Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

PRECAUCIONES VERANIEGAS

PRECAUCIONES VERANIEGAS y CONSEJOS DE BALDE.

Es mi obligación como médico y terapeuta, en estos meses que vienen entrando -los famosos Julio y Agosto- proporcionar a mi distinguida clientela bloguera, parientes, afectos, amigos y afines a Casos Clínicos, ciertos consejos y advertencias, con los cuales estoy seguro que ustedes se verán beneficiados en su salud física y psíquica y muy probablemente en su pecunio dinerario, de manera que al llegar el abominable septiembre encaremos con salud renovada, fortaleza mental y la cartera sin grandes destrozos, el proceloso paso ferroso por estos dos meses tan traicioneros.

Hogar dulce hogar. El primer consejo es que, si tiene la suerte de tener empleo, no deje usted de trabajar en estos dos meses, ¡Que no pida vacaciones que la cosa esta muy mala! No se deje usted llevar por la absurda tradición que nos obliga a hacer de corderos para el matadero todos los veranos, siguiendo el hormiguero humano que conduce al atasco seguro, al apartamento sofocante, al ruidoso concierto de la botellona nocturna, a las playas anegadas de bañistas sombrillíferos y obesos futbolistas areneros, a la cola del chiringuito ruidoso donde le servirán de malos modos unas sardinas torradas, cervezas calientes y tintos venenosos… para después darle una soberana estocada en las agujas de la cartera, suficiente para amargarle la siesta  ya de por sí caldeada por el colchón de goma-espuma plastificado que el propietario impone por si se le ocurre a usted mearse en la cama.
Es decir, si puede, no se mueva de su casa haga usted el favor. Pienselo: en el currelo todos los capullos de los jefes se han ido de vacaciones a tomar por culo y se trabaja relajadamente y sin agobios. Además seguro que en su pueblo o su ciudad hay magnificas piscinas de agua fresca, chiringitos estupendos con cervezas heladas, tintos de verano al gusto, sardinas asadas con paciencia, chocos y pescados fritos en freidurías de prestigio, acompañado de pimentadas y demás especimenes mucho más frescos que el de los chiringuiteros playeros. Todavía mas: tiene usted cines de verano con selecto ambigú, cines de invierno con aire gélido, aparcamiento asegurado donde vaya, las tiendas vacías, el cortingles de rebaja, la parienta satisfecha con el dinerito fresco de la paga…

¿Cómo? ¿Qué dice usted? ¿Qué me quede yo en Sevilla con to mis mulas? ¿Qué usted se va a Marbella al Don Pepe y luego en yate a Sotogrande a jugar al polo?

Bueno hombre, no se ponga así, que esto no va por usted… Esto son reflexiones que me hago yo a mi mismo, sin ánimo de ofender a nadie… son consejos de amigo, hombre, para los que estamos mas o menos igualados con las pagas y las trampas, con los chavales estudiando, con las letras de los coches, con las hipotecas… Usted vaya donde tenga que ir con su yate y disfrute… como si se quiere montar en globo… o bailar la jota en pelota…

¡Ah! ¿Ustedes también se cabrean?  ¿Qué quieren seguir veraneando en Agosto en Matalascañas/ Mazagón/ Punta Umbría/ El Rompido/ La Antilla/ Chipiona/ Sanlucar/ Rota/ El Puerto, etc? ¿Qué me den mucho por la retambufa, dicen? ¿Qué me vaya al mismisimo carallo? (Me lo tengo merecido por meterme donde no me llaman).

Bueno pues a la playa nos vamos todos, no he dicho nada, ¿vale? Nos vamos quince días o un mes donde podamos, para eso están las tarjetas de crédito de colores, para meterles caña en verano. Se paga luego poquito a poco y no se nota.

El sol. Sigamos con los consejos. Mucho cuidado con el sol. El sol quema muchisimo, hace verdaderos estragos en las pieles de nosotros, blancos incautos ciudadanos de pisos. Protegerse del sol es fundamental para no pasarnos media vida achicharrados y la otra media vida expuestos al melanoma. Las cremas protectoras son un camelo carísimo, solo protegen un ratito y se van con el agua de los baños y con las toallas. La mejor crema es una chilaba de algodón con su capucha y todo, o una camisa blanca de manga larga, o una toalla grande, siempre cubiertos con una mascota por favor… no se debe de ir a la playa sin mascota de verano.
Es de verdader@s gilipollas estar después de comer tirados en la arena al sol. Es la hora que más daño hace por dentro y por fuera Las playas deberían estar llenas de sombrajos (de esta tierra), con sus parras tupidas, sus búcaros, sus bancos de maderas… y una buena palangana en medio con nieve y sandía fresquita. Una sombrilla no sirve nada mas que para poner debajo la bolsa de las toallas y de las comidas… ¡A comer a casa hombre!

