Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

LA TATA REMEDIOS

Lourdes Pareja-Obregón López-Pazo, escribe:

En realidad se llamaba Purificación Carrascal Garrido, aunque todo el mundo incluso ella creíamos que se llamaba Remedios, hasta que un día en el que necesitó arreglar cualquier papel de emergencia y tuvo que acceder a su partida de nacimiento, descubrió su verdadero nombre, su padre la había inscrito así pero como a su madre le gustaba Remedios y no le importaban los papeles, así se llamó para siempre.

Era la pequeña de cuatro hermanos, tres mujeres Paca, Carmen y ella, y un varón que no sé su nombre, solo sé de él que siendo joven lo atropelló un tren de mercancias. Mi madre dice que recuerda los gritos desolados de Remedios cuando la llamaron para darle la triste noticia.

Pero me estoy adelantando a la historia. Su hermana Paca trabajaba en Huelva en casa de mi abuela, de modo que a los catorce años se trajo a su hermana pequeña del pueblo para ayudar en la casa, sobre todo de tata con las niñas. A esa edad ya empezó a ser lo único que sería siempre: la mejor tata del mundo, única en ese noble oficio de criar y querer a hijos que no ha parido.

Cuando mis padres se casaron se vino con ellos a Sevilla, así que después del viaje de bodas, en un coche del año 1952, hicieron el viaje sin retorno, mis padres, mi tata Remedios y mi tata Antonia, buena mujer donde las haya que ayudó también mucho a mi madre y fiel amiga de Remedios.

Mi tata Reme, nos vio nacer a los ocho, nunca la vi enfadada, jamás una palabra mal dicha, le gustaba la buena educación y las buenas formas, cantaba rematadamente mal, pero mientras hacía su trabajo cotidiano a la perfección, siempre desentonaba alguna coplilla.

Confidente de mi madre, lúcida, bálsamo de paz, buena y señora, ésa es su semblanza.

Una de las últimas noches que me quedé con ella en el hospital, me senté a su lado y le cogí la mano, el silencio solo lo rompía el glogló del aparato del oxígeno, se apartó la mascarilla de la cara y me dijo algo que llevo clavado de por vida.
Con los ojos serenos y aceptando lo inevitable con una dignidad sin precedentes habló, "yo te ví nacer a tí y tu me vas a ver morir a mi".

Es una triste historia pero así ocurrió, tal día como hoy 29 de Junio de 1998, día de San Pedro y San Pablo.

Descanse en Paz toda una Señora, mi tata Remedios.

-
Lourdes Pareja-Obregón.-



Yo escribo:

Mi madre me parió en su cama de matrimonio en nuestro piso de la “casa Torras” en la avenida de Eduardo Dato. Estoy completamente seguro que la primera persona que me cogió en brazos después del médico que me pondría encima de mi madre para que me viera la horrorosa cara de rano con la que nací, fue mi tata Reme. Me la imagino envolviéndome un una toalla y dándome un bañito templado para quitarme las miasmas mientras el Dr. Recasens terminaba de asistir a mi madre.

Seguro que ya entonces estaba canturreando alguna coplilla a la vez que me mecía arriba y abajo y me acurrucaba entre sus brazos para que dejara de llorar. Yo debo tener grabado en mis neuronas esos primeros sonidos de las canciones tristes que desentonaba, el calor maternal de su cuerpo, el tacto de sus manos tan fuertes y delicadas, sus besos tan tímidos, el amor que desprendía su mirada, su risa tan inocente…

Creo que yo no dejé de berrear ni una sola noche los primeros años de mi vida, que no comía absolutamente nada, que era nervioso… mi tata Meme me dormía cada vez que me despertaba, me cambiaba los pañales mojados, me cogía en brazos, me daba un biberón apaciguador, me cantaba, me mecía y me dejaba dormido otro ratito.

Cuando fui cumpliendo años, la tata seguía durmiendo en el cuarto con los niños. Se quedaba dormida como un tronco antes de poner la cabeza en la almohada, pero si uno de nosotros se movía en la cama, tosía o la llamaba, ya estaba despierta y tranquilizandonos. Me tenía que poner a hacer pipi cada noche, por lo menos hasta los seis o siete años, para que no me lo hiciera en la cama..

