Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

EMBUSTES ESTELARES DE LA HUMANIDAD (2) Colón.


EL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA

Otro embuste muy gordo es el referente a todo lo que nos han contado de Cristobal Colon supuesto descubridor de America.

Este pájaro de cuenta era un “enterao” que tenía que tener mucha labia y sobre todo le gustaba una barbaridad la pasta, no la italiana, sino la pasta gansa, el jurdó, la panoja, lo que es la morterada vamos ¡como si fura un vulgar directivo de Mercasevilla!… Estoy completamente convencido que era catalán.

Por aquél tiempo como más dinero se ganaba era intermediando con la compra y venta de oro, metales preciosos, especias y sedas que llegaban desde los lejanos países del este, “las Indias Orientales”, es decir de las actuales India, Asia y quizá de Japón. Los  envidiados eran unos comerciantes de aquellas tierras que llegaban hasta Europa después de muchas travesías de navegación y caravanas interminables con los “géneros” ya muy escasos, después de pasar por Italia, y muy sobrevalorados. A España no llegaba casi nada.

El viaje por tierra se antojaba imposible y además los portugueses estaban decididos y dedicados a encontrar una ruta de navegación hasta aquellas tierras remotas navegando hacia levante (Oriente) dando la vuelta por el continente africano, pero para eso había que atravesar el cabo hoy llamado de Buena Esperanza y los barcos no daban más de sí… no era una buena ruta.

Don Cristóbal que era listo como el hambre, se fue primero a Portugal a pedir créditos para una expedición formal en busca de lo que el pensaba muy fácil: navegar hacia Poniente y llegar a las Indias (Asia) del tirón, sin tener que pasar por África. Los lusos no lo vieron claro y lo mandaron a freír espárragos.

De modo que don Colón coge y se liga a unos pocos de frailes y consejeros de la Reina Isabel de Castilla, la cual accede y tiene una reunión con él. Tratante y comerciante como era (además de cursi y escardado de peluquería barata), le cuenta el cuento de “las Indias Orientales” que piensa encontrar -antes que los vecinos portugueses- navegando hacia Occidente, y la convence de encontrar una ruta nueva hasta Cipango (ahora Japón), le promete también el oro y el moro (nunca mejor dicho), un tesoro en cada esquina y le augura cienes y cienes de dineros para las arcas del Reino de Castilla, que ¡mira por donde! estaba completamente tieso.

Nuestra reina Católica, más lista que el hambre, le hace firmar a don Cristóbal unas Capitulaciones en Santa Fé (Granada) para que el catalán no se quede con todo “los géneros” que fuere capaz de embarcar y regresar. De todas maneras el pollo se hace nombrar “Almirante” de la flota, “Governante” con el título de “Virrey” de los territorios ocupados y además se queda con el diez por ciento de todo lo que sea capaz de traer, “ el diezmo”.

El no buscaba “descubrir” un nuevo continente, no era un geógrafo ni un naturalista, no era un visionario ni un idealista, era un comisionista, un intermediario, un codicioso comerciante que solo pensaba ponerse rico cuanto antes… y por eso se embarcó en esta aventura.

Es así que el catalán Cristóbal Colón, con naves y tripulación sufragadas por la Corona de Castilla y como asalariado del Reino, parte desde el Puerto de Palos (yo estoy seguro que salió desde El Rompido, sin bromas) camino de “las Indias”… Todos estaban convencidos que la tierra a donde llegarían navegando con esos rumbos eran las mismas Indias de donde llegaban los portugueses con las maravillas envidiadas: oro, plata, sedas, especias…

Sale a navegar y navega con buen rumbo porque lleva los mejores marinos del mundo: ¡marineros de Huelva! Martín Alonso Pinzón y sus hermanos, primos y amigos eran los pilotos y capitanes. Cristóbal Colon, agotado y ya apunto de darse la vuelta, se encontró de casualidad con unas tierras que el pensaba que eran “las Indias”, es decir, el continente asiático. Por ese motivo a los indígenas les llamaron y les llamamos desde entonces “los indios”, ya sea en America del Norte o en America del Sur.

Cuando este aventurero ladrón llegó a un continente nuevo para el, pero no desconocido, pues era un rico vergel donde se desarrollaron culturas tan importantísimas como los Aztecas, Los Mayas, Los Incas… Los Apaches, Los Siux, Los Comanches; RinTinTIn; el Cabo Rusty… era un territorio previamente conocido y navegado por otras culturas: polinesios, australes, viquingos, etc,  todas ellos muy respetuosos con sus indígenas, con sus usos y costumbres, con sus tradiciones ancestrales.

Pero llegó don Cristobal y se bajó del barco, se hincó de rodillas (seguramente para remojarse los cataplines), enarboló la bandera de Castillas, el pendón del Reino, La Cruz, los papeles de Hacienda, los impresos de hipotecas…

Tuvo un momento de duda cuando se percató de lo a gusto que estaban los que allí vivían, sin disgustos ni politiqueos, sin envidias, sin guerras… pero observó que tenían en las orejas unos aretes de oro como pulseras de gitana. Sacó la calculadora catalana y empezó a echar cuentas, se volvió majareta y empezó a “conquistar” a troche y moche. Es decir a robar, expoliar, “bautizar”, “convertir”, etc, etc, hasta que llenó los barcos del botín (Botin…) y se vino a España a alardear de lo mangado. (¿Se crearía entonces el Banco de Santander?)

