tardes de toros.

He tenido la suerte de ver a Curro salir por la Puerta del Príncipe, pero también he tenido la gran dicha de verlo torear, ya con casi sesenta años y la cara transmutada, y hacer una Obra de Arte de cada lance con el capote, de muletazos con la izquierda naturales por naturaleza, de trincherazos carteleros, de cada gesto torero delante del toro… aunque después diera el sainete con la espada… pero de eso no estamos hablando.

Haciendo memoria taurina -intentaré que sea cronológicamente- tengo que rebobinar y  nombrar, a unos por una cosa y a otros por otra, a aquellos toreros que han dejado “algo” de que acordarme:

-       Pepe “Limeño”. Valentía impresionante. Un tío. Era muy amigo de la familia, y lo íbamos a ver casi siempre.
-       “El Viti”. Seriedad torera y personal, transmitía honradez y autenticidad.
-       Rafael de Paula. Capote, medias verónicas, andares inigualables, su cara delante del toro…
-       Manolo Cortés. Un torerazo de Gines. De los de antes.
-       “El Cordobes”. Lo vi hacer el “salto de la rana” y también lo vi torear con quietud, mando y temple. Una muñeca prodigiosa.
-       “Paquirri”. Recuerdo unos pares de banderillas de “poder a poder” y un estoconazo en el mismo platillo del que salió el toro con las patas para arriba.
-       Emilio Muñoz. Nació toreando. Ha sido “El Cachorro” vestido de luces . Mi amigo.
-       Paco Ojeda. Conquistador de terrenos del toro. Después de Belmonte y Manolete, el dio un paso más para hacer salir al toro de sus terrenos y lidiarlo. Un adelantado a su tiempo. Un innovador.
-       “Espartaco”. Le ganaba todas las peleas a los toros. Honradez. Profesionalidad.
-       Emilo Oliva. No me olvido de una tarde en Sevilla apoteósica. Toreó como los angeles.
-       Pepe Luis Vazquez. Mi amigo desde Portaceli, con él corríamos liebres en los llanos de Carmona. Novillero sublime, torero “sevillano”.
-       Julio Aparicio. Que bien torea cuando torea bien. Faenon en Madrid bajo la lluvia.
-       Enrique Ponce. Me convenció la tarde de los dos Zalduendos y las tres vueltas al ruedo.
-       “El Juli”. Me impresionó su arrojo, valentía, madurez y torería cuando era becerrista y novillero. Me quito el sombrero ante toda su carrera profesional. Ahora es el mas completo, sin dudas.
-       Morante de la Puebla. ¿Mezcla de Curro y Paula? Nunca aburre.

Martín Pareja-Obregón. A mi primo Martín lo dejo para el final.

Un día, el 23 de abril de 1989, casi sin experiencia previa, salió vestido de novillero a la Plaza de Sevilla y empezó a darle verónicas cargando la suerte a un novillo del recién fallecido Juan Pedro Domecq (q.e.p.d.), y se lo llevó hasta los medios. Después cogió la muleta y empezó a darle muletazos con la derecha, ayudados por alto, naturales larguísimos, pases de pecho de pitón a rabo… y formó un alboroto, toda la plaza en pie y con las manos en la cabeza. Le dieron una oreja por la dichosa espada, pero la gente salió de la plaza toreando.

Yo me quedé con la boca abierta, sin creerme lo que acababa de ver,  alucinado. De repente, me daba cuenta que Martín también estaba tocado por esa varita mágica con la que han nacido muchos miembros (y “miembras”) de mi familia –yo no por supuesto- que vienen al mundo con un dón especial el cual traen impreso en los genes y de pronto, un día cualquiera, salen tocando el piano, o cantando, o bailando, o tocando la guitarra, o tirando con la escopeta, o pescando o toreando como los ángeles…

Martín cuajó unas formidables faenas como novillero, cortando orejas en las plazas más importantes y alternando con los mejores espadas. Tomó la alternativa de manos del Maestro Curro Romero. Durante algunos años fue esperado como “torero de Sevilla”, pero no remataba las faenas con la espada. Sus años como matador de toros  se caracterizaron, es mi opinión personal, por apoderados con poca fuerza y mal asesoramiento, aunque Martín contribuyó con su fuerte personalidad y sus continuos fallos con la espada. Pero en los buenos aficionados a dejado recuerdos de momentos y detalles con sabor a torero de arte.