¿Cuántas maicenas con cola-cao me habrá preparado? ¿Cuántos zumos de naranja? ¿Cuántas sesadas? ¡Con que paciencia me daba de comer!

Nos llevaba de la mano a Concha, Lourdes, Josemaría y a mi, al colegio de La Sagrada Familia y nos recogía todos los dias. Yo la recuerdo con su uniforme –le encantaban sus uniformes- siempre impecable esperando en la puerta del cole y lo contenta que se ponía cuando nos veía salir corriendo hacia ella, siempre estuvo orgullosa de sus niños.

Aunque era delgada en su juventud tenía una fuerza descomunal en los brazos y en las manos, nos daba “los puños” cariñosos en los brazos y las piernas y nos dejaba baldados un buen rato. Si se acercaba algún extraño se engallaba y lo mandaba a freír espárragos trigueros.

Pasábamos las tardes de los sábados y domingos en el “campo del Sevilla”, muchas tatas con uniformes sentadas en un corro y una tropa de chiquillos correteando libres por los montones que había entonces. Bocadillos y botellas de agua. Soldados de paseo que se acercaban a ligar. La tata mirando para otro lado. Al caer la noche cruzábamos de su mano la desierta avenida hasta casa, nos bañaba y a la cama.

Cuando me fui haciendo “mayor” fui testigo de cómo crió a mis hermanos pequeños sobre todo a Fernando y a Jesús, con que cariño y paciencia los fue educando y a la vez mimando, con cuanto amor les hablaba y los corregía cuando era necesario, como los protegía bajo se armadura de fuerza si los veía desvalidos…

La tata Reme era feliz con sus cosas: rodeada de niños y haciendonos jugar a mil cosas distintas, planchando y oyendo las novelas por la radio, tomando su café con su tostada cada tarde de su vida, llevandonos al cine Nervión, al Goya, o sobre todo cogiendo el autobús para llevarnos a los cines del centro, al Coliseo España, al Pathe, al Imperial, al Llorens, al Regina, al Apolo… entonces se venía arriba, se arreglaba como la señora que siempre fue, con su permanente, sus collares y su maravillosa colonia, una sonrisa de oreja a oreja, y a pasear a sus niños por toda Sevilla, a comprarnos chucherías, pasteles, bocadillos, batidos, luego de vuelta a casa otra vez en el autobús -el 9 o el 17 en el Banco de España- nos venia contando alguna historia de su vida y de su familia en su pueblo de Higuera La Real, provincia de Badajoz.

A veces cuando íbamos a Huelva a casa de mis abuelos, nos llevaba a ver a sus padres, unos viejecitos entrañables que vivían en una casa con corral, conejos y gallinas. Pura, su madre, era igual de cariñosa que la tata. Su padre José María era de pocas palabras y se marchaba a fumar con los amigos a la plaza del estadio del Recre.

Mi madre fue siempre su mejor amiga, -eran de la misma edad- y a mi madre le contaba todas sus cosas con absoluta y plena confianza. Mi madre le enseño a leer y a escribir con soltura. Le compraba revistas y cuentos que la Meme devoraba una y otra vez. Le gustaba Manolo Escobar, Lola Flores, la canción española, las películas de Sarita Montiel, de Gracita Morales, de canciones y amores. Escuchaba la radio con interés, lo mismo las novelas que las noticias.

Le gustaba el Rompido, no sabía nadar pero se bañaba en la orilla con sus enormes bañadores y nadaba apoyando las manos en el fondo. Nos lavaba la cabeza en el mar con huevo y vinagre. Por las tardes se sentaba en la terraza a tomar el fresquito, junto a mi madre, a charlar y ver pasar los barcos. Era su mejor momento del día.

También le gustaba mucho enseñar las faenas y tareas de la casa a las asistentas que venían a ayudar en la limpieza. Ella era la que imponía las normas y se hacía respetar.

No le gustaba pelar pájaros –lo tuvo que hacer toda su vida sin rechistar- ni limpiar pescados. Por un pinchazo infectado con una espina de pescado le tuvieron que cortar un dedo a la pobre.