La Reina tragó y se hizo cómplice del expolio porque le hacía mucha falta la panoja, pero como sería la poca vergüenza del catalán Colon que tras cuatro viajes empezó a traficar con los “indios” vendiendolos como esclavos y la Corona tuvo que mandar que lo cogieran preso y se lo trajeran.

Era tan embustero que nunca dejó dicho donde nació. Está enterrado al menos que yo sepa en cinco tumbas distintas en países diferentes. En la Catedral de Sevilla tiene una tumba espectacular, que seguro que está vacía. Un prenda.

Así se escribe la Historia.

Un mojón para Cristobal Colón.

9 comentarios:

  1. EL BLOG "CASOS CLINICOS" HA ESTADO "CERRADO" 48 HORAS POR CAUSAS AJENAS A MI VOLUNTAD.
    ME PARECE QUE SE HAN PERDIDO COMENTARIOS QUE YA ESTABAN PUBLICADOS.
    LA RESPONSABILIDAD ES DE LA EDITORIAL DE LA PAGINA WEB: BLOGGER.

    GRACIAS POR VUESTRA COMPRENSIÓN Y PACIENCIA.

    ResponderEliminar
  2. HUELVA DESCUBRIDORA.-
    Y es que Huelva siempre ha sido una adelantada a su tiempo y doy datos.
    Marco Polo, comerciante veneciano de las indias por la ruta de la seda, introdujo la pólvora en Europa, y se "usó" por vez primera en Niebla(Huelva), en la batalla de Niebla de 1262, no es que sea la cosa como para tirar cohetes, pero es un "comienzo".
    La afición al fútbol la trajeron los ingleses a España, más concretamente los que explotaban y nunca mejor dicho, las minas de Rio Tinto (Huelva), así que después del té de las cinco, (con ésa no nos quedamos aDG), jugaban al football. Después del Sevilla F.C., !!Viva el Recre!!..
    Y ahora enlazo con lo que mi hermano cuenta con tantísimo arte. Don colón no sabemos seguro de dónde sería, pero la tecnología marinera era choquera..
    Por eso yo digo que en realidad fue Huelva y sus fandangos, ( ustedes perdonen mi atrevimiento),la que descubrió América.
    El comerciante pensante, el hombre de negocios fue don Cristobal Colón..lo que es es, pero sin los marineros de Huelva, sabios en las artes del mar, fuertes listos y perseverantes, colón se hubiera comido un mojón..
    LUEGO SE ABRIÓ UNA MALA VEDA CON LAS AMÉRICAS, PERO ESO YA ES OTRA Y TRISTE HISTORIA.-
    Lourdes Pareja-Obregón.-

    ResponderEliminar
  3. F.G.Suarez14/5/11 00:53

    ¡Ojú,Celso; entre el "desmontaje" de la llegada del hombre a la Luna y la "desmitificación" de Don Cristóbal Colón me vas a hacer que dude de la HISTORIA!.Bueno tus comentarios siempre excelsos (sin pensar:¡Que adjetivo mas propio,¿verdad? ahí quedan para la reflexión.
    Bueno, pido perdón porque quiero dejar un comentario al margen de esto y valiéndome de éste extraordinario "atril" digo lo siguiente:
    Sevillanos,hoy he estado en vuestra ciudad que es mi capital de provincia.Y voy a hacer un comentario de lo que he visto y he sentido aunque no sé si tengo razón o nó pero así lo he percibido.He pasado por C/Luis Montoto (¡Qué belleza de jacarandas!Bonito;bonito nó;esplendidos artículos de Maese Burgos y del amigo Paco Robles sobre las jacarandas,hoy en A.B.C.)y digo que he percibido una pricipalísima calle de Sevilla muy "vacía".Repito,es mi percepción.He paseado por calle San Fernando y veo lo mismo que hace tiempo,es decir:acera izda.dirección Prado con muchas mesas de bares ocupando la misma;tranvía? por el centro y un acerado desnivelado que se hace incómodo caminar.
    Tambien he pasaeado por la Avenida.Tengo que decir lo que he visto y vivido:Bien es verdad que mucho turista,(¿Habrá excursiones Subvencionadas por algún partido politico?)pero no se vá cómodo,ni tanquilo disfrutando de edificios,vistas,etc.¿porqué?Pues porque hay que ir pendiente del tranvía? de la bicicleta,del coche de caballos que cruza,de la moto,de ...¡Yo que se cuantas cosas!Yo iba pendiente de mi nieta porque verdaderamente no podia soltarle la mano porque hay un peligro real en la AVENIDA.¿Que hay turismo? Si,pero no veo a la gente ir paseando tranquilamente.
    Así lo percibo y así lo digo,sevillanos.

