Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

EL BOTONCITO DIVINO

No sean ustedes mal pensados y quítense de la cabeza lo que están pensando, que no me refiero a zona anatómica alguna. 


“Me vengo a referir” a el mágico botón que, según mi teoría, Alguien a tenido que usar tres veces tres para que estemos como estamos y para que yo pueda teclear mis reflexiones tan ricamente tumbado en mi sofá iqueeño mientras me entra el fresquito poniente de la ría por la ventana.

Me explicaré –si tengo suerte- lo mas breve y simplemente que pueda.

1º botonazo. De manera que no había nada de nada (La Nada), ni espacio vacío, ni dimensiones, ni continente ni contenido, ni tiempo medible, no corría el segundero ni “pasaba” el tiempo porque no estaba activado, no existía la existencia: Nada.
Pero de pronto hubo una gran explosión que estaba “contenida” en algo que previamente no existía, los científicos le llaman a esta paradoja absurda una “singularidad”. Es decir, de la Nada pasamos al Todo, entendido este Todo como la creación súbita de tiempo, espacio y energías varias (cuanticas, gravitatorias, electromagnéticas, etc) para que en una milmillonésima de trimillonesima de segundo después de el “estallido” y la inauguración del Todo, comiencen a formarse el Espacio y a transcurrir el Tiempo originandose la Masa y el Universo que conocemos y vemos a diario a nuestro alrededor, todo perfectamente explicado por las Ciencias: matemáticas, físicas, químicas… no se necesita la intervención de ser superior alguno para explicar todo lo sucedido desde el “Big Bang” (Gran Explosión) hasta ahorita mismo.
Dice el científico de Stephen Hodking que no es necesario la existencia de alguien que apriete el botoncito de arranque del Gran Estallido, del inicio de Todo. Yo pienso que sí, y al que apretó el botón por primera vez para poner en marcha la Gran Explosión, yo le llamo Dios.

2º botonazo. Como muy bien explica más abajo mi hermana Lourdes, tan solo ha sido cuestión de Tiempo y de ordenación del Caos por las Leyes Universales, para que un minúsculo planeta de una de los millones de galaxias del Universo desconocido… aparezca Vida. Primero organismos sencillos unicelulares, bacterias procariotas, eucariotas, después organismos pluricelulares, plantas, renacuajos, anfibios, animales, homínidos... Es decir que nazca yo. Porque yo estoy aquí dale que te pego al magín y a las teclas de la Mac. Y ustedes están hay leyendo estas reflexiones (vamos, creo yo…).
Todos los científicos del mundo actual –aunque no lo hacen público- están participando en una carrera contra el reloj para ver quien es el primero que es capaz de crear Vida en el Laboratorio. De modo que, como actuales Frankensteins, mezclan en probetas aminoácidos, cadenas de ADN, nutrientes, calores y humedades, energías y chispazos… pero no, nanai de la china, la Vida no aparece en el laboratorio ni por casualidad. Imposible.
Creo que Dios toco el botoncito mágico por segunda vez cuando se dio cuanta de lo bonita que se estaba poniendo La Tierra, con sus mares, sus continentes, sus volcanes, y dijo: Vamos a ver que pasa si creamos un poco de Vida en esta jardin…
Y una vez que le dio al boton y dejó crecer a la primera célula, ya vino todo lo demás rodado. Una célula se convierte en dos sin la ayuda divina, dos en cuatro, cuatro en ocho y así sucesivamente. La adaptación y la especialización y mucho tiempo han hecho crecer a infinidad de formas de vida diferentes. El planeta que llamamos Tierra esta repleto de Vida. Plantas, insectos, peces, animales terrestres. Todos evolucionando y adaptandose al entorno, perfeccionandose para mantener  cada especie en equilibrio con los demás seres vivos, una verdadera maravilla, pero perfectamente explicable por las Ciencias Naturales, la Fisiología, La Botánica, La Bioquímica…