Además ha criado a nuestros hijos a los que quería igual que ha nosotros: a Quique, Ana, Lourdes, Pepe, Celsito, Manolo, Rocío, Cristina, Josemaría,   Blanca y Piyi, todos han pasado por sus brazos y todos han sido sus niños.

Cuando se puso malita, muy poco a poco, pero sin mejoría, nos demostró quien era de verdad nuestra tata Remedios. Se quedaba sin aire y quería seguir haciendo cosas, siendo util. Por supuesto que todos nosotros, incluso mi padre y sobre todo mi madre, nos ocupamos de ella hasta el último momento de su vida. La recuerdo sentada en su silla, con su revista por delante, sus piernas hinchadas, sin poderse mover pero preocupada por todos y cada uno de nosotros. Nos la comíamos a besos entre todos… 

Mi madre no se separó de ella durante toda su enfermedad y cuando hubo que ingresarla se quedó en el Hospital a su lado todas las noches porque la tata era muy pudorosa y no quería que la cambiara nadie si no estaba mi madre con ella.

Yo le decía, le digo, que ha sido nuestra segunda madre, a la que queríamos de la misma manera… ella no decía nada solo me cogía de la mano y la guardaba entra las suyas, muy seria, se quedaba pensativa… y luego sonreía y me daba un beso…

 ¿Qué no daría yo por poder abrazarla y darle muchos besos ahora mismo?

Te quiero mucho Tata. Y te echo mucho de menos ahora con mi nieta. Por eso escribo esto tata, para que Celsa te conozca, porque tu eres también su abuela.


29 comentarios:

  1. Estoy llorando hermano. Merecido sitio de honor en tu blog....y a tí te diré que no se me olvida el día de su entierro, estábamos todos hundidos, pero tú, médico fuerte con tantas cosas vistas...te quedaste rezagado llorando a lágrima viva...a voz en alto...
    Perdona pero no se me olvida...!!UN BESO TATA DE TODOS TUS NIÑOS Y NIÑAS Y DE MAMÁ!!
    Lourdes.-

    ResponderEliminar
  2. Jose Luis Fernandez29/6/11 22:07

    Con que cariño, habláis los dos de vuestra tata, la agnegacion con que vivían a nuestro lado todo el día pendiente de que no nos faltase de nada, yo todos los días recuerdo a mi tata Manuela.

    ResponderEliminar
  3. Anoche, ya en mi cama recién duchada y fresquita con mi ventana abierta, me puse un anillo de plata que era suyo -lo llevo ahora mismo-, cogí mi rosario de Sor Ángela y comencé a rezarlo como hago muchas veces cuando creo que lo necesito, aunque siempre me quedo dormida antes del tecer misterio. Anoche no me quedé dormida, y cuando terminé besé su anillo, le dije que la quiero mucho, y cuando encendí mi lamparilla para ver la hora que era, hubo un pequeño fogonazo; como si fuera una pequeña bengala que se encendió en el interior de mi lámpara. La casa se quedó completamente a oscuras, y Enrique que estaba en el salón aún leyendo y viendo la televisión, se levantó preguntando que qué había pasado. Yo le dije que lo único que había hecho era darle a la perilla. Había saltado el automático y se solucionó inmediatamente, dándole a un botoncito del cuadro de la entrada de casa. Me quedé mirando las ramas de acacia que tengo delante de la ventana de mi dormitorio, y en ese mismo instante supe con total seguridad que hay veces que un leve resplandor, un tintineo.... hace que los ángeles nos hagan notar su presencia. Sentí paz, mucha paz, y una vez más tuve la certeza de que ella me-nos protege y ayuda, tanto a nosotros como a nuestros hijos-as y nietas (como bien dices, Celso), sólo que de la mejor forma que se puede proteger y ayudar: desde el cielo y a la vez al lado nuestra. Ella decía: "¡Hay quien se atreva a molestar a uno de mis niños o niñas; se las verá conmigo!". Te quiero Meme; siempre te querré y en nombre de todos nosotros: ¡GRACIAS POR TODO!. Concha.

