Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Jesucristo y yo.


JESUCRISTO
Lo conozco desde que tengo uso de razón. Me hablaron de El desde pequeño en mi casa, que estaba muy presente en retratos y crucifijos, y cada noche a la hora de rezar el “Jesusito de mi vida tu eres niño como yo, por eso te quiero tanto y te doy mi corazón, tomalo, tomalo, tuyo es, mío no…” que rezábamos diariamente con mi madre y mi tata antes de dormir además de las “cuatro esquinitas tiene mi cama y cuatro angelitos que me la guardan y me dicen: duerme y reposa y no tengas miedo de ninguna cosa…”
También las monjitas de la Sagrada Familia de mi barrio de Nervión que me enseñaron a leer lo hicieron prácticamente con el Catecismo en las manos, donde aparecian los dibujos de Jesus cuando era un niño y después ya de mayor con su cara de hombre bueno y luego con la cruz sobre los hombros para terminar crucificado mirando al cielo.
Entonces yo todavía (aún ahora…) no tenía muy claro la relación que existía entre Jesús, Dios, San José y el Espíritu Santo… todo lo tenía un poco liado en mi cabeza. Solo sabía que tenía que rezar al Niño Jesús que era como un amigo muy bueno y que “teníamos que quererlo mucho”.
Cuando me prepararon las monjas para la Primera Comunión, era tan infantil y tan inocente que creo que me tuve que inventar algunos pecados para confesarme… mentiras, desobediencias, palabrotas, etc, etc… Recibí la Comunión y empecé a ir a Misa todos los domingos, pero no me enteraba de nada porque no entendía el latín.
En Portaceli escuchabamos Misa diariamente, ya en español, y los curas me enseñaron Religión Católica a machamartillo durante varios años, pero también me enseñaron algo de Teología, muchas Ciencias (Matemáticas, Física y Química), Literatura e Historia, Geografía… De estos curas aprendí muchisimo y guardo en mi memoria muchos nombres de estos fenómenos vestidos de negro: a unos los recuerdo con alegría, respeto, agradecimento y cariño y a otros los recuerdo tan solo como profesores malencarados, malhumorados y pendencieros, siempre deseando castigarme por cualquier tontería.
Salí con dieciséis años de Portaceli siendo un chaval un poco inmaduro, pero con una gran curiosidad por todo y con ganas de saber cosas, de aprender, de salir de dudas, de preguntar. Creo que tenía una muy buena formación religiosa. Ni mucho menos era un capillita, ya empezaba a aburrirme en las misas de los domingos, a no entender las homilias… era más bien un “disidente” que me gustaba que me hablaran de que hacían los misioneros en Sudamerica y Africa mucho más que de los Obispos de mi tierra…
Ya entonces intuía que el Jesucristo que admiraba era el de los pobres, el de las misiones lejanas, el que andaba por los caminos descalzo ayudando a quien lo necesitase.
El cine, que siempre me ha gustado muchísimo, me hizo tener una imagen de Jesucristo muy holliwudiense: alto, delgado, guapo, de ojos claros y mirada apaciguadora, fuerte pero pacífico, tranquilo y reposado… no me importaba ver una y otra vez las películas históricas donde Jesús era protagonista: Rey de Reyes, Los Diez Mandamientos, La Biblia, Quo Vadis, La Historia Mas Grande Jamás Contada, Barrabas, y la más bonita y la mejor de todas: Ben-Hur, donde sin salir, Jesucristo esta presente en toda la película, es el Actor Principal.
Con el paso de los años, la Universidad, la llegada a España de la democracia, mi curiosidad cada vez mas acentuada, el ejercicio de mi profesión con sus momentos de cruda realidad, de vida-muerte a diario y al mismo tiempo observando la trayectoria de la Iglesia Católica durante todos estos años… no niego que han hecho que mis dudas con respecto a la religión católica apostólica y romana, sean cada vez mayores. Yo no digo que sean malos, solo pienso que si Jesucristo levantara la cabeza no le gustaría ver como esta montado el tinglado de las diferentes Iglesias que usan su imagen, sus palabras, que lo ponen por testigo de sus doctrinas, que lo utilizan como símbolo “divino” para justificar acciones y hechos que El nunca dijo ni hizo, ni diría ni haría.

