Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

LA PRUEBA DEL BAÑO. (Solo para hombres)

¡Qué difícil es superar la Prueba del Baño con entereza y dignidad! Pocos, muy pocos de nosotros -pongamos de más de cuarenta años- superamos (siquiera raspando el aprobado) la maldita prueba del baño en la playa. Yo diría que en circunstancias habituales casi todos suspendemos ante nuestras examinadores, que no son ni más ni menos que todas aquellas personas hembras y varones que nos rodean y disimuladamente o no, nos observan minuciosamente.

Me explico:

Durante todo el año vivimos disfrazados permanentemente con ropajes a medida que nos estilizan y ocultan nuestra verdadera fisonomía.

Escondemos la alopecia traicionera con sofisticados peinados que fijamos con unguentos y lacas. La cuidada barba de tres días disimula la papada oculta tras la corbata de seda. La camisa holgada y algodonosa cubre michelines y lorzas adiposas, remetida por dentro del pantalón a medida (de nuestro abdomen). La chaqueta abrocha perfecta entallando el conjunto. Los zapatos con alza interna estilizan la figura. Por supuesto los aditivos son importantes: las gafas progresivas de leer son de carey, el pañuelo sobresaliente del bolsillo y conjugado con la corbata, el reloj de marca que marca las horas con distinción… ¡este hombre tiene que tener éxito y caudales con toda seguridad! ¡Mira que cochazo tiene!

La Prueba del Baño. Venga, que nos vamos a la playa. Hay que ponerse el bañador y darse un baño en el mar: caminar hasta la orilla, entrar en el agua, zambullirse, nadar un poco y salir airoso.

En las playas nos podemos encontrar tres especímenes bien diferenciados:

1. Pasota Feliz. Impresiona su desfachatez y su seguridad. Lleva camiseta de baloncesto coloreada y gastada, unas tres tallas mas pequeñas de lo que le corresponde, con lo que se le marcan y realzan los groseros michelines como flotadores de goma que bailan al compás del bamboleo. Un bañador bermuda enorme, tres tallas por encima al menos, de colores chillones, que se le va cayendo mostrando la peluda raja del culo. Chanclas ruidosas. Gorra de béisbol con propaganda de Talleres Doblas. Es posible que lleve una toalla sobre los hombros. Y lo que de verdad le hace ser un verdadero Pasota Feliz: una riñonera en la cintura con un estuche de cremallera donde le cabe todo lo que precisa: el tabaco guiston, el mechero con el escudo del Betis, el librillo de fumar, la goma, las llaves de la furgoneta, las del piso de la playa, la cartera y el monedero…. Cuando tiene que meterse en el agua, hace un gurruño de ropa encima de la toalla, se queda en bermudas, galopa corto hasta la orilla sujetandose el bañador, salpica a todo quisqui y se pega un panzazo marsopal, indiferente a todos los demás bañistas. Llama a gritos a su parienta para que lo mire, flota como una boya, chapotea y sale del agua con la misma alegría con la que entró, luciendo carnes orondas, los pelos grasientos sobre la frente, el bañador por las rodillas y la autoestima por las nubes.

2. Profesional Preparado. En verano es el tío más feliz del mundo. Se lleva todo el año preparandose para estos impagables días con sesiones de rayos uva, el gimnasio machacador, peluquería unisex con manicura y pedicura previas. Ya en la playa, se pasea por la orilla ufano con el bañador de licra negro ajustado a las caderas y marcando paquete, los abdominales dominados, pectorales marcados, fornido y bruñido el cuerpo aceitoso. Es un paseo triunfal, cadencioso y majestuoso, sin mirar a nadie sabiendose observado y envidiado por todos. La entrada en el agua con seguridad y decisión, marcando el paso español, mojandose las muñecas con gesto experto y mergullendose de cabeza cual delfín que aparece y desaparece, las brazadas natatorias deportivas, un poco cursis, todo hay que decirlo… La salida es espectacular, mas sobreactuada si cabe que la entrada, con el pelo perfecto peinado hacia atrás, la mirada perdida en el horizonte buscando la minuscula toallita que descansa bajo la sombrilla, el agua resbalosa en su esculpida anatomía… pero no puede evitar un leve gesto traicionero, un inapreciable aletazo descuidado, plumazo no controlado e inapropiado… y sonríe satisfecho.