    ResponderEliminar
  4. IMPRESIONANTE, hay mucho amor del de verdad en esta entrada.
    Fuisteis afortunados con su amor y, estoy seguro, Dios os premiará el vuestro.
    Fali Márquez.

    ResponderEliminar
  5. Familia, escribo con las lágrimas saltadas y el corazón en un puño.

    De verdad, cuánto sentimiento, qué bien expresado con palabras (no es fácil) y qué honor que compartáis con nosotros estas vivencias tan personales.

    Que Dios os bendiga siempre.

    Un abrazo muy fuerte.

    Fdo.: E.Caballero

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué Dios lo bendiga a usted Don Enrique!, porque aunque mis hermanos lo conocen, ni mi marido ni yo tenemos el gusto de conocerlo, aunque nos encantaría porque es usted todo un caballero. Un abrazo muy fuerte. Concha.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, Doña Concha, por sus amables palabras que no hacen sino engrandecer aún más el honor y orgullo que siento por su siempre distinguida consideración.

    Llegué por casualidad a este cuaderno de vivencias, que ya considero mi casa, y donde siempre me sentí acogido como un amigo más y casi un miembro de la familia. Y sepa Ud. que verdaderamente yo así lo siento.

    Personas de bien, con sentimientos nobles y atesorando valores que dificilmente pueden encontrarse hoy día.

    Me siento plenamente identificado con muchas de las vivencias que con sincera carga emotiva tienen Udes. a bien compartir desde estas páginas. Creo que nos hemos reido y también hemos llorado juntos. Cada cosa en su momento. La grandeza de los contrastes cuando esa emotividad se sabe narrar, contar y compartir.

    Quedo a su disposición para lo que humildemente pueda serles de utilidad y les envío un sincero y cordial abrazo. Para Ud., su Sr. Esposo y toda la familia.

    Fdo.: E.Caballero

    ResponderEliminar
  8. Don E.Caballero, en el nombre de toda mi familia, en el mio y en el de mi marido, y muy especialmente en el de mi hermano Celso, creador de este blog que tan bien usted ha definido, le doy las gracias por sus amabilísimas palabras, mientras también le envio en nombre de todos nosotros otro sincero y cordial abrazo. Concha.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo1/7/11 14:00

    !!FELICIDADES CELSO QUE HOY CUMPLES 55 AÑOS......!!, TE QUIERE TU HERMANA LOURDES.-

    ResponderEliminar
  10. Anónimo1/7/11 17:46

    Se lo que se siente al ver marchar a alguien tan querido, quien no lo sabe ya a estas alturas..pero lo de tu tata tiene un sentido distinto a otros..Puedo entenderlo porque no hace muchos años se fue tambien alguien muy querido en mi casa. Era mi tia Victoria Ruiz Maldonado. Trianera de pro donde las hubiera..de las que la puerta era "el cierro", el brasero era "el cisco", decia "contri" como el mayor de los tacos que pudiera haber en la vida..y sabia toda clase de conjuros y dichos para cualquier cosa.

    Tenias hipo: "Hipo tengo a mi amor se lo encomiendo....bla.....
    San Antonio: "San Antonio de Padua, en Padua naciste en Padua te criaste ......
    Para decirte un piropo: " ay que me gusta tu cara miarma"

    En Navidad, las mejores torteras, las de la tia Victoria en el horno de San Jacinto cociendo varios dias para toda la familia
    Semana Santa, planchaba todas las tunicas del Cachorro de todos los hombres de la casa
    Hacia chalecos para todos los recien nacidos que hubiera en cualquier epoca del año, todos iguales, no innovaba para nada pero le daba igual..

    Hermana mucho mayor que mi padre que nunca se casó. Fue novia de Diego de los Reyes, joven y apuesto torero y gran conquistador alla por los años 20..Pero como él la engañó, nunca se casaría y fue la tata de todos sus sobrinos. Una generosidad que ya no hay, un cariño hacia sus hermanos y sobrinos inmenso. Y la que nos dio enseño todas las tradiciones sevillanas y trianeras y nos contó infinidad de historias bonitas de su epoca. Fue rociera cuando entonces apenas iban mujeres. Murio con noventa y seis años, rodeada de toda su familia. Ella era hija del primer matrimonio de mi abuelo. Su madre murio al poco de nacer ella y mi padre era el hijo pequeño del segundo matrimonio de mi abuelo.