Yo creo que Jesucristo existió. Dudo que fuera “concebido por obra y gracia del Espiritu Santo”, aunque creo en la Santidad de la Virgen María. Creo que su padre, José, era un hombre bueno, carpintero y entregado al oficio religioso, una especie de sacristán de ahora.

Creo que fue un niño normal y corriente que jugaba con sus hermanos y hermanas y que tuvo una niñez feliz y sana.

Creo que fue un chaval muy listo, intuitivo, inteligente, preocupado por adquirir conocimientos y estudioso de las Leyes y costumbres de su tiempo.

Creo que se interesó por las costumbres religiosas desde muy joven, que acudía (como otros muchos jóvenes de su edad) al Templo a escuchar las discusiones religiosas de los “curas” de su época.

Creo que su padre, seguramente al ver lo listo que era, lo mando “interno” a estudiar con unos eruditos que se habían recluido en las orillas del Mar Muerto (¿los esenios?) donde eran como los seminaristas de ahora, hacían voto de castidad, se dedicaban al estudio de las ciencias, de la medicina, a repasar y transcribir todas las tradiciones y escrituras antiguas, a la meditación filosófica y religiosa…

Creo que Jesús tuvo que dejar una huella muy profunda en sus compañeros, pues su primo Juan “El Bautista”, que seguro que estuvo alli “interno” con El, salió a contarle a las gentes, que el Dios que todos los hebreos-judios esperaban ya estaba entre ellos y que pronto lo conocerían.

Yo creo que Jesucristo se rebeló contra las injusticias de su tiempo, contra la incultura, contra la dictadura de los romanos o de los gobernantes de su tiempo.

Yo creo que se dio cuenta de la necesidad de cambiar el mundo injusto y beligerante en el que vivía, pero no por la fuerza de las armas y por cojones, sino por las buenas, predicando una nueva forma de vida mas justa, mas coherente, basada en la paz, en la justicia, en la cultura y la democracia, en el respeto, en acabar con el odio ancestral entre diferentes grupos religiosos… en el amor.

Creo que Jesucristo fue un hombre valiente, un tío con un par de cohones bien puestos, que le dijo a quien quisiera escucharlo que había que compartir, que perdonar, que olvidar las afrentas, que poner la otra mejilla para que acabe un conflicto, que educar con el ejemplo, que no somos dioses para estar todo el día juzgando a los demás, que matar es antinatural, que los pobres, los enfermos, los sin casa, las putas, los apestados… son personas con los mismo derechos y dignidad que los ricos y poderosos.

Creo que Jesucristo les pidió que no creyeran en falsos ídolos de cartón piedra, dioses falsos impuestos por los sacerdotes para asustar y recaudar fondos para los “enterados” (que siempre los ha habido y los habrá).

Creo que Jesucristo curó enfermedades, creo que hizo “milagros” con la ciencia que había adquirido, pero pienso que no era consciente de estar haciendo milagros.

Creo que comenzó a tener seguidores acérrimos y que formó a un equipo de buenas personas para que le ayudaran en su cometido, les llamó los apóstoles.

Creo que estas personas, los apóstoles, que eran en su mayoría pescadores, se encargaban del “caterin” en los discursos multitudinarios.

Creo que Jesucristo les habló de un Ser Superior, el Hacedor de todas las cosas, un Dios justo, tolerante, equitativo, justo, misericordioso… en contra de la teoría politeista oficial de entonces.

Creo que ha este Jesucristo empezaron a llamarlo “Hijo de Dios”, por creer sus seguidores que el Dios del que les hablaba lo había escogido a El y lo había enviado al mundo a dar testimonio de la existencia de Dios, de “su Padre”.

Creo que los dirigentes políticos de entonces se empezaron a mosquear cuando oyeron hablar de ese “revolucionario” que arrastraba a tantas gentes distintas hablando de justicia, de igualdad, de paz y de amor… y que “se creía el hijo de Dios”.

Creo que lo cogieron preso, que lo condenaron sin pruebas, que lo crucificaron hasta morir.

Creo que Jesucristo se dejó crucificar sin oponer resistencia, pero no se muy bien porqué.