    ResponderEliminar
  4. F.G.Suarez14/5/11 01:03

    Disculpas.Un saludo para todos los del blog.

    ResponderEliminar
  5. ¡Que razón tienes F.G.! ahora mismo pasear desde la Pasarela o el Prado hasta la Plaza Nueva es un continuo sobresalto, por lo emnos para los "sorderas" como yo. Si no es el tranvía railero es un biciclista puñetero o un patinador traicionero que te corta la respiración... si vas con niños pequeños la aventura se complica y tienes que andar con dos mil ojos... todos tienen preferencia de jodienda hacia el tranquilo peaton paseante... ¡Viva España!

    ResponderEliminar
  6. Huelva no es ni muchísimo menos ciudad monumental, incluso siempre se ha dicho como mínimo que no es bonita.
    Soy sevillana, así que se lo que es una ciudad querida, monumental y bellísima, Huelva no lo es, pero es maravillosa..y también la quiero.
    En realidad la llegada de los ingleses a Huelva, fue un impulso para su desarrollo, con sus ventajas e inconvenientes, pero lo fue. La pequeña sociedad onubense aprendió pronto, me cuenta mi madre que vivió allí su infancia y juventud, que era una ciudad increiblemente moderna en su fondo, señorial, amante de las artes y de los deportes más novedosos, educada y lo que más me admira de ella, discreta y reposada en sus formas.., quizás herencia inglesa y también carácter autóctono.
    Ahora tiene amplias avenidas preciosas, al centro se puede llegar como se quiera y cuanto se quiera, la calle concepción, arteria comercial de la ciudad, está a cinco minutos de cualquier punto, la plaza de las monjas es una delicia, por el centro de Huelva se puede comprar de todo, caminar tranquilamente y sin bullas.
    Las iglesias, de La Merced, llamada catedral, la de San Pedro en la preciosa plaza del mismo nombre, de La Concepción, recientemente restaurada.
    Huelva está llena de "cabezos", éstos así llamados desde siempre por sus habitantes son pequeños montículos muy característicos que abundan por la ciudad. El conquero es un barrio residencial maravilloso, allí en lo alto fue donde Paco Isidro cantó su fandango.
    El Humilladero de La Cinta, Patrona de la ciudad y con una hermita bellísima.
    El barrio obrero es un pequeño oasis de casas inglesas en pleno centro de la ciudad, precioso.
    Nos vamos hacia el mar, el polo químico de por medio y las refinerias rompen la armonía de uno de los sitios más bellos de España, la punta del sebo. Allí está la estatua de colón..tan conocida siempre en mi casa.., el mar claro y azul, seguimos a La Rábida ya en el término municipal de Palos, el monasterio es una belleza, con frescos de Vazquez Díaz.
    Y que decir del Puente del Tinto, una maravilla de la ingeniería y una verdadera preciosidad, cuando venimos de Sevilla, me gusta pasar por allí y pararnos a verlo al atardecer...es increíble, de verdad..
    En realidad la ciudad de Huelva está muy unida a su provincia y su provincia a ella, forman un todo bellísimo, ya sabeis..capital, costa, campiña, andévalo y sierra..
    Bueno pues ahora que se acerca el Rocío, vuelvo a decir HUELVA DESCUBRIDORA, no lo olvidemos, el rocío es de todos los devotos, pero está en huelva, en los límites de la campiña con la costa, en Almonte, así que los que hagais el camino, cuando entreis en tierra de huelva acordaos de que entrais....en tierra bendita.. Lourdes Pareja-Obregón.-

    ResponderEliminar
  7. ¡OLE MI HERMANA LOURDES!
    ¡ASÍ SE DICEN LAS COSAS!

    ResponderEliminar
  8. "Pero llegó don Cristobal y se bajó del barco, se hincó de rodillas (seguramente para remojarse los cataplines), enarboló la bandera de Castillas, el pendón del Reino, La Cruz, los papeles de Hacienda, los impresos de hipotecas..."
    Oooooooooooooooooooooooole.
    Qué pechá dwe reir me he pegado con tu Descubrimiento. Para mí ha sido el Descubrimiento de Celso como autor humorístico de primera. Por favor, sigue contàndonos la Verdadera Historia. Ya que estamos en vísperas de Bicentenario, cuéntanos lo que de verdad pasó en Cádiz con 1812, la Constitución y La Pepa, que seguro que era amiga de tu antepasada La Suripanta.-
    EL PACIENTE SEVILLANO

    ResponderEliminar
  9. Gracias Maese Paciente Sevillano. Me encantaría poder perorar e incluso contar embustes de "La Pepa" y de esa entretenidisima etapa de la Historia de España, pero carezco de la "cultura" suficiente, sin bromas, soy lego en Historia de España contemporanea, no sé como pude aprobar esas asignaturas... En mis paseos deportivos que me pego con el Soto, que le gusta mucho la Historia, le tiro de la lengua y me va contando la Historia de España a poquito a poco... le voy a decir que llegue ligerito a 1812, para yo contarlo según mi punto de vista y darle un toque "Pareja" al asunto.
    ¡Un abrazo fuerte como siempre amigo mio.!

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.