    Nos dijo al final que estaba contenta porque por fin podria conocer a su madre y tambien comentó con carita de nostalgia: "que pena que me voy mocita..." era genial!!

    Un beso siento la marcha de tu tata pero tuviste suerte de tenerla.

    Macarena Ruiz

    ResponderEliminar
  11. Alfredo Bernal Prieto1/7/11 23:45

    Qué bonito, tío Celso. Me has hecho recordar a mi tata, para nosotros la TIA CARMEN (con mayúsculas); sin dudarlo, la persona a la que más quise en mi infancia después de mis padres y hermanos.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  12. Juan Perez Garramiola2/7/11 13:03

    Me habeis emocionado , una vez mas , este blog no se deberia llamar Casos Clinicos , se deberia llamar Biografia de una buena persona .
    Celso Felicidades por tu 55 cumpleaños que cumplas infinitos mas , como dicen mis hijos ,

    ResponderEliminar
  13. Gracias Alfredo sobrino, y gracias a Juan Perez.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo3/7/11 12:06

    El recuerdo que seremos.- Lourdes.-

    ResponderEliminar
  15. Aunque con retraso, muchas felicidades, Celso. Que cumplas muchos años más llenos de salud y de mucha ilusión.
    En cuanto estas líneas de vuestra Tata, enhorabuena a los dos por derramaros de sinceridad y de amor. Da gusto leer cosas así en este mundo tan crispante e hipócrita que vivimos. Blog como el tuyo, Celso, nos dan una bocanada de aire lleno de sinceridad, amistad, amor, humor del bueno, nostalgia y esperanza. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo3/7/11 18:17

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo4/7/11 12:08

    Tengo un recuerdo muy bonito de la Tata,Ana y yo dormíamos con ella en el cuarto de la C/Castelar,entrando por la puerta a mano derecha,el que daba al patio grande,en una camita mueble,Ana en posicvión normal,y yo con mi cabeza en sus pies (No cabíamos las dos juentas y la Tata nos decía que durmiéramos así),mi prima se quedaba frita en todos lados y siempre ha tenido mucha facilidad para el sueño,pero a mí no me pasaba eso,yo extrañaba mi cama y mi casa de Cartaya,por lo que por las noches me despertaba y las figuras de la habitación en la oscuridad,me daban un mkiedo terrible,les veía formas de monstruos y hombres con abrigos y sombreros...en esa oscurridad terrórífica,mi prima dormía plácidamentesin que los ronquidos de la Tata perturbaran su sueño,y yo,acogiéndome al último consuelo que en mi cabeza pensaba yo que me quedaba para afrontar esa noche,decía muy bajito:"Tata,dame la mano",ella que dormía profundamente,como guiada por una fuerza divina,alargaba su mano sin mover el resto del cuerpo,justo hasta donde yo tenía alrgada la mía.Automáticamente,por arte de magia,el hombre del abrigo y sombrero se convirtió en perchero,y el monstruo en la cómoda del al lado de la cama....Todavía ahora,hay noches que me desvelo y pienso:"Tata,dame la mano",es tonto,pero me sirve.
    Besos,os quiero mucho.
    Lourdes Dabrio Pareja-Obregón.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo4/7/11 12:10

    Perdón por los errores en la escritura,pero este teclado es mínimo!!!
    Lour.