Creo que, sin querer, lo convirtieron en un “santo” para sus seguidores.

Creo que Jesucristo no era consciente hasta el momento de su muerte de su Naturaleza Humana/Divina… quiero decir con esto que creo que en la cruz murió un Hombre.

Me cuesta trabajo creer que Jesucristo resucitara, que se les apareciera a los Apostoles y que subiera al cielo.

Creo en Jesucristo, en su vida, en su mensaje, en su ejemplo, en su paso por esta tierra, en la herencia magnifica que nos ha dejado.

Creo que yo hubiera intentado hacerme su seguidor si hubiera nacido en su tiempo.

Creo que debemos de seguir su ejemplo.

Creo en Dios.

12 comentarios:

  1. YO CREO EN DIOS Y EN TODA LA HISTORIA SAGRADA, CREO PROFUNDAMENTE, HUMANAMENTE, SENCILLAMENTE, CÓMODAMENTE, VITALMENTE PARA MI.-
    Necesito creer en Dios, tener fe y creo que EL me regala esa ayuda para vivir.
    No creo para después de la muerte, creo para mi paso por ésta vida.
    Me gustan las iglesias, sus silencios y recogimientos su paz y serenidad.
    Me acerco a Dios a través de las imágenes, de la música, del olor de las velas y de las flores, y también en mi interior en soledad o en bullicio.
    Creo en la Santísima Virgen María, en la fuerza del Espíritu Santo, en la comprensión del Padre y en la humanidad del Hijo....sin más, siendo un solo Dios verdadero.
    Creo en su resurección, en los milagros, en esos creo muchísimo, en la pureza de María hiciera lo que hiciera para concebir, y en su cargo de Intermediaria para nosotros y con su Hijo..
    Creo en los místicos maravillosos, en las palabras apaciguadoras, en la belleza de las oraciones y en su sencillez....
    "Levanto mis ojos a los montes, de dónde me vendrá el auxilio, el auxilio me viene del Señor que hizo el cielo y la tierra".
    Creo en las palabras del evangelio, mi preferido, Las bodas de Caná.
    Me encantan los místicos artistas, San Juan de La Cruz, San Agustín y otros.
    Santa Teresa de Jesús decía.."Vivo sin vivir en mi, y de tal manera espero, que muero porque no muero"..
    EN TODO ESTO CREO.....SIN MÁS.
    LA IGLESIA Y SU CLERO SON OBRA HUMANA, Y COMO TAL SE EQUIVOCAN, LO COMPRENDO...A VECES..
    Lourdes.-

    ResponderEliminar
  2. Pues otra vez tengo que deciros AMEN a ambos, a Lourdes y a ti.
    Si bien unas ligeras discrepancias: Yo creo que la Virgen, efectivamente fue la madre de Dios, pero que su Concepción fue normal, como la de cualquier mujer. Que San José no fue P.P. de Jesús sino padre efectivo y verdadero. Por lo tanto, de esto anterior, se puede deducir que no creo en la virginidad de la Virgen María; y si por contra que María concibió, gestó y parió a su Hijo como cualquier mujer y de ahí su Grandeza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. NO COGÉ VENTAJA MIARMA....AMÉN.-
    Lourdes.-

    ResponderEliminar
  4. GOOGLE, AVE MARÍA DE SCHUBERT....UNA DELICIA..UNA MARAVILLA..

    ResponderEliminar
  5. Mt 16,13-20.
    ¿Quien dice la gente que soy yo? : la gente dice que eres un tio cojonudo,que ayudas y te preocupas de los debiles y enfermos,que das de comer al hambriento y de beber al sediento, que estas del lado de los pobres y no de los poderosos, que haces milagros y sanas a la gente, que eres un guia espiritual de primera fila, se asombran que siendo hijo del carpintero Jose hables asi de bien.Dicen que debes ser otro de los profetas.

    y Jesus les dijo y vosotros quien decis que soy? a lo que Pedro le contesto: Señor Tu eres el Mesias,El hijo de Dios vivo, el mismisimo Dios hecho hombre que morira en la cruz por nosotros y Resucitara a la vida eterna.
    Pedro; dijo Jesus, esto no lo has sacado de tu mollera sino que ha sido el mismisimo Dios el que ha hecho que puedas llegar a conocerme autenticamente.

