Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Sevilla FC.


Desde que nací soy Sevillista por la Gracia de Dios. ¿Que quieren ustedes que sea si he nacido casi dentro del Estadio? Desde pequeño, al mirar por la ventana de mi dormitorio, al asomarme al balcón, al salir por mi portería, lo primero que veía era el Estadio Ramón Sanchez Pizjuán. Me llevaban las tatas cuando chico a pasar las tardes al “campito del sevilla”, jugaba día tras día en sus alrededores y conocía cada puerta y cada ladrillo de su entonces maltrecha fachada. 
Para ir al colegio de la Sagrada Familia atravesaba desde Eduardo Dato hasta Marqués de Nervión por lo que ahora son grandes edificios y aparcamientos del estadio y caminaba seguro pegado a sus muros. Ya con mas edad no había día que no jugáramos un partido de fútbol bajo sus soportales o que no organizáramos una carrera de bicis dando la vuelta al campo. Incluso tuve un Kart que guardaba dentro del estadio, con el que me pasaba muchas horas dando vueltas por lo que hoy es el Nervión Plaza, Corte Ingles y aledaños del “campo del sevilla”. 
Mi padre era un apasionado del futbol. Fue jugador “aficionado” y llegó a jugar con el Gines, con el Cartaya y algunos partidos con el Sevilla “amateur”. Fue siempre socio del Sevilla FC, algún año hasta fue directivo. 
Yo comencé a ir a los partidos muy pronto, con siete u ocho años de edad. Mis íntimos amigos y vecinos eran los hijos de Diego Villalonga -Diego- y de Raimundo Blanco -Mundi y Jose-. Tuve la gran suerte de tratar durante muchos años a estos dos grandes futbolistas que además eran dos pedazos de personas que me dieron su cariño y me acogieron en sus hogares con familiaridad. 
Especial amistad teníamos con la familia de los Perez. Don Manuel -“Manolito”- Perez era el masajista del equipo, vivía con su familia dentro del estadio y cuando estábamos en medio de un partido y teníamos sed, llamábamos por la ventana de la cocina, que daba al exterior, y la señora de la casa nos daba agua a todo el equipo. Un hijo suyo, mi gran amigo Domingo Perez cogió el testigo de su padre y fue durante muchos años el “masajista” (DUE y Fisioterapeuta) más joven de España, llegó a ser el “fisio” de la Selección Española. Muchos días los pasamos jugando dentro del estadio, donde también organizabamos “bailes agarrados” con las niñas. Descanse en paz su hijo mayor Manolo Perez, tristemente fallecido hace unos meses. 
Pronto nos hicimos muy amigos de los Arza, vecinos también del barrio, con quienes me une aún una una gran amistad. (Inolvidable Juan Arza como futbolista y como persona). 
Con doce o trece años todos estos amigos del barrio formamos un equipo de fútbol, nos compramos unas camisetas (o nos la regaló Deportes Arza, también con el inolvidable tio Segundo) y desafiábamos a equipos de otros barrios, del Plantinar, de la Juncal, del Puerto, etc. Casi todos éramos unos enamorados del fútbol y con el tiempo terminamos jugando con los infantiles y juveniles del Portaceli. Josemi Arza jugó en el Sevilla Atlético. El mejor de todos nosotros era Luís Serrano, que incluso el Real Madrid lo quiso fichar para sus juveniles, pero su padre no lo dejó ir. Yo era bastante “regular”, delantero muy rápido pero algo alocado y chupón. Además me gustaba enseñarle el culo al portero y a los defensas contrarios, con las consiguientes broncas a mitad de los encuentros, a veces muy desagradables.
Muy pequeños nos llevaba al estadio mi portero (del bloquel) Manuel Alonso Centeno, de Cazalla, que era como de la familia. Las entradas, gratis, eran “de oficio”, creo que nos las regalaba Raimundo Blanco que además era el propietario de Imprenta y Papelería Raimundo -que imprimía las entradas del futbol y de los toros- y entrabamos por una puertecita por donde creo que entraban los futbolistas, familiares y enchufados. No sentábamos en Grada Alta de Preferencia. 