    ResponderEliminar
  19. ¡Que PRECIOSIDAD Lurri, que cosa más bonita! Así era la Tata Meme, mágica y precisa, bálsamo para los terrores nocturnos, maternal en todo momento, una isla segura en medio de un tornado en medio del mar...
    Que bien escribes Lurrita¡
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo4/7/11 21:47

    Sí ella tenía la cualidad extraordinaria de disipar los miedos...Solo había que mirarla en cualquier momento del día, en sus quehaceres, sus descansos y en el bolsillo mágico del delantal de donde sacaba pastillas de café con leche buenas para la tranquilidad..pero solo las de su delantal..
    Lourdes.-

    ResponderEliminar
  21. Anónimo5/7/11 11:33

    Y aún hoy para mí lo sigue siendo,AFORTUNADAMENTE.
    OS QUIERO.
    LDP-O

    ResponderEliminar
  22. QUIZÁS DEBERÍA ESCRIBIR ESTO "EN ALMAS DE FUEGO", PERO NO PUEDO, NECESITO VOLVER A MI CASA, REFUGIARME EN LO MÁS PROFUNDO DE MIS RAICES, LLORAR EN PRIVADO.-
    Y en mi casa estoy, que no se atreva ésta "alma de fuego" a entrar en ella, estoy ahora con los míos, protegida, estoy en mi terreno, cálido, infranqueable.
    Anoche sobre las doce, mi marido tranquilo con su periódico, mis hijos con sus vidas, yo en paz.
    Mientras oía en las noticias la situación de cinco millones y pico de parados, un millón y medio de familias con todos sus miembros en el paro, los ancianos con 400 euros de paga y solos, los jóvenes que tienen que emigrar sin remedio, las colas del Inem, los ocupas, los que, y cada vez más, duermen en la calle, los tristes y los que rebuscan en las basuras de los supermercados y restaurantes, tuve la libertad de transcribirlo exactamente igual que lo estoy haciendo aquí, lo hice en mi muro de la red social FB, no hice comentarios de culpables o inocentes, ni de partidos de ningún color, podría haberlos hecho, pero éso sólo lo hago aquí en mi casa, no en la calle a voz en grito, y ésta es mi casa en la que habito con respeto y cómodamente, en la que si alguien me tiene que llamar la atención sé que lo hará con cariño porque estamos en familia, yo así lo siento y lo acato. Jamás hablo "en la calle", real o virtual con la franqueza (quizás excesiva), con la que hablo aquí, pero inocentemente creo que estoy entre los míos, con todos mis muchos defectos y escasas virtudes, aunque la de la maldad os aseguro que no, aquí tengo a mi hermano para corroborarlo sin ninguna duda porque él me conoce muy bien.
    Éste comentario tan evidente, tan retransmitido por todos los medios de comunicación, le pareció tremendamente ofensivo a una persona. Una persona que milita y trabaja en el partido al que hemos votado mayoritariamente todos los españoles, incluida yo, no me importa decirlo, ésta vez creí fundamental hacerlo y estoy contenta y confiada en ellos.
    Aludió de un modo tremendamente agresivo a que todo ésto era debido al anterior gobierno, cosa que yo ni puse ni pongo en duda, solo me desconcertó la agresividad hacia mi persona.
    Entre otras cosas me dijo que yo que se supone que quiero a España, como puedo hacer ése comentario tan ambiguo, en el que no se reconoce el o los culpables de ésta situación.
    Me dijo que no puede con las ambiguedades, o se habla claro o hay que callar.
    ¿Hablar claro significa hablar como ésa persona quiere, es decir, hablar según sus ideas?, y otra cosa, las ambiguedades en ése comentario, por más que lo leo y releo, no las encuentro....Más bien veo objetividad. Son números fríos, dolorosos, tristes y reales.
    Pero lo que no puedo transcribir aquí es la furia, la agresividad, y es que ocurre una cosa..Esta "alma cargada", tiene dos motivos de peso para estar tan soberbia.
    Uno, le va su trabajo en ello, ahí puedo llegar a entender que defienda unas siglas...siempre que alguien las ataque...., cosa que yo no hice en ningún momento.
    Dos, los ultras, de las dos partes, izquierda y derecha, cuando se ven en el poder, se crecen de una manera desmesurada, se ciegan, engordan, enloquecen, creen que están en posesión de la verdad y de la capacidad de quitar y poner, insultar y humillar a su antojo....Siempre ha sido así, en todas las legislaturas, en la pasada tenemos innumerables ejemplos. Lo que pasa es que me da la impresión que a ése támdem que a mi personalmente me gusta y mucho, Rajoy-Soraya, no les gustan éstos ultras que pululan y entorpecen su labor de restauración y modernización en lo liberal, de nuestra España. Porque España es de todos, los de derechas y de izquierdas, los ricos y los pobres, los gordos, feos, viejos, presos, sin techo, drogadictos, guapos, elegantes, ricos y detectives privados...por ejemplo..
    Bueno, al abrigo de mi tata me vengo, lloro tontamente en su regazo como tantas veces.
    Anoche lo pasé mal, pero aprendí...mucho.-