    Saludos....Felipe

    ResponderEliminar
  6. SI SEÑOR, MUY BIEN.-
    Lourdes.-

    ResponderEliminar
  7. Muy bien contado.
    Muchas gracias por ilustrarme un poco más.
    Eso es lo que yo necesito, claridad y sencillez.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo4/9/11 20:48

    Mateo 1-(1-16)
    Genealogía de Jesús.
    Hijo de David, hijo de Abrahan que engendró a Isaac, este a Jacob, Jacob a Judá, Judá a Tamar, Farés a Esrón...y después de muchos más...Matán a Jacob, que engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.
    Sacad conclusiones, yo creo que Celso está en buen camino. "La historiadora"

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5/9/11 01:54

    Primo, vuelve tu prima del veraneo.
    Bonita la historia de tú Cristo,las creencias de Lourdes me encantan. Conclusión que saco es que somos creyentes. Leo atentamente a MIARMA.. me parece que en tiempo de Pentecostés era de "Viva la Virgen del Rocio". Fiel a sus palabras debería decir -Viva Rocio-
    Me quiero explicar.- Yo soy católica, muy imperfecta, muy pecadora, muy de tó, pero católica. Es dogma de Fe de mi religión la virginidad de la madre de Dios. Sólo se me ocurre preguntaros ¿Creemos en que Dios es el creador del Universo?, ¿en los milagros? ¿Creemos en algo o nó? Es que me líais. Repaso MI Dios.- La Teoría de las cuerdas... Pués sí creemos.O eso es lo que habéis escrito. Entonces, no creo que nos sea tan difícil creer que el creador del Universo entero, no pudiese crear un ser en el vientre de una mujer para mandar un hijo suyo al mundo.Yo creo y quiero creer, y a eso creo que se llama Fé. Y si no se cree, pues perfecto, pero no se puede vivir diciendo ¡¡vivas a las virgenes¡¡ y siguiendo pasos y procesiones y despues decir que Cristo era hijo de un carpintero y la virgen no era virgen, y me destrozan en tu blog todos mis dogmas de fe de mi religión. Y yo estoy mayor y me hago un lio. Primo,TU HAZME CASO, que Jesucristo era HIJO DE DIOS, y hacía milagros a punta pala,curaba leprosos, resucitaba a su amigo, convertía el agua en mostito del Aljarafe, y su madre Maria, era Virgen.Tu Virgen de Portacoeli, o tu Virgen del Rocio, tu VIRGEN. Y como quien no cree en esos pilares tan importantes no es católico pués nos quedamos sin iglesias católicas (Que son muy bonitas todas) y sin comuniones y sin peticiones y sin cura para confesar, nos vamos a una iglesia protestante o de testigo de Jehova o Evangelista o no vamos a ninguna. Y entonces que hacemos primo, ¿A quién le vamos a rezar nosostros a estas alturas? Pero no podemos estar en misa y repicando... Quiero seguir creyendo que Dios eligió a María entre todas las mujeres para milagrosamente concebir a Cristo. Me gusta creerlo. Me gusta decirlo. Y así debo contarlo por si alguien tiene a bien creer conmigo. Necesito tener mis creencias y quiero que si me pongo mu malita un cura me de la comunión y la extremaución y todos los oleos que pueda y que todos os pongáis a rezar por mi.Por muy criticado que haya sido el cura en su pueblo, que venga por favor.Porque creo en la vida después de la muerte. Y eso es gorda responsabilidad. No sé si me he explicado, pero después de leer hoy tu blog, voy a ponerme a rezarle al Espíritu Santo para que me mande más Fe, que es lo que nos decían los curas cuando eramos chicos que había que hacer ante las dudas.¡Es que escribes muy bien, pero no lo que me cuenta la biblia ni los evangelios, ni los seguidores de Cristo que se dejaban comer por los leones defendiendo sus creencias¡ Primo, si en este blog, nos echaran leones... nos quedábamos sin un cristiano seguro.(ESTOY SEGURA QUE YO LA PRIMERA EN IRME).
    Me has dejado un Cristo que como personaje histórico es muy bonito, pero sin condición divina, humano total, con un padre bonachón y él un revolucionario.Una mezcla de Guevara y un superdotado cualquiera como los de hoy.Y si no tenía condición Divina, no le puedo rezar,ni pedir ni ná, y a mi me gusta creer que Dios hecho hombre vivió entre nosotros.
    . Me has destrozado el Credo. Me has dejado sin religión... y claro te tengo que preguntar si la virgen del rocio ¿Es un ídolo falso de cartón piedra? ¡¡¡que lío me he hecho leyéndote
    ¡¡¡ Por favor no me hagas pensar mucho encima de que se acabó mi veraneo. Besos. rp.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo5/9/11 11:39

