Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Mis padres y El Rompido.


Quien tenga interés por conocer la genealogía e historia de mi familia paterna solo tiene que visitar esta página:    Pareja-Obregón.

Mi padre nació en 1930 y vivió entre La Pilarica, que era la finca de sus padres en Gines, y la casa de la tía Concha en la calle O,Donell en Sevilla. Nunca habló mucho de su infancia ni de su adolescencia. Mi abuelo Joaquín Pareja-Obregón Sartorius, Conde de Prado Castellano, era un buenazo que no creo que se llevase muchos sofocones por el tema de la educación de sus hijos. Mi abuela Pilar García Fonfrede estaba sembrada y cuentan de ella anécdotas graciosísimas, entre otras que le gustaba montar timbas de cartas con todos los profesores que llegaban a dar clases a sus propios hijos.

Desde niño mi padre tuvo dos grandes pasiones: el futbol y la escopeta. Jugaba al futbol en el equipo de Gines, en los aficionados (amateurs) del Sevilla F.C. y en todos los equipos y partidos benéficos de toreros, artistas, etc, que lo dejaban jugar. Era un gran deportista y destacaba también en frontón y en tenis.

Su otra gran afición fue pegar tiros con la escopeta, ya fuera cazando en el campo o en el Tiro de Pichón del Carambolo, del que mi abuelo fue Socio Fundador. Desde pequeño desarrolló una habilidad especial que no pasó desapercibida para su padre que le ayudó y fomentó su destreza. Empezó a destacar desde muy joven en el Tiro de Pichón de Sevilla, de Huelva y por toda Andalucía. El Conde de Teba, entonces Campeón de España lo vio tirar y se convirtió en su mentor y en su “padrino” de Tiro de Pichón. Con “Bunting” empezó a viajar por todos las canchas de Tiros de España y formó parte del equipo Español en varios Campeonatos de Europa y del Mundo. Fue su “profesión” durante muchos años de su vida. Ganó infinidad de Premios y Copas, varias veces el Campeonato de Andalucía, cinco veces el Campeonato de España, la Copa de Oro de España, el Campeonato de Europa, el Campeonato del Mundo por Equipos y fue subcampeón del Mundo individual.

También le gustaba divertirse un poquito, tocaba muy bien la guitarra y siempre le gustó el flamenco. Fue Hermano Mayor de la Hermandad del Roció de Gines en 1954-1955 y cuentan que llevaba una Carreta muy divertida con todos sus amigos del pueblo y muchos artistas.

Mi madre Pilar López-Pazo Noval, nacida en Sevilla en 1932 en la Puerta Real. En 1938 durante la guerra, se trasladan a vivir a Huelva, primero a Cartaya donde mis abuelos tenían la casa de veraneo y luego a Huelva definitivamente en 1939. Fue al Colegio de la Teresianas, pero con trece años mis abuelos deciden que estudiara en Sevilla en el Colegio de las Irlandesas de Castilleja de La Cuesta, interna. Allí tuvo a sus mejores amigas (Carmen Ybarra Hidalgo, luego Mother Miriam, era como su hermana) aprendió inglés, se lo pasó estupendamente y salió del Colegio siendo una señorita con 17 años.

Bueno, pues resulta que en el año 1950 mi madre va al Rocío con sus padres y con su hermana Delia. A esta casa también iba un señor muy amigo de mi abuelo Pepe que se llamaba Manolo Ruiz (creo que era tío de nuestro amigo Jose María Ruiz Romero, “Rosco”, actual Hermano Mayor del Cachorro). Este buen hombre conocía también a la familia de mi padre. Me cuenta mi madre que mi abuelo le pidió a Manolo Ruiz que buscara un caballista “de confianza” para que montara a sus hijas. Manolo se lo dijo a mi padre, que no le dijo que no, pero que tampoco se lo tomó muy en serio lo de montar a unas desconocidas hijas de un señor que no conocía.