3º botonazo. Una de estas especies animales era una clase monos salvajes que luchaba por sobrevivir igual que todas las demás. Como buenos animales que eran, se mataban los unos a los otros sin el menor atisbo de remordimientos, se reproducían por instinto todo lo que podían, y mataban a otros animales para alimentarse. Así llevaban millones de años.
Pero me imagino que Dios quiso experimentar y apretó el botoncito por tercera vez, inyectando en esos monos homínidos algo que hizo a esa especie animal diferente de todas las demás. Y los homínidos comenzaron a pensar, a reflexionar, a tener juicio, a amar y odiar, a reirse y llorar, a tener conciencia de su Ser.
Esta distinción especial solo se ha dado en una especie (o como se diga): en lo que conocemos como El Hombre. Todos los demás animales siguen estancados en su evolución, sin tener el más mínimo atisbo de alcanzar la diferenciación impresionante que ha alcanzado el hombre en tan escaso período de tiempo. De hecho hemos sido capaces de crear Idiomas, Literatura, Filosofía, Ciencias, Artes, Tecnologías, Medicina, … aunque como buenos animales nos seguimos matando los unos a los otros.
Lo que tenemos que tener claro es que una vez que Dios le dio al botoncito por tercera vez para inculcarle a El Hombre esa cualidad que lo hace diferente del resto de los animales, llamemosle Alma o Conciencia o como ustedes quieran, la huella que dejemos de nuestro paso por la Tierra, nuestros actos, nuestro quehacer diario, es única Responsabilidad de cada uno. No somos marionetas, no somos objetos manejados por otros (robots), somos Personas Libres, totalmente responsables de nuestros Actos.
El Hombre como responsable de sus actos, decide entre varias opciones y reflexiona según los resultados obtenidos. Es consciente de la Vida y la Muerte. Siente Amor y Odio. Tiene un cerebro superespecializado, padece sentimientos no atribuibles a la función de ningún órgano conocido: se enamora, se entristece, se arrepiente, se alegra, ríe, llora, decide, elije, piensa, actúa libremente, controla los instintos, se adapta, se organiza, piensa en después de la muerte, filosofa, escribe Cuadernos de Casos Clínicos…

… para que ustedes me ayuden a comprender mejor mi paso por la Vida.

Muchas gracias.



Mi hermana Lourdes escribió:

CON SUERTE, OCHENTA VUELTAS ALREDEDOR DEL SOL.-


El chispazo de salida del origen de la vida más primitiva, es asunto que todavía trae de cabeza a los científicos más estudiosos.
Una vez iniciada ésta función biológica que llamamos vida, nacer, sobrevivir, procrear y desaparecer, los estudios están muy completos. Se conoce el ADN rizado y de colores que van desenroscando, y las funciones biológicas y químicas de los organismos, y la organización de los órganos, pero el detonante primario es más complicado.

Vivimos en una roca acuática donde sobresalen algunos fondos marinos, continentes, islas y volcanes furiosos que apaciguan la ira interna de la piedra. Es redondeada como una manzana, achatada por los polos de nieve...¿de que iban a ser sino?..., y es por la fuerza de la gravedad, que es una propiedad que hace que los cuerpos celestes, mientras más tamaño tengan más se juntan sus puntos entre sí ordenadamente, hasta dejarlos redondos,....o algo parecido, así que nuestra roquita tiene la suficiente gravedad para redondearse, pero no perfectamente...no es lo suficientemente grande…
En su gira solar que dura un año, hay modificaciones en el clima, porque la manzana terrestre que Eva mordió en el paraíso, está levemente inclinada sobre su eje central, por lo que se crean las estaciones meteorológicas, el verano achicharrante, el otoño sereno, el invierno callado y la primavera brillante.

Tenemos además la suerte o la desgracia que nuestra roca acuática, está a la distancia justa del Sol, por lo que el agua ni se congela ni se evapora, se mantiene en liquido estable produciendo, con la ayuda de la meteorología, lluvias y nieves, vientos y calmas, exhala un continuo suspiro de oxigeno a la atmosfera y crea un ambiente propicio para que de alguna manera alguna vez surgieran las amebas, los peces y pájaros, las plantas que poblaron la tierra, los dinosaurios, los lobos esteparios y un señor de Lepe.