La digestión. La gente se cree que lo del corte de digestión es un bulo para amedrentar a los niños. Pues mire usted, el corte de digestión es mucho más frecuente de lo que cree, y casi siempre le sucede a personas adultas, casi nunca a los benditos chiquillos. Le suele acontecer a el típico playero metido en carnes que se lleva toda la mañana al sol, juega a las palas y al futbol en la orilla, aluego se hinca una caja de botellines mientras se mete entre pecho y espalda dos bocadillos de tortilla de papa, uno de bisté empanado, otro de mejillones en escabeche, medio melón y dos melocotones… y cuando esta completamente abufao decide darse un bañito, coge carrerilla y se tira de panza en el agua fresquita… el shock suele ser fulminante.

El dichoso barco. El mejor barco es el del amigo. Quien tiene un barco tiene un problema. Toda embarcación nautica es manifiestamente mejorable hasta la absoluta ruina de su dueño.
Todo el año en secano y durante quince días nos creemos que somos el Comandante Cousteau porque tenemos una lancha con más o menos caballos en la popa. Gasolina a destajo (aquí no hay límite de velocidad). Barcazo va barcazo viene. No respetan ni una sola norma de navegación por el sencillo motivo que la gran mayoría no tienen titulación y las desconocen o no saben que existe. Creen que por tener un barco en propiedad tienen derecho a navegar por donde quieran y como quieran poniendo en peligro la seguridad de sus tripulantes y pasajeros, la integridad de los barcos cercanos, la vida de los pacíficos bañistas… ¡Que vergüenza dan algunos por mucho barco que tengan! ¡Que ridículo mas grande! Mi consejo es que no se embarquen jamás con alguien que no acredite estar en posesión de la titulación pertinente y que tenga experiencia y practica suficiente para el manejo de la embarcación. Y que nunca moleste a los bañistas. Exíjanlo sin miedo.

El hijo de la gran piiiiiita de la moto de agua.  Yo me pregunto ¿es uno solo repetido o son varios clones, todos iguales? ¿Por qué tiene todos pintas de “Canis Marinus”? ¿No les entra a ustedes ganas de que se les escacharre la motonautica al primer acelerón que den entre bañistas y niños chicos, y se la tenga que meter por el mismo bu? ¿Por qué se permite este peligroso artefacto?
Pues no señores, no, los mamelucos de nuestros gobernantes van a seguir permitiendo que estos descerebrados a bordo de  un arma potencialmente mortal que puede alcanzar más de treinta nudos, se embalen por las orillas de nuestras playas y nos tengan con el alma en vilo durante todo el día. Mi consejo es que cuando sean testigos de que se este poniendo en peligro a alguien por culpa de las motos de agua, avisemos a la Guardia Civil o a Protección Civil denunciando a estos “jinetes” de mojones. La moto requisada y a pagarla enterita ¡Ojala!

Relajarse y disfrutar. Vamos a pasar un buen verano, relajados y tranquilitos, por favor. Sol y baños a primera y últimas horas del día. La chilaba fundamental. Todos los días un buen paseo, a comprar la prensa, a la plaza, a tomar un cafelito. No tirar el dinero donde no nos sirvan bien. A comer preferentemente a casita, mucho gazpacho y pescado azul, mucha fruta. La siesta es sagrada. Un remojón por las tardes. Ver muchas puestas de sol en bañador paseando por la orilla, en buena compañía. Acostarse mas temprano que tarde.

Y los libros. No se dejen atrás la lectura. A leer novelas, poesías, lo que ustedes quieran… pero vamos a pararnos un buen rato al día, en un sitio fresquito y cómodo a leer un buen rato… nuestras neuronas lo agradeceran.

P.D. ¡Viva la Cruz del Campo!




9 comentarios:

  1. BIEN DICHO HERMANO, el consejo está fantástico, hacedle caso de verdad. Yo ya lo pensaba hacer...debías poner ésto en sicosomático, que después cuando lo hago como tu dices más o menos al pie de la letra, me dicen que soy un poco rara.
    Y es que no, no me gusta demasiado la playa, ir en barco como mucho una vez, termino agotá y no sé porqué desorientada...no sé, me bajo del barco y parece que he llegado de viaje en avión, no sé que hora es, donde está mi familia, que tengo que hacer......como me llamo..(es broma, tanto no). Soy buena nadadora pero donde más me gusta bañarme es en la bajamar de mi casa, respetando obediente las imposiciones de las mareas lunares. No me gusta salir todas las noches por cohones (perdón), ni tengo dinero para hacerlo, muchos días me encanta quedarme a ver la tele en mi cama fresquita o leyendo....aunque se que hay que salir. La siesta no la perdono por nada, en la penumbra de mi salón, tirada en el sofá..me quedo frita, no no, la playa pa ustedes a esa hora, que sois los que os vais a freir de verdad.. cuando aprieta la caló..no moverse y a la sombra...es una regla de oro ancestral..
    Por la tarde me ducho (otra vez) y me voy a ver el atardecer al paseo, estoy con mi familia y amigos, la cervecita al fresco que no falte. Os deseo a todos y todas un buen verano, y que Dios nos ayude con tanta carretera, tanta agua y tanto gasto...ACORDAOS QUE ANTES QUE GUARDEMOS LOS BAÑADORES Y TODAVÍA CON CALOR, YA ESTÁN PONIENDO LOS TURRONES EN EL MERCADONA....Y ESTO ME HACE TENER ALTERACIONES VERDADERAMENTE SICOSOMÁTICAS.....HERMANOOOOOOOOOOOO..SOS.-
    Lourdes Pareja-Obregón.-

    ResponderEliminar
  2. Don Celso:

    Permítame el matiz. Lo considero importante.