3. Nosotros Mismos. De manera que debemos dejar el traje, la camisa, los pantalones, los zapatos, las gafas, la gomina… y tenemos que ponernos un bañador e ir a la playa de moda a darnos un chapuzón, como esta mandado. No vale decir: “ A mi no degusta el agua y me quedo en el Club…” hay que, literalmente, mojarse. La piel blanca nacarina, el cuello corto y verrugoso, el pecho deslustrado, la barriga cervecera, el culo fondón, las piernas sin pelos por culpa de los calcetines ejecutivos… ¡todo va a salir a la luz pública! Intentamos ocultar nuestra anatomía el mayor tiempo posible con la camisa ancha y suelta, el bañador floreado, las Ray-Ban último modelo, la mascota Panamá, los nauticos Sebagos. Pero después de todo, llega un momento en el que hay que desnudarse y aceptar la cruel realidad: el bañito de los cojones. Con mucho cuidado nos despojamos de los zapatos, metemos dentro de ellos las gafas en su rígida funda, los dineros, las llaves del todoterreno, el IPhone o la Blackberry, nos quitamos el sombrero, la camisa cuesta más trabajo, pero hay que quitarsela también, la doblamos con cuidado que no se arrugue… hay que subirse el bañador de flores hasta el ombligo a la vez que metemos toda la panza que podemos y sacamos pecho. Todo el mundo nos mira descaradamente, ¡que vergüenza! ¿Porque no mirarán para otro lado? Tampoco estoy tan gordo… El trayecto hasta el agua es larguísimo… en algún momento tendré que respirar y sacar la barriga… Bueno ya estoy en la orilla, ¡coño, que fría esta el agua! Porqué tendré yo que venir a la playa, si no me gusta bañarme? Lo que yo quiero es estar en Sevilla comiendo tranquilito en El Espigón y pegarme luego una buena siesta de dos horas… ¿Por cojones me tengo que mojar! Bueno, cuanto antes mejor, ¡al agua patos! El chapuzón es tope y desaliñado, el aire no le llega bien a los pulmones, las olas rompen en su cara, el poco pelo se alborota todo en el mismo mechón dejando al descubierto la calva puñetera. La cadena de oro, que siempre puesta llevó, se ha ido para la espalda con las medallas. Que mareo más grande por Dios… La salida es terrorífica, dando tumbos, tropezando con los niños del cubito y la pala mientras intentamos poner en orden los cuatro pelos rebeldes, la barriga más gorda que nunca por los dos litros de agua salada ingeridos al intentar nadar, un alga verde como un moco pegada a la oreja… y Fulanita, la amiga de mi mujer a la que ahora le tiro los tejos me mira con cara de extrañeza… ¿Porqué será?... ¿Y el otoño, donde esta el otoño?

7 comentarios:

  1. HAY UNA CUARTA MODALIDAD.-
    ES UNA MEZCLA DEL "PASOTA FELIZ Y NOSOTROS MISMOS".
    PASOTA PORQUE NO LE IMPORTA NADA LA PLAYA NI LE MOLESTA LA GENTE QUE LE RODEA, ES FELIZ CON SU BLANCURA Y LAS PIERNAS MEDIO CALVAS...., AUNQUE EN EL PRIMER DESNUDO CON BAÑADOR OSCURO DE HACE AÑOS LO PASA MAL, PERO ENSEGUIDA LO SUPERA NO SIN ESFUERZO. LLEGA PASEA POR LA ORILLA INTENTANDO HACER SALUD, Y A LA VUELTA SE BAÑA SIN IMPORTARLE NADA LA MULTITUD PLAYERA Y HUMANA. NO GASTA RIÑONERA, METE LAS COSAS EN EL BOLSO DE CARREFUR DE LA PARIENTA Y YA ESTÁ. CONOCE SU CALVICIE DE CURA, PERO ESO ES LO DE MENOS, SOLO ESTÁ DISFRUTANDO DE UNA PLAYA LLENA DE GENTE, SABE DONDE ESTÁ, Y A LO QUE SE EXPONE, POR ESO AGUANTA POCO RATO, TIENE PACIENCIA CON EL PERRO DEL DE AL LADO Y LAS COMIDAS SOMBRILLERAS, SOLO LE MOLESTA QUE NO DEJEN BASURAS, Y ESTÁ ENCANTADO CON LA GENTE BULLICIOSA Y DOMINGUERA ( PORQUE SE VA PRONTO DE LA PLAYA TODO HAY QUE DECIRLO).
    NO LE GUSTAN LAS PLAYAS DE MODA, LA QUE LE COJA MÁS CERCA Y SI ESTÁ SOLITARIA MEJOR...SINO, AGUANTARSE TOCAN, JUSTO LA HORA DEL PASEO EL REMOJÓN Y SECADO, DESPUÉS ESTÁ DESEANDO IRSE A SU CASA A COMER Y DORMIR LA SIESTA. NO PERTENECE A NINGÚN CLUB, (NO A NINGUNO EN EL QUE ADMITIERAN A TIPOS COMO EL), SUELE IR A TOMAR CERVEZAS AL BAR DE LA ESQUINA DE SU CASA PORQUE LO QUE QUIERE ES UNA CERVECITA AL FRESCO, FUMA DUCADOS Y ES DEL SEVILLA F.C. TIENE BIGOTE, PINTA DE VIEJO PROFESOR Y SE LLAMA MANOLO DABRIO. AH, Y ESTÁ DESEANDO DAR UN PASEITO EN BARQUITA, UNA TARDE SERENA POR LA RÍA DEL ROMPIDO VIENDO ATARDECER......PA EL QUE LO QUIERA COGER..JEJE..
    Lourdes Pareja-Obregón.-

    ResponderEliminar
  2. ME HE EXPRESADO MAL....SOLE LE MOLESTA QUE DEJEN BASURA....Lourdes.-

    ResponderEliminar
  3. A y el gordo que se tira al agua con sus michelines groseros y su pelo grasiento, me cae super bien....solo tiene un defecto....que es bético.
    Un beso hermano......ya me conoces.-

    ResponderEliminar
  4. Buueeeenoo, el del alga colgando como un moco, también me cae bien....pero con el alga ¿eh?..Lourdes.-

    ResponderEliminar
  5. Jose Luis Fernandez24/9/11 21:34

    De cuando en cuando voy repasando tus artículos y leyéndolos con regusto, este me parece simplemente fenomenal.
    Estoy buscando el del soltero feliz, ese que te recomendó Felix Gonzalo, pero no lo encuentro.
    Un abrazo-

    ResponderEliminar
  6. Está en "Cuento Interactivo".
    Ponlo en el buscador que hay en el Blog.

    ResponderEliminar
  7. Jose Luis Fernandez25/9/11 09:37

    Gracias Celso.

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.