    Lourdes Pareja-Obregón.-

    ResponderEliminar
  23. el dia que por casualidad encontré esta carta a la tata Remedios,me emocioné muchisimo,hoy he vuelto a leerla ya que me la guardé en favoritos...he vuelto a emocionarme.
    muchas veces en todos estos años,me pregunté que habría sido de la tata Remedios cuando ya no hubiese niños que criar.
    yo solo la conocí digamos que telefonicamente,no recuerdo cuando tiempo fué porque cuando eres joven (15,16 años)el tiempo es muy largo...pero aún de esa manera siempre fué conmigo así como la describis...UNA GRAN SEÑORA,CARIÑOSA Y MUY EDUCADA...recuerdo que las ultimas veces que llamé ya lo hice para saludarla y sin abrir yo la boca ya me llamaba por mi nombre.
    siempre me quedó esa espinita de no haberla seguido llamando a ella o haberla conocido cuando ya me hice más grande,muchas veces cuando iba a la calle rodo a visitar a mis tias pasaba por el numero 7 de aquella calle a ver si algún dia por casualidad me topaba con Remedios...todavia recuerdo hasta el numero de telefono prefijo de sevilla que empezaba por 21....entonces no había moviles,recuerdo que juntaba 5 duros y la cabina...con eso tenía para echar un ratito de charla con remedios
    si a mi me marcó solo hablando con ella muchos dias durante unos meses cuando yo era adolescente,pues me puedo imaginar y sentir cada una de las palabras que le habeis dedicado.
    muchas gracias de verdad,por sacarme esa cosilla que tenía de no saber que fué de ella cuando por edad se jubilase...que gusto saber que hasta el final estuvo cuidada y fué muy querida.
    1998...se fué el mismo año que yo tuve a mi hija...un beso para Remedios y muchas gracias a vosotros por escribir esto tan bonito.

    ResponderEliminar
  24. Concha Pareja-obregón López-Pazo31/10/12 09:58

    Puerto, no sé si te conocemos, pero ten la seguridad de que has acertado plenamente en el concepto que tienes de nuestra Tata Remedios: GRAN SEÑORA, CARIÑOSA Y MUY EDUCADA, y yo añadiría además: LA BONDAD PERSONIFICADA. Mira, te contaré un detalle de los infinitos que tenemos todos en nuestras memorias.
    A ella -en los diez, quince- últimos años de su vida, le encantaba jugar semanalmente a la loteria y a las quinielas, e incluso cuando ya casi no podía andar, iba mi madre a la calle Sagasta a comprarle su décimo semanal. Tenía una carpetita azul (que yo conservo) que pone en rotulador rojo: "quinela" con su letra inconfundible y querida, donde guardaba un montón de quinielas sin rellenar de aquellos años. Una tarde en la que ella tenía algo de fiebre (aunque no estaba aún en el hospital) y mi madre tuvo un compromiso ineludible al que acudir, me quedé yo con ella, y después de toda mi vida a su lado, recuerdo casi cada palabra de lo que hablamos aquella tarde. Me dijo que quería más que a nadie a mi madre, y que todos nosotros éramos también -y somos- sus hijos aunque físicamente no nos hubiera parido, y nuestros hijos sus nietos. Yo le pregunté que qué le hubiera gustado hacer en la vida además de estar con nosotros, y me respondió que ninguna otra cosa, que mil millones de vida que viviera, sería nuestra tata. Pero este detalle que ahora relato dará la verdadera dimensión de la calidad humana de esta grandísima mujer. En otro momento de la conversación le pregunto que porqué juega semanalmente a la loteria y quinielas, y me respondió textual: "hay hija, porque a mi no me hace falta de nada, y ustedes estáis llenos de hijos, maridos, mujeres, casas, y tenéis vuestros gastos, así que si me toca "el gordo" o la "quinela", todo es para vosotros".
    Doy mi palabra de honor que se me saltaron las lágrimas y la abracé y le dí muchos besos. Aquel día me dió una Virgencita Milagrosa muy pequeñita, que me contó que le dió su madre cuando a los dieciseis años salió de su casa para entrar en la de mi abuela. Me dijo que no me separara nunca de Ella, y desde entonces, vuelvo a dar mi palabra de honor, que la Virgencita Milagrosa duerme cada noche en mi colchón a la altura de la almohada debajo de la sábana, y donde quiera que vaya a dormir, que normalmente es al Rompido, Ella viene conmigo. Te quiero mi Meme.