Y aquí estamos todos, navegando y girando por los espacios vacíos, unas veces más contentos, otras más tristes, con nuestros asuntos y desvelos, mientras, con suerte, completamos las ochentas vueltas de rigor...


DIOS NOS AYUDE EN EL CAMINO, Y A DISFRUTAR MIENTRAS PODAMOS....VAAAAMOOOOSS..




10 comentarios:

  1. Anónimo3/7/11 18:44

    Celso, sin ver esta página nueva, he escrito unas reflexiones en la página anterior "La Tata Remedios", que creo que también las podría haber escrito aquí.
    "El botoncito Divino", para mí, y diga lo que diga el cientifico inglés, es algo que se nos escapa de la ciencia en general. Es una intuición, algo que se percibe o se quiere percibir, y ya sabemos, que cuando una cosa -siempre que sea buena- se desea con todas las fuerzas del universo, casi siempre termina por ser una realidad. Yo no soy científica. Voy casi todos los días a la compra con un carrito para no cargar con mucho peso, pero eso no me lo quita nadie de la cabeza. Ni que decir tengo que con todos mis enormes respetos para la ciencia en general que hace un bien inmenso a la humanidad. Concha.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/7/11 19:45

    REFLEXIONES.- Vivimos el final de una Era. De eso estoy segura. Empezamos con la prehistoria: Paleolítico y Neolítico; después la Edad de los Metales, en la que el hominido dejó de ser trashumante, se instaló en un sitio adecuado -con buen clima y cerca de algún rio de agua dulce- y cultivó la tierra, y mucho antes había descubierto el fuego para calentarse y cocinar las piezas de caza. Las distintas religiones y civilizaciones (impresionante los egipcios con sus pirámides y sus cálculos matematicos y arquitectónicos); el poderoso Imperio Romano (en medio del cual nació un Niño en Belén de Judea, y vivió treinta y tres años en Nazaret); la interminable y oscura Edad Media, con sus místicos maravillosos, y como final de la misma el descubrimiento de Ámerica, con sus luces y sombras como todo en la vida. Hemos vivido el final del comunismo, del cual la historia ha demostrado que éste no era la solución ni muchísimo menos. Las dictaduras ya no tienen -afortunadamente- ninguna razón de ser. Desgraciadamente tenemos un continente: África, que se muere de hambre y enfermedades, así cómo otros lugares de la tierra. En el mundo civilizado y democrático, tenemos muchos problemas: paro, crisis económica y de valores, etc. Yo creo que hemos llegado a un punto, donde la misma vida nos está pidiendo una reflexión a gran escala. Los siglos de Oro; también llamado Renacimiento: siglos dieciséis y diecisiete, trajeron consigo un despertar de la humanidad adormecida durante muchísimos años, y a pesar de mi poquísima cultura histórica, si sé con seguridad que ésto sólo fué a través de dos cosas: el arte y la cultura. No estemos tristes porque hayamos preparado a nuestros hijos maravillosamente bien y ahora nos encontremos con esta crisis, porque no tengo ninguna duda de que sus preparaciones nunca serán en vano. Decimos que son la generación mejor preparada desde la posguerra, y es la verdad, pero esto nunca va a caer en saco roto. Ellos no son en absoluto una generación perdida. Ellos son un renacimiento. Sus educaciones, conocimientos y preparaciones, perdurarán generación tras generación, y todas éstas cosas buenas que hemos ido escribiendo en este blog todos nosotros, tansmitidas por nunestros padres, se las hemos inculcado a ellos con creces, así que lo que tenemos que hacer es -todos los que aquí hemos escrito y la mayoría de las personas que nos leen- sentirnos orgullosos de la generación que hemos legado con nuestro esfuero y sacrificio, a pesar de las crisis, a pesar de todas las cosas que cada día vemos en los medios de comunicación y que sólo nos sirven para entristecernos más y más (guerras, terrorismos, injusticias sociales, etc.). Pienso que las personas, como yo, que hemos nacido en la década de los cincuenta, tenemos mucho mérito, porque hemos hecho una generación con una mentalidad del siglo veintiuno, cuando nosotros heredamos una sociedad con mentalidad del siglo diecinueve, y a la vez nuestros padres, tienen el enorme mérito de haber sabido adaptarse -a pesar de sus edades- a los cambios tan grandísimos que se han producido en tan sólo treinta años. No lo dudemos, éste es el final de una Era y el principio de otra, y ésto sólo y exclusivamente se debe al mérito del pueblo llano, o sea al nuestro, y no al de los politicos, que (salvo pocas excepciones) no han hecho más que entorpecer nuestro inmenso y fructífero trabajo. Las personas como mis padres, mi tata, mis hermanos y mi familia entera, a los que valoro y conozco muy bien, me sirven de argumento para todas éstas reflexiones verdaderas que ahora y hoy me hago. Concha Pareja-Obregón López-Pazo.
    3/7/11 18:17