    Yo también vuelvo de mi veraneo y cuento lo siguiente: Ayer Domingo por la mañana, sentí la necesidad de tener una unión con mi Dios; con el Dios en el que yo creo que es Jesús de Nazaret y en Su Madre La Virgen Maria. Como también creo en los Santos, me fuí a Sor Ángela de la Cruz porque lo necesitaba. Al llegar comprobé que faltaban cinco minutos para que empezase la misa de las diez y media y decidí quedarme. Fué en la capilla grande, la cual se comunica con la pequeñita donde está Sor Ángela, y que yo conozco perfectamente de tanto ir. La misa fué una preciosidad. Las monjitas, desde el coro, iban cantando algunas oraciones con voces angelicales (lo que ellas son; ángeles) y el silencio y el recogimiento de las personas que estábamos allí era sobrecogedor. Al llegar la Comunión, se formaron dos filas; en una la iba dando el sacerdote y en la otra una de las Hermanas (por cierto, muy mayor y bajita; para mí que me la dió Sor Ágela). Al terminar dicha misa, entré en la capilla de Madre -como ellas la llaman- y me arrodillé con devoción. Al levantar la cabeza y mirar por encima del Altar, ví las dos Imágenes que siempre están allí: Jesús de Nazaret Crucificado y para mí Dios mismo, y a Su lado, Su Madre, La Virgen de la Salud; La Virgen Maria. Debajo, en la Urna del Altar, Madre Angelita, como a ella le gustaba que la llamaran. No soy de misa los domingos; voy cuando -como ayer- lo necesito, que es bastante a menudo, pero me gustan las misas recogidas y sin muchas personas porque yo rezo así mucho mejor. Respeto todas las formas de creencias y de no creencias; las respeto profundamente, pero yo necesito este tipo de vida espiritual para vivir. También creo en los milagros, por eso mismo creo en el milagro de la Virginidad de Maria, Madre de Dios (el mismo Dios al que tantas y tantas personas como las hermanas de La Cruz dedican su vida entera), y creo que Jesús de Nazaret era, es, Hijo de Dios y de una Mujer llamada Maria; La Virgen Maria, de la Salud, del Rocio, de La Paz, del Carmen....Y si todo esto me ayuda a vivir con más paz y a ser más feliz, ya se está cumpliendo uno de los principales objetivos de la religión: estar bien espiritualmente para intentar dar a los demás ese mismo bienestar. Con todos los respetos del mundo. Concha.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo5/9/11 12:57

    QUE BIEN ESCRITO Y QUE BONITO TODO.-
    Todas y todos los de ésta familia creemos profundamente...muchísimo...ahora bien, si a mi me ponen un león por delante soy capaz de ponerme la túnica azafrán pelarme al cero y decir que soy budista...o que creo en el Dios o en los dioses que quieran los dueños del león, o si no creen en ninguno, pues ninguno....
    A mi el león no me come.....y cuando haya escapado del león y me dejen en paz,....me rezo dos Rosarios enteros....que es lo mío y en lo que creo...¿será por decir embustes...?
    Lourdes Pareja-Obregón.-

    ResponderEliminar
  12. PLEGARIA: Dios mio, te pido ahora muy especialmente por nuestro amigo A.G. y su mujer M.A. Están en Pamplona, donde él ha sido operado y se está recuperando. Está muy malito aunque en vías de mejorar. Con toda mi fé: Concha.

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.