Mi madre salió a dar un paseo a la grupa de un amigo suyo de Huelva, y por casualidad coincidieron con el grupo de mi padre. Mi madre lo miró como sin mirarlo. Mi padre se quedo embobado cuando la vio, y cuando Manolo Ruiz le dijo quien era la guapísima rubia, se tiraba de los pelos. Mi padre, siempre cayadito pero con las ideas muy claras, pegó su caballo al del amigo de mi madre y no se separó de ella en todo el día, hasta que consiguió subirla a la grupa. Creo que se enamoraron al instante, un flechazo en toda regla…

Mis abuelos paternos veraneaban en Cadiz, en “Villa Celsa”, un chalé junto al Hotel Playa. Como mi madre veraneaba en Cartaya, ese verano mi padre decidió ir a verla, pero no conocía a nadie en Cartaya. Tenían amigos comunes en Punta Umbría, Consuelo Vazquez (hermana de Pepe Luis y Manolo, este intimo de mi padre) casada con Eleuterio Población, amigos de Huelva de mi madre, y allí se encalomó don Celso. Para ir a de Punta Umbría a Cartaya no había la carretera que hay hoy día, sino que se tenía que coger la canoa hasta Huelva, Gibraleón y Cartaya. La segunda vez que fue a Punta Umbría se llevó en la canoa una moto Harley-Davidson prestada por su cuñado Paco Aymat, y decidió acortar camino por un carril que discurría paralelo a la costa, camino del Rió Piedras y de Cartaya. De esa manera descubrió el poblado de El Rompido en 1951-52.

Me imagino a mi padre cuando llegó por primera vez a ese paraíso natural y vio aquellas cabañas con techos de brezo, los barcos de pesca fondeados o navegando cargados de atunes, la Almadraba funcionando enfrente en la otra banda, la naturaleza desnuda y virgen dibujada en las caras de aquellas buenas personas… decidió quedarse por allí. Me lo imagino parandose a conversar, con su inicial timidez natural, pero que al momento convertía en simpatía, en camaradería, en confianza, en amistad. Me lo imagino charlando con José Catalina, con Calentura, con El Gallo, con El Colorao, con Lázaro, con El Chulo, con Gumersindo… preguntando mucho, tomando una cerveza o un vaso de vino y haciendo planes para volver pronto e irse de pesca con todos ellos. Después me lo imagino llegando a Cartaya a ver a su novia y contandole las maravillosas personas que acababa de conocer en El Rompido, los planes de pesca que tenía proyectados, y lo que le había gustado aquel poblado tan solitario y tranquilo, tan romántico, que sería el futuro lugar de veraneo de ellos cuando se casaran y tuvieran hijos.
Ni que decir tiene que mi padre enseguida hizo participe de este hallazgo a su hermano Manolo, el cual no dudó ni un segundo en trasladarse con mi padre a El Rompido, y en cuanto se casó con la guapisima tía Carmen de los Reyes se vino a Cartaya a veranear con nosotros. Mi abuelo Pepe lo quería como a un hijo, igual que a mi padre, y se mataban de risa cuando estaban juntos. Mis primos les decían también abuelos.

Mis padres se casaron en 1952 y empezaron a tener hijos, las primeras esa collera de gemelas que ustedes conocen perfectamente y se llaman Concha y Lourdes o Lourdes y Concha, tanto monta monta tanto. Después: yo, Josemaría, Pilar, Fernando, Reyes (fallecida) y Jesus.

Por supuesto que en cuanto pudieron, y después de veranear en Cartaya unos años -aunque íbamos a El Rompido casi todos los días a bañarnos y a pescar- mis padres se compraron una casa preciosa en la misma orilla de la Ria del Piedras. Esta casa es donde nos hemos criado mis hermanos y yo, entre mareas altas y bajas, pleamares y bajamares gloriosas con baños de mañana o de tarde, siempre encroquetados de agua salada y de arena fina, o embadurnados de negro barro entre barriletes y cangrejas, cogiendo coquinas, almejas y verdigones, luchando contra las corrientes nadando hasta los pesqueros fondeados para pescar a fondo mojarritas con gusanas  o calando trasmallos con nuestros amigos de la infancia.

Por las mañana temprano esperabamos que llegaran los vendedores con los burros que traían el pan, la leche, las verduras… Teniamos que sacar el agua del pozo del patio hasta el redondo deposito de uralita del tejado, palanqueando con una bomba mecánica porque casi nunca llegaba la luz electrica. Por la noche nos acostabamos derrotados después  de jugar todo el día en completa libertad en nuestra Macondo choquera, cada día descubriendo nuevos tesoros en los caños inexplorados, en las calles de arena de playa, en las dunas de la orilla. Me acostaba con la ventana abierta para escuchar romper las olas de la mar de leva en la otra banda, melodía interrumpida de vez en cuando por el monótono pistonear de los primeros motores de un cilindro de los antiguos velachos ahora mecanizados, cuando salían de madrugada a faenar.