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/7/11 22:33

    LOS BOTONCITOS MÁGICOS ORGÁNICOS NO SON DESDEÑABLES EN ESTA PÁGINA....NOS MUEVEN A REPRODUCIRNOS Y MUCHAS VECES A VIAJAR A LAS ESTRELLAS Y A LA LUNA LUNERA SIN MOVERNOS DE CASA....
    NO DEJEMOS DE HACER ESTOS VIAJES ESTELARES MIENTRAS EL CUERPO AGUANTE...
    YO..TU..EL OTRO Y LA OTRA...!!VIVAN LOS VIAJES ESTELARES!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3/7/11 23:22

    ¡Y VIVAN!. Concha.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3/7/11 23:42

    Si;pero, no olvides lo que dijo el zorro : "He aquí mi secreto, que no puede ser más simple : sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos" y para la inteligencia diria yo. Lo esencial solo se ve con el corazon.


    Saludos....Felipe

    ResponderEliminar
  6. Hace tres días, escribí en esta página unas reflexiones, diciendo que creo que estamos en el final de una Era y en el principio de otra. Escribí que pienso que estamos -Dios lo quiera- empezando lo que yo llamo un nuevo Renacimiento, y expliqué que el de los siglos de Oro (dieciseis y diecisiete) se produjo a través de dos cosas: el arte y la cultura. Ahora, en el siglo veintiuno, creo que habría que añadir una tercera vía: la vida espiritual. Como comprenderéis, mi respeto por todas las creencias, no creencias y dudas, son infinitas, pero pienso que tener una vida espiritual, cada cual de la forma que más le llene, y cultivarla y enriquecerla, es algo fundamental en estos tiempos que vivimos. Personalmente rezo mucho, tanto en mi casa como en los Templos que me gusta visitar, y esto me dá una paz y una serenidad grandísimas. La vida es muy difícil, y afrontarla es complicadísimo, por eso mismo creo que el mero hecho de tener una referencia, ahora que tan pocas nos ofrece la sociedad actual, es muy necesario y reconfortante. Vuelvo a decir, que todo esto lo digo con el total respeto a todas las creencias, no creencias y dudas, tan legítimas como mis reflexiones.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6/7/11 09:33

    Ah!, aunque esté un poquito lejos de nuestra tierra: ¡Viva San Fermín!. Concha.

    ResponderEliminar
  8. Cuarenta y dos años de compañía, puntual como la luna poderosa, amiga siempre bienvenida y dolorosa, sabor de metal, mancha de rosa.
    Culpable de muchas angustias y llantos sin sentido, se rompen las entrañas y con el dolor herido vuelve la paz a mi compaña.
    Dos veces no viniste, dos veces te perdí, dos veces fuí feliz, dos veces renací, dos veces con tu ayuda los gesté, dos veces tuve lo mejor de mí.
    Y en éste preludio que ha sido tan duro, seis lunas sin aparecer, mi cuerpo se retuerce en un calor oscuro, en la nueva vida que empiezo a envejecer.-
    LPO.-

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.