    ResponderEliminar
  25. Hola Concha, un placer saludarte.
    creo que no nos conocemos, si acaso de vista podría ser....yo conocí más a la parte de tu tio Juan de Dios por la finca el puerto de la virgen y por ser amigo de un tio mio ...el hecho de que yo llegase a conocer a Remedios no fué más que una tontería de adolescentes. tontería que ella supo manejar con esa BONDAD de la que hablas ...tanto, que de aquella tontería quedó este cariño que ya te digo le tengo desde hace más de 30 años ...y ese pesar de no haber sido capaz de llamarla despues cuando me hice mayor y haberme quedado con las ganas de ponerle cara a remedios.
    gracias por compartir esa anecdota conmigo, si yo te dijese que yo tambien la sentí mi tata el tiempo que la traté.
    recuerdo que ella se me presentó como la tata, entonces cuando yo llamaba casi siempre contestaba ella al telefono y yo le decía hola tata, llegó un dia en que le dije que me sentía incomoda llamandola tata y ahí supe que se llamaba Remedios y que era de un pueblo de badajoz.
    aún así, por costumbre se me seguía escapando tata y le pedía disculpas por equivocarme, recuerdo que me dijo que yo tambien podía llamarla tata,yo creo que le gustaba.
    recuerdo la ultima vez que hablé con ella..tenía yo unos 18 años y estaba en sevilla adaptandome las lentes de contacto en una optica del centro, hacía ya dos años que se me había pasado la tontería adolescente y la llamé para saludarla a ella...parecía adivina,me dió corte y me quedé callada,entonces ella me llamó por mi nombre con mucha alegría. o era adivina o me cazaba por el sonido de las monedas al caer en la cabina :)
    Un saludo Concha, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  26. Y hoy 31 de ctubre de 2012, por la tarde y en un estado un poco entre confuso feliz satisfecho y cabreado sin saber porqué (mi marido lo achaca a la luna llena y a las hormonas, pero yo de los científicos me creo la mitad aunque lo obedezca casi todo), me encuentro que me sale al encuentro mi tata, mi Meme.
    Sombras y recuerdos de un alma más pura que su mismo nombre verdadero, remedio para todo como el nombre equivocado, humanidad en el mejor y más enorme sentido de la palabra. Me admiro cuando veo cosas en el mundo maldades, seres humanos indeseables, ¿como ha pisado la tierra una persona tan completa, tan perfecta?.
    No puedo decir otra cosa porque mentiría, y en ésta tarde de final del mes de Octubre vuelvo a pensar en ella, como cada vez que veo alguna maldad me consuelo en su bondad, como cuando veo de refilón el programa de Canal Sur "La Copla", Dios mío que feliz sería, o el de María Teresa Campos, ella sabía ser feliz con todo, ella era feliz, ella se pasó la vida dando felicidad.
    Esta tarde me has salido al encuentro, se ve que no nos dejas de cuidar. Si pudiera diría más pero las musas no saben hasta que punto y con que palabras se podría hablar de mi tata Remedios..es imposible.-
    LourdesP-Obregón.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué bonito!!! ojalá hubiese una cabina desde la que se pudiera telefonear al cielo.

      Eliminar
  27. ¡LA HAY!!!!. Concha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la hay.-
      Lourdes.-

      Eliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.