Gracias a Dios, y toco madera, los toros lo han respetado y no ha tenido percances graves.

PD. También he visto torear varias veces a mi tío Juan de Dios Pareja-Obregón Garcia, en diversos Festivales Benéficos, en festejos familiares en La Alegría y hasta inaugurar la Plaza de Toros de Linares de la Sierra. Os aseguro que da gusto verlo andar y moverse delante de un toro. Un torero de los pies a la cabeza.

Un beso tío Juan.

13 comentarios:

  1. Concha Pareja-Obregón Lopez-pazo27/4/11 07:47

    Celso, yo estaba en los toros aquel 23 de abril de 1.989 y también me quedé impresionada por lo bien que toreó Martín. Después he escuchado a viejos aficionados hablar maravillas de su forma de torear. Me hubiera encantado ver torear a tio Juan, de verdad, así como ver delante del toro a caballo a tio Joaquín. Independientemente de todo esto, me gustaría contar algo. Muchas veces he escuchado y visto tocar la guitarra a tio Juan. Y digo visto, porque además de tocarla impresionantemente bien -y no exagero en absoluto, es un auténtico concertista- la expresión de su cara se transforma, perdiéndose su mirada en el infinito junto con la música que sale de sus manos y al mismo compás. Hombre y guitarra se hacen uno y todo él es armonía, como si bailara sin moverse de la silla al son de sus propias notas. De su arte como escritor y poeta es más conocido, aunque -en mi opinión- no todo lo que de verdad él se merece, que es mucho. Papá también tocaba estupendamente la guitarra, pero a nuestro padre había que verlo con la escopeta en la mano. Tenía una elegancia y un estilo increibles, tanto en el campo como en la cancha. Los cuatro eran artistas, perdón, grandes artistas, y nosotros sus hijos, estamos aquí para contarlo y honrar la memoria de estos cuatro hombres buenos. Tio Juan, hace poco hablé contigo. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Martín, torero de arte..un beso primo..

    ResponderEliminar
  3. Concha Pareja-Obregón Lopez-pazo27/4/11 11:51

    Yo creo que es de justicia que diga que son innumerables las tardes de torería, las composiciones musicales, tanto de guitarra como de piano con letras maravillosas, los poemas y libros escritos, los bellísimos pregones, los trofeos de tiro de pichón, las esculturas en barro, las corbinas pescadas....Algunos de sus hijos y nietos son toreros, compositores, cantantes, cetreros, pintoras....Son nuestros padres, por encima de todo, con sus defectos y cualidades. A ellos y a nuestras madres, cuatro grandes mujeres, les digo de corazón: ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Concha Pareja-Obregón Lopez-pazo27/4/11 11:56

    Ah¡ y ¡Gracias! a La Caqui, Remedios y Teresa que en paz descansen.

    ResponderEliminar
  5. Concha: papá no entiende de blogs pero le leeremos lo que has escrito. Le va a encantar! Es verdad que ha sido, es y será un pedazo de artista, todo corazón, porque lo lleva en la sangre. Yo todavía me emociono cuando lo veo y oigo con su guitarra y eso que lo llevo haciendo toda la vida. Muchas gracias de su parte. Delia.