He visto jugar, desde los años 60, a grandes figuras tanto del Sevilla como de otros equipos. Del glorioso Sevilla FC de aquellos años recuerdo a Mut, Campanal “el gordo”, Ruiz Sosa, Achucarro, Dieguez (que se casó con una hermana de Manolo Perez), Toni, Costas, Santos, Pazos, Eloy, Lora, Bergara, Rodri, Hita, Lebrón, Berruezo, Cabral, Paco, San José, Hita, Julian Rubio, Marcelo Campanal, Juanito, Gallego, Montero, Yiyi, el “inolvidable” Cantudo, Juan Carlos, Alvarez, Francisco, Pablo Blanco, mi cuñado Ramón Nimo... y los grandes extranjeros: Biri-Biri, Espárrago, Baby Acosta, HH Scotta, Bertoni, Pintinho, Suker, Polster....
He visto jugar en otros equipos a Puskas, a Kubala, a Gento a Luis Aragonés, a Pirri, a Luis del Sol, a Luis Suarez, a Rogelio, a Cardeñosa, a Gordillo...
La rivalidad de entonces con el Betis, con los béticos,  era mucho más que futbolistica. Era una parte importante de ir por la vida, sobre todo, de ir al colegio cada lunes, sacando pecho y mirando desafiante a los béticos, o de agachar la cabeza y tragar quina con sabor a sapos muertos y aguantar el chaparrón.
He sido socio del Sevilla FC durante muchos años. He padecido por eso más penas que alegrías, más días de duelo que de fiesta... ¡a mucha honra!... hasta estos últimos años triunfales. Mi hijo Celso es más sevillista que yo si cabe. Lo he visto llorar a veces tras perder nuestro equipo un partido. Afortunadamente estos años ha podido disfrutar con su equipo, viajar por Europa y ver a un Sevilla FC Campeón.
Bueno y porque cuento todo esto, que ya no me acuerdo... ¡Ah! si. Lo que quiero decir se resume en tres puntos:
  • 1º) el fútbol de ahora no tiene nada que ver con el espíritu futbolistico de aquellos años mágicos. El fútbol de ahora, la Liga, me importa un pimiento. Hace años que intento no involucrarme sentimentalmente con los resultados de mi Sevilla FC.
  • 2º) no debemos permitir ni escuchar noticias machaconas del Real Madrid ni del Barcelona FC (los que le dicen Barsa son unos horteras), día tras día, en todos los noticiarios periódicos, etc etc. Me da la impresión que es un lavado de coco orquestado por Pepiño Blando.
  • 3º) Mouriño es un perfecto gilipoyas. Ignoradlo por favor.

6 comentarios:

  1. Qué le vamos a hacer Celso, todos tenemos un pequeño defecto, no te preocupes.
    En cuanto a las concluciones de tu entrada, totalmente de acuerdo contigo principalmente en la 3ª
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Fali por tu comprensión... Jajajaja¡¡¡
    Ahora que no nos escucha nadie te diré que con mi edad, ya disfruto más cuando pierde el Betis, que cuando gana el Sevilla...
    No comprendo al sevillista o al bético que dice que " le da igual lo que haga el otro equipo" ... ese no es sevillista ni ná de ná...
    De todas maneras me alegro que el Betis esté en primera (sin bromas)... ¡así le podemos ganar dos veces al año!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. !!VIVA EL SEVILLA F.C.!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2/9/11 11:17

    Tengo que decir que el Sevillismo lo he "mamao",no concebíamos la entrada de un bético en mi familia materna....y ahora,menos mal que mi futuro esposo,al cual encontré en la calle,es sevillista....de familia sevillista....como es verdad eso de Dios los cría y ellos se juntan...
    VIVA EL SEVILLA FC!
    LDP-O

    ResponderEliminar
  5. Seria posible que contactaramos, mi correo es info@sfc1890.com, gracias

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.