    Echo en falta en su relato alguna recomendación que en forma de terapia nos pueda Ud. ofrecer para sobrellevar los efectos de esos conocidísimos personajes costumbristas conocidos como "Manolitos" de playa. Ataviados con sus correspondientes "shanclas" (o en su defecto deportivas "ribuc" con sus calcetines blancos gordos), su camiseta de tirantes enseñando pelo en "pesho" (o en su defecto camiseta de la selección, pero la genuina, la adidas con la estrellita de campeón mundial que cuesta 60 "pavos" en el "decalón"), sus bermudas tipo "piratita" y, cómo no, su "peaso" de riñonera colgada de la cintura, que les sirve para albergar el móvil, el paquete de "wiston", la cartera "tiesa" y las llaves del Seat León.

    Se les ve aparecer en lontananza, provistos (mejor cargados) con su sombrilla (o dos), veinte sillas de playa, la tienda de campaña, las mesas, la nevera con los botellines de curzcampo fresquitos ("nama que llegue me tomo doh o treh con mi compadre ......."), los cacharritos de los niños, incluido el balón hinchable de nivea ("er mah grande q,había en la tienda de Osohno") y la inigualable "asendía de loh Palasioh de cuarentisinco kiloh" debajo del brazo.

    Seguidos a corta distancia por la Chari (the genuine, rare and tipical Manolito,s spain wife), la suegra, "la vesina que m,e l,a traío para que no pase la pobre la caló tan grande que hase", el imprescindible perro raza caniche y los niños, portando "loh taperqüe" con las tortillas, y que cual capataces semanasanteros les van guiando el camino por las dunas hasta llegar al sitio fijado, luego de tropezar con mil y un veraneantes que se ha encontrado por el camino.

    "Na ma llegá", suelta los trastos, pincha sombrilla, monta tienda campaña y mesas, me tomo dos "peaso" de botellines rapiditos y "vámono que noh vamoh par chiringo, que me ehta ehperando er compadre pa pegahno un lamparillaso ...." Se les escucha por encima de todas las voces (prototípico de la raza auténtica de Manolito from Spain) y todas las conversaciones porque "loh Manolitoh" hablan "mu arto", normalmente de "furbo", suelen ser eruditos y entendidos en casi todas las materias (y así lo ponen de manifiesto).

    Bueno, Don Celso, sin acritud ni malintención, y sólo con el ánimo de echar un ratillo de broma, quedo impaciente de recibir sus oportunísimas recomendaciones.

    Como siempre le envío un fuerte y cordial abrazo.

    Fdo.: E.Caballero

    ResponderEliminar
  3. Muchas risas y muchas gracias Don Enrique, que es un entremés de los Quintero lo que ha escrito con tanta verdad y tanto salero...
    Así es, así somos, así nos vemos, así nos ven, así dejamos nuestros recuerdos en las playas: basuras, que no recogemos, botellines tirados , paquetes de papas, latas de refrescos, chucherias varias, colillas, el bombom helado, mas colillas, el tapon de las botellas de guisqui, el paquete de pistachos, la cáscara de la asandía (eso déjalo ahí que es ecológico --> incultura máxima)... ¿Que quiere usted que le diga, amigo?

    ResponderEliminar
  4. Seguiré todos los sabios consejos que pueda de la ristra aunque al no ir a la playa muchos me evitaré.
    Lo que no puedo dejar de usar, como dice D. Enrique, es la riñonera (que no sé por qué se llama riñonera, si todos nos la ponemos encima del "malegro")y os calcetines blancos gordos. De ese placer no me privo por nada.
    ¡Viva!
    Fali Márquez

    ResponderEliminar
  5. !!Viva!!..., hay que arte Fali Márquez..
    Lourdes.-

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5/7/11 19:19

    precisamente por estar tomando todas las precauciones que pones anteriormente, no tengo tiempo de meterme en el blog, !Pena!, así que tendré que seguir relajandome, tomando el sol, pasear en barco,...... todo tomando nota de todo lo que dices,
    espero ponerme al día en septiembre, besos a todos y buen verano!!!! concha y sierra

    ResponderEliminar
  7. OOOLEEE Don Celso.

    Gonzalo Viguera.

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.