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo perfectamente la portada de ABC con Martín y Julio Aparicio al día siguiente de aquella memorable tarde. Recuerdo cuando toreó en la feria de Valverde que se vistió en casa. Mi madre le preparó una habitación como si fuera para su hijo. Creo recordar que llegó acompañado de ti, Celso. Veníais los dos solos y después llegaron los demás amigos y muchos Pareja, encabezados por tu tío Juan. Fue una tarde preciosa, compartiendo cartel con Chamaco y El Punta. Martín le brindó el segundo toro a mi padre, y se fue a los medio y lo recibió con el “cartucho de pescao”. Lidió con arte, con ese pellizco que solo los artistas saben sentir y transmitir. Cortó las dos orejas y lo sacó a hombros mi hermano Jose María. Después echamos un buen rato en el patio de casa.
    Y siempre que había corrida televisada, allí que estábamos todos pegados a la tele. Recuerdo una corrida en Guadalajara retransmitida por TVE. Faenón de Martín y llegó el momento de la espada. Yo creo que ahí entramos a matar Martín, toda la plaza y la gente desde sus casas…, hasta bola fue. Cayó el toro con las patas arriba y Martín pegó un salto como un futbolista… Que arte tuvo.
    Concha, precioso lo que has escrito y me parece maravilloso que os sentáis orgullosos de vuestra gran familia. Mi admiración por todos vosotros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hemos podido disfrutar de tener por padres, a unos seres fuera de la "gente corriente", como podemos ser nosotros, pero que iban disfrazados de gente de a pié. Y a eso hay que darle el mérito que tiene. Joaquín era el rejoneador, original, distinto, cuando sacaba la garrocha a la plaza, eso no lo hacía nadie. Después de él si. Manolín era el piano y las sevillanas, nadie que escuche unas sevillanas puede dejar de recordarlo, porque las enseñoreó, las hizo musica y composición, las hizo grandes. Eso no lo hizo nadie, despues sí. Mi padre es la guitarra,desde que era niño, al lado del Niño Ricardo, que cuando murió, sus trémolos solo los sabía tocar él.Algún famoso he visto yo en casa aprendiendo a tocarlos. Eso no lo hizo nadie, después si. Y Celso, que cantaba, tocaba la guitarra y para colmo cuando cogía una escopeta, se retiraban los tiradores. Le recuerdo en el Tiro de Pichón sentado en el suelo,de espalda a la pista con un espejito en la mano para ver salir el pájaro por detrás y ... ¡pájaro¡, copa ganada. Eso no lo hizo nadie, después creo que tampoco. Por eso, por ser extraordinariamente distintos, por no pertenecer a este mundo de gente tan igual y tan corriente, yo me siento orgullosa de ser una parte de ellos, como os pasa a todos. Gracias Concha, por escribir siempre de mi padre con el cariño que lo haces, como lo hace Lourdes, y Celso. Gracias.
    P.D. PRIMO ESCRIBE YA UN LIBRO SOBRE EL TOREO, SIN DUDA ES TU PALO.¡¡QUE BIEN LO HACES¡¡¡ENHORABUENA.Rocio.

    ResponderEliminar
  8. Un beso grande a mi prima Rocío..buena y artista..

    ResponderEliminar
  9. Sé que aquí nos echamos muchos piropos unos a otras, y también nos decimos cuánto nos queremos, y recordamos muchísimo a los que se nos fueron y siempre con todas sus cualidades, y a los que están y ya son mayores, hablamos de todo ésto con cariño con sinceridad y con orgullo bien entendido.
    Digo ésto por si hay alguna persona que le dé por pensar en lo que acabo de decir, pero de forma peyorativa o maliciosa.
    Pues sí, en el fondo y en la forma somos muy de nuestra sangre, orgullosos de ella, de l@s que vivieron antes que nosotros y de los que nos siguen, que nos dejamos ahí la piel.
    También tenemos nuestros más y nuestros menos, pero éso queda entre nosotros, y no se meta nadie..con nadie..
    Ojalá ésta forma de entender la familia y las generaciones, fuera más habitual..(menos mal que en andalucía somos muy así).

    ResponderEliminar
  10. Concha pareja-Obregón Lopez-Pazo27/4/11 21:06

    Rocio, a mí me encantaba escuchar a mi padre en la cancha pedir ¡pájaro!. Me acercaba con cuidadito y lo veía con su tiradora puesta y atento a aquello que tanto le gustaba. Lourdes, yo creo que ellos pertenecieron a una época muy de nuestra tierra que ya se fué, pero hay algo -y eso lo tenemos todos- que nos hace recordarlos de una forma muy especial. Delia, ya sé que tu padre no entiende de blogs, ni falta que le hace, es un grandísimo artista. Besos a las tres.

    ResponderEliminar
  11. Celso, perdona si cuelgo aqui algo que no tiene que ver con el tema, pero no sabía donde hacerlo y lo quería compartir con vosotros.