Esos fueron los primeros y maravillosos años de nuestra vida. Años que, gracias a nuestros padres y a la vida en familia, dejan huella profunda en nuestra educación: amor por la vida al aire libre y admiración por las costumbres marineras, el respeto a el carácter de los hombres de la mar, los amigos para toda la vida, la certeza de donde esta la verdad y la tranquilidad de espíritu…

Hoy, a punto de cumplir la bonita cifra de 55 años, todavía sigo escuchando las antiguas olas, el tracatrá de los viejos motores, las pisadas de los burros al subir una loseta, el agua rebosando del depósito al caer al patio, mi padre silbando después de la siesta, a mi tata llamandonos para merendar, la mecedora de mi madre en la terraza…

Todo gracias a mis padres.

Mi hermana Lourdes escribió:

Mi madre se llama Pilar Lopez-Pazo Noval, nació en Sevilla en La Puerta Real, me cuentan algunas personas mayores que era una niña vivaracha y muy lista, ella, graciosamente decía desde muy pequeña, "soy Pilarita de la Puerta Real". Adorada por sus padres y sus tíos Agustín y Rafael -que no tenían hijos- y ella fue la primera sobrina. Ahí pasó sus primeros años. Cuando empezó la guerra era muy pequeña pero dice acordarse de hombres corriendo asustados. Fue entonces cuando a mi abuelo José López-Pazo, su padre, le dieron Huelva como destino de trabajo en la Previsión Española, allí se fueron y allí vivió una niñez y juventud muy felices, también en Cartaya, dónde mi abuelo compró una casona de veraneo, y ése es el origen de nuestro amor a Huelva y a El Rompido y Cartaya.

En la adolescencia la pusieron sus padres interna en el colegio de Las Irlandesas de Castilleja de La Cuesta, de allí guarda grandes amigas, en especial Carmen Ybarra (para mi Mother Miryam).
Conoció a mi padre en el rocío, para entonces su belleza era ya muy grande. Rubia oscura con unos ojos de un azul intensísimo, azul oscuro, y unas facciones muy perfectas, guapísima.
Se casaron pronto y se fueron a vivir a Sevilla, frente a Portaceli y junto al Barrio de San Bernardo.
Su primer embarazo de los ocho hijos que tuvo fue el de nosotras las gemelas. Cuenta que como al final estaba muy molesta mi padre dispuso que la acompañara a todas partes "el mudo", un señor que no sé de dónde salió pero que era de la confianza de mi padre, hablaba casa sin que se le entendiera, pero siempre mi madre iba a Misa de San Bernardo con la barriga del embarazo avanzado… y el mudo detrás.

Mujer inteligente a más no poder, con fuerza de carácter (como todas las mujeres de mi familia), buena, educada, culta, sabe defenderse bien en inglés, lee y tiene gusto por la cultura. No la oigo mucho hablar de música, sé que le gusta, pero creo que con la música que ha tenido que oír toda la vida al lado de mi padre...tiene bastante. Le gusta estar tranquila pasear y sentarse tranquila a pensar... siempre en sus hijos, no ha hecho otra cosa desde hace 56 años.

Tiene una capacidad de aguante impresionante, es fuerte y se asombra por muy pocas cosas.
Ha pasado en la vida, pero sé que ha sido feliz, ha querido y la han querido, y ahora está viviendo uno de los momentos más felices de su vida, está tranquila… y aunque la vida le ha jugado alguna mala pasada, le ha dado el regalo de conocer a dos biznietas preciosas.

Este es el ejemplo de ésas mujeres de la vieja estirpe, fuertes luchadoras en tiempos de dificultad, han sabido no solo construir una familia, también desde sus casas han construido un país que quedó asolado, y ellas tienen mucho que ver en el bienestar de hoy…
Muchas gracias a mi madre y a todas las mujeres de ésa generación que TANTO han hecho por nosotros,  sin hablar, sin darse a notar, sin proclamas ni pancartas....no perdieron el tiempo en eso, tenían que sacar adelante a toda una generación y construir una sociedad... VIVA MI MADRE....Y TODAS NUESTRAS MADRES..




17 comentarios:

  1. ´Cada dia cuentas mejor las cosas, Celso, qué bien escribes, què arte Pareja-Obregón tienes, hijo. Ese enamoramiento a la grupa en el Rocio es una sevillana de tu tío Manolo... ¿Y la lista de motes de los viejos pescadres? Enhorabuena por estos Retratos de Familia. Te está saliendo un libro precioso... Y nosotros lo estamos disfrutando gracias a tu generosidad y genialidad.- EL PACIENTE SEVILLANO

    ResponderEliminar
  2. Jose Luis Fernandez20/6/11 18:52

    Igualmente que te dice tu paciente sevillano, os doy las gracias por deleitarnos con estos maravillosos retratos, de aquellos días tan bonitos de vuestra infancia. En la que en algunos pasajes nos vemos también retratados.
    Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
  3. ANOCHE SOÑÉ QUE VOLVÍA A MI CASA.-
    Hay una novela que empieza más o menos así, pero yo lo soñé. Era un sueño raro, como todos. Yo quería llegar a mi portal de la infancia, pero no podía. Unos vericuetos de nuevas calles llenas de bloques de viviendas, enormes, extrañas, desconocidas, me lo impedían. Preguntaba por la avenida Eduardo Dato y me decían que tres o cuatro calles más a izquierda o derecha, yo buscaba, tiene que estar por aquí....pero no llegaba, no veía mi escalera solitaria. Entré en una portería que se le parecía, el número 28, subí, la puerta entreabierta y entré, una casa nueva, blanca, bonita, pero no era la mía, quise ir a la ventana para ver la vista de siempre y no llegaba, me perdí en un sueño de infancia perdida y me desperté triste.
    Lo que queda de mi casa ya no es mi casa, solo está en mis recuerdos que no tienen más remedio que ser felices porque me duelen solo por su pérdida.
    Solo me queda El Rompido, y aunque exteriormente esté un poco cambiado, no es como mi avenida perdida, éste tiene un truco que el mismo Dios nos regala, la naturaleza, la ría.
    La marea sube y baja con la precisión de siempre, el viento del suroeste sigue siendo claro, el barro brillante y limo, la almadraba desierta sigue ahí dibujada, con más verde de retamas y pinos, más bella la hace, el olor es el mismo y la soledad de la tarde en la esquina de mi casa, sigue igual...Todavía puedo volver....
    Lourdes Pareja-Obregón.-

    ResponderEliminar
  4. Y UN BESO ETERNO A MI TATA MEME, REMEDIOS CARRASCAL GARRIDO, NATURAL DE HIGUERA LA REAL PROVINCIA DE BEDAJOZ. HA SIDO LA PERSONA MÁS BUENA EN EL MEJOR Y MÁS COMPLETO EXTENSO Y CONTUNDENTE SENTIDO DE LA PALABRA, QUE HE CONOCIDO EN MI VIDA.-
    Lourdes Pareja-Obregón.-

    ResponderEliminar
  5. Queridíma tata Meme: dentro de casi una semana hará trece años que te fuistes, y bien sabe Dios que no ha habido ni hay ni un sólo día que no me acuerde de tí. Yo también creo que las personas siguen viviendo mientras se las recuerda, por lo tanto, tú sigues viva de alguna forma para mí. Con la edad me he dado cuenta de que tú eres el bien absoluto; lo fuestes en vida y lo eres ahora más todavía. Yo creo en los santos y, como dice mamá, tu eres santa aunque no se te venere en los altares. Mi madre dice que es a una de las personas que más hecha de menos del mundo, y yo digo lo mismo. Meme, ojalá estuvieras viendo este blog tan precioso que ha creado Celso, porque aunque no leías muy bien, eras una de las personas más inteligentes que yo he conocido en mi vida. Seguramente ahora sí que ya lo leerás con gran fluidez, desde el mejor sitio que Dios tiene reservado para los santos en el cielo. Tuya siempre, tu "niña" que te quiere muchísimo: Concha.

    ResponderEliminar
  6. P.D. Hermanos, nos vemos en el Rompido mañana. ¡Adiós!. Concha.

    ResponderEliminar
  7. Estimados Doña Lourdes, Don Celso:

    Y luego que los iluminados de turno nos vengan diciendo que la familia, como institución a todos los niveles, está en decadencia. Según estos desarrapados, no solo en decadencia, sino más bien en extinción, situación que para ellos es suficientemente justificativa del cada vez menor interés de nuestros gobernantes por incentivarla, por fomentarla. Tal vez no sea prudente discutir que ha podido cambiar el modelo, más alejado de lo tradicional o religioso, pero en suma, y desde la libertad de cada uno, la familia no deja ni ha dejado de ser el núcleo fundamental donde se forman, se forjan y se educan las personas, donde nos hacemos seres humanos, con la impronta que desde la fortaleza, el sacrificio y esfuerzo nos dieron nuestros padres. Cualidades todas que maduraron desde el firme espíritu de compromiso y que sin duda nos ha guiado siempre como ejemplo.