    Fray Junípero Serra (1713 - 1784) Religioso franciscano español.
    Escrito por este franciscano en el Siglo 18 - valoren su vigencia
    DÉJAME DORMIR, MAMÁ


    Hijo mío, por favor,
    de tu blando lecho salta.
    Déjame dormir, mamá,
    que no hace ninguna falta.

    Hijo mío, por favor,
    levántate y desayuna.
    Déjame dormir, mamá,
    que no hace falta ninguna.

    Hijo mío, por favor,
    que traigo el café con leche.
    Mamá, deja que en las sábanas
    un rato más aproveche.

    Hijo mío, por favor,
    que España entera se afana.
    ¡Que no! ¡Que no me levanto
    porque no me da la gana!

    Hijo mío, por favor,
    que el sol está ya en lo alto.
    Déjame dormir, mamá,
    no pasa nada si falto.

    Hijo mío, por favor,
    que es la hora del almuerzo.
    Déjame, que levantarme
    me supone mucho esfuerzo.

    Hijo mío, por favor,
    van a llamarte haragán.
    Déjame, mamá, que nunca
    me ha importado el qué dirán.

    Hijo mío, por favor,
    ¿y si tu jefe se enfada?
    Que no, mamá, déjame,
    que no me va pasar nada.

    Hijo mío, por favor,
    que ya has dormido en exceso.
    Déjame, mamá, que soy
    diputado del Congreso
    y si falto a las sesiones
    ni se advierte ni se nota.
    Solamente necesito
    acudir cuando se vota,
    que los diputados somos
    ovejitas de un rebaño
    para votar lo que digan
    y dormir en el escaño.
    En serio, mamita mía,
    yo no sé por qué te inquietas
    si por ser culiparlante
    cobro mi sueldo y mis dietas.
    Lo único que preciso,
    de verdad, mamá, no insistas,
    es conseguir otra vez
    que me pongan en las listas.
    Hacer la pelota al líder,
    ser sumiso, ser amable
    Y aplaudirle, por supuesto,
    cuando en la tribuna hable.
    Y es que ser parlamentario
    fatiga mucho y amuerma.
    Por eso estoy tan molido.
    ¡Déjame, mamá, que duerma!

    Bueno, te dejo, hijo mío.
    Perdóname, lo lamento.
    ¡Yo no sabía el estrés
    que produce el Parlamento!

    ResponderEliminar
  12. Fray Josepho de la Tarima- c-s-

    ResponderEliminar
  13. concha y sierra29/4/11 19:51

    Primo parece que este capitulo lo he escrito yo!!!! Transmisión de pensamiento????
    es curioso que cuando estaba escribiendo en el anterior de los toreros le dí a un botón y se me borró y pensé que lo iba a hacer al día siguiente, y mi gran sorpresa ha sido al leer esto, es prácticamente lo más parecido a lo mio,
    jejejej, almitas gémelas, jajajajaj,
    Adjetivizar de esa forma tan genial a los toreros, a todos hay que respetarlos por algo, estoy totalmente de acuerdo.
    Y sí, yo también tuve la gran dicha de estar en la plaza de toros de Sevilla el día que toreó Martín, maravillosamente, derochando arte y torerio, gracias a todos los que lo sabeis valorar, el otro día en Cazalla de la Sierra para el festival de nuestro Padre Leonardo, estuvo a punto de indultar un toro (en los Festivales por lo visto no está permitido). Fué pedido con insistencia, pero la autoridad no lo permitió.

    Os recuerdo después de aquella presentación de Martín en Sevilla publicaron:
    "De casta le viene al galgo"
    Ahí estamos todos de acuerdo por vuestros comentarios, formamos parte de una casta muy especial yo me siento muy orgullosa de ello,
    de mis padres, de mis hermanos, de mis tios de mis primos, de mis hijas, de mis sobrinos y de todo aquel que está a nuestro lado.
    Yo creo que un día debes de hacer lo mismo con toda la familia, poner a cada uno una cualidad,
    a ver si te atreves??? porque si con los toros viene la polemica...... con la casta....

    Besitos, te quiero,

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.