    Fíjense, casualidades de la vida, yo también pertenezco a una familia de ocho hermanos, una de mis hermanas también falleció y mi madre se fue al cielo cuando yo sólo tenía cinco años. Mi padre hizo doblete (de padre y de madre) y mis hermanas y hermanos tuvieron que madurar de golpe para poder colaborar en el cuidado y educación de los más pequeños. Qué curioso, aún casi sin haberla conocido, echo de menos a mi madre todos y cada uno de los días de mi vida y sin embargo no tengo en absoluto ningún recuerdo de que mi infancia y juventud fueran por ello traumáticas. ¿Dónde si no en una familia unida y con firmes convicciones pueden obrarse estos milagros que hacen que desde la tragedia que supone perder a una madre y luego a una hermana pueda llegarse a recorrer un camino de madurez, unión y fortalecimiento ante la adversidad?

    Al igual que ustedes, puedo decir que he sido y soy una persona inmensamente feliz. Primero en el seno de mi familia original, luego en la que, deber y ley, formé junto a mi esposa e hijos. Desde la humildad me siento en condiciones de manifestar, y me siento muy orgulloso de ello, que, a pesar de las inevitables épocas de austeridad, -las familias numerosas son hermanos que comparten ... decía mi padre-, pocas cosas me faltaron en lo material y todavía menos en lo espiritual . Mi padre fue un claro ejemplo de hacer fácil lo complicado. En lo espiritual siempre fue un hombre con un eminente sentido de la justicia, el equilibrio y la ponderación. Se afanó en transmitirnos esos valores, que muy por encima de lo tangible son los que perduran, los que permanecen. Las cantidades mensurables y las cualidades apreciables ....

    Veraneamos muy cerca de ustedes, en La Antilla. Desde toda la vida. Conocí aquella pedanía de Lepe cuando no era más que lo que se conocía como el barrio de los pescadores (todavía existente), cuatro bloques, el puerto del Terrón y dunas, dunas y más dunas .... Cuando estoy allí puedo ver la misma luz, la misma amanecida y los mismos atardeceres. Al anochecer disfruto observando desde mi ventana (es un piso alto) cómo el faro de El Rompido ilumina a lo lejos la desembocadura del Río Piedras. Mis recuerdos de veraneante niño se asoman y evocan las tardes de pesca en el Terrón, los largos paseos por la lengua del Rompido en tardes de marea baja, lugar encantador al que me llevaba uno de mis hermanos mayores, primero en vespa, luego en un primitivo citroen dos caballos. Tardes y noches en Cartaya, ya de chaval con la pandilla de amigos, paseos en bicicleta ....

    En fin, me ha encantado compartir con vosotros estas vivencias y recuerdos, que quisiera elevar como sincero homenaje a nuestros padres y hermanos, a los de ustedes y a los míos, en definitiva a las familias que dieron sentido a nuestra vidas.

    Un muy cordial abrazo.

    Fdo.: E.Caballero

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias D. Enrique y un saludo muy carñoso y muy cómplice..
    Lourdes.-

    ResponderEliminar
  9. Qué maravilla, Celso. Me ha encantado sobre todo, el relato de la llegada de tu padre al Rompido... es precioso.
    Decirte además, que llevaba una semanita y media sin pasar por aquí y tenía tarea acumulada... Sigue así, que da gusto leerte, que hace falta leer cosas así, tan cercanas y tan de verdad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. He regresado del Rocío y me he encontrado con la sarta de entradas familiares.
    Me encanta conocer otra forma de juventud tan lejana de la que yo viví y de la que en mi blog también hay detalles.
    Al final la felicidad la da el buen ambiente familiar, da igual si en un piso de Eduardo Dato o en una casa de vecinos de la Alfalfa.
    Cada día estoy más contento de haber recalado por tu blog, gracias por tus, o mejor vuestras, vivencias pues, aunque el blog es tuyo creo que perdería algo sin la colaboración de tus "mujeres"
    Un abrazo Celso y que sepas que otro año, para bien, se cumplio el milagro rociero.
    Fali Márquez. "No coge ventaja, ¡miarma!"

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias Fali "no cogé ventaja miarma", me alegro de tu buen Rocío, y gracias por nombrarnos, un beso...Las mujeres..

    ResponderEliminar
  12. Un fuerte abrazo Fali, me alegro de tu Rocío, yo este año me he limitado a cruzar El Quema con El Simpecado de Triana, tenía muchas gracias que dar y algun asuntillo de salud que necesita ayuda...
    No cabe duda que la familia "hace conciencia" y educa. Viva uno donde viva y en el pais que sea. El otro día vi en la tele un documental de un horfanato en La China... mejor no verlo...
    ¿Quien se atreve a decir que la familia (padre, madre, hermanos, abuelos, tios primos...) no es necesaría para la salud psiquica y física de los niños?

    Celso.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo5/7/11 09:57

    AFORTUNADAMENTE, HUELVA ES LA GRAN DESCONOCIDA.-
    Soy una Sevillana enamorada de Huelva.
    Es la provincia andaluza más al suroeste, el viento más claro del mundo. Hace fronteras con: Portugal por la preciosa Ayamonte, con su puerto caribeño a orillas del Guadiana y lonjas de pescado, enfrente tierras portuguesas, tiene Ayamonte sus calles antiguas, y como toda población porteña muchísimo sabor. Por el norte con Extremadura, pero antes hay que atravesar las tierras más bonitas que en mi vida he visto. El andévalo, árido, de colinas y lleno de jaras que le dan un olor especial, austero y minero, las inmediaciones del Río Tinto son una maravilla, nos tuvimos que parar y bajarnos del coche cuando descubrimos las minas a cielo abierto, enormes, el suelo completamente rojo, y un lago al lado de aguas turquesas, al fondo los picos de la sierra cercana..Y la sierra..no la hay más bonita, es chiquetita, desde Aracena hasta Aroche, y por el norte a la provincia de Badajoz, Cortegana, Cortelazor, Almonaster La Real, Jabugo, Paymogo....!qué belleza!, no la voy a explicar porque no sé..
    Por el Este, se conchaba con Sevilla, se tocan en plena campiña y comparten campos de cultivo, eucaliptos, olivos y vides.
    La campiña y el condado, Niebla y Gibraleón, fueron poblaciones importantes en su época, La Palma y Bollullos, tierra de viñedos y señoriales, Almonte..El Rócío, Rociana, Trigueros tierra de ganadería, Zalamea, Beas, seguimos bajando al sur, San Silvestre, Villanueva de Los Castillejos, El Almendro, Cartaya.....y el Mar.
    Desde Ayamonte a Mazagón y Matalascañas, es la Costa de la Luz, no hay otra luz...y no la hay..Es de mareas grandes porque estamos en un océano, de gente sencilla, de pesca sabia y de paisajes de ensueño. No hay humedad de más ni de menos, la justa, ni vientos molestos, no, ni lluvias excesivas ni sequias abrasantes....Las orillas de toda su costa son bosques de pinares..
    Celso no le cuentes esto a nadie que se van a querer venir.....Y a una hora...mi Sevilla..¿se puede pedir más?.. Pero tu calladito......
    Lourdes Pareja-Obregón.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. al final me vais a enganchar a este blog.
      qué bonito!!!esa es mi tierra, esa es mi sierra y mazagon mi playa ....pero por favor, calladitos si...que sigan sin descubrirla.
      http://www.youtube.com/watch?v=uyItb7NRiBA

      Eliminar
  14. Anónimo5/7/11 10:04

    Y la capital cercana y rosa, con un puente de los más largos de europa, debajo se juntan El Tinto y el Odiel y las marismas de los dos. Huelva en pleno centro huele a marisma, a paterita a fango y a gran ciudad elegante y señorial. Con sus cabezos de tierra amarilla y sus paseos tan bonitos, es una ciudad especial..... tiene el Menumento a Colón, sisi en Huelva es el Menumento y la Rábida choquera y preciosa....pero tu calladito...
    Huelva y su provincia son un todo....una maravilla al sur de España...
    Lourdes.-

    ResponderEliminar
  15. MARTA GARRIDO PEÑA, hija de mi prima hermana Marta Peña, nieta de la hermana de mi madre Carmen Lopez-Pazo, ha ganado el campeonato del mundo de vela en Japón. Viene del club de Punta Umbría y es una campeona. Felicidades Marta!

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.