Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

En Diciembre.

En Diciembre siempre pasan muchas cosas.

Al principio del mes todos estamos muy ordenaditos, con intención de seguir siendo muy trabajadores y ahorradores, comedidos, sensatos y con los mejores propósitos e intenciones: “este año (sobre todo este) no voy a ser gastoso, voy a mirar hasta la última peseta antes de gastarla… no voy a ir a cada una de las “comidas de Navidad” que me inviten… no me dejaré llevar por los amigos cuando me llamen para “tomar una copa” y estar ciegos hasta las tantas de la noche… no voy a ir con los “compañeros” de trabajo a cenar un día si y otro no… no pienso abandonarme a la costumbre “navideña” de comer o cenar casi todos los días en la calle… no voy a tirar el dinero en regalos absurdos… no voy a comprar nada que no necesite… voy a pasar desapercibido… no quiero fiestas…”

Pero llegarán los días de asueto y vendrán los jueves. Con una fuerza irremediable nos tiraremos a la calle a buscar un hueco en las barras de los bares y pediremos cervezas heladas con ganas de beberlas y compartiremos charlas amenas y vociferaremos nuestros mejores deseos y felicitaciones, cantaremos en grupo o bailaremos agarrados en las calles iluminadas con bombillitas de colores y perfumados con la fumata blanca de las castañas asadas mientras metemos los pies húmedos en los charcos navideños…

Celebraremos estos próximos días con sana alegría y nos olvidaremos (ojalá) de las hipotecas, de los concursos de acreedores, de los requerimientos bancarios, de las cartas amarillas de correos que nos urgen recoger notificaciones de Hacienda, de las perentorias obligaciones bancarias, de los pagos a la seguridad social, del iva y venía, de los recibos, de los números rojos…

Llegaran los días de los obligados regalos familiares. Y yo me cabrearé por no saber que regalar ni porqué. No comprendo ni comparto el consumo absurdo. Me duele.

 Y no deseo que ningún niño (NINGUN NIÑO) se quede sin su regalo de Reyes Magos, aunque sea un juguete viejo y remendado, pero que ilusione y de alegría.

No comparto los regalos inutiles que nos hacemos los adultos por muy baratos que los compremos. 


Vamos a regalar juguetes a los niños, sobre todos a los más desfavorecidos economicamente: con diez euros hacemos felices a dos o tres niños…  y a un adulto lo hacemos gilipoyas.

Pensemos que por cada mensaje de teléfono movil que mandamos, por muy barato que nos cueste, al final gastamos treinta o cuarenta euros en decir banalidades… con la falta que esos euros hacen a muchas familias cercanas a nosotros…

Que la Nochebuena sea tranquila y aporte sensatez y solidaridad en todas las familias.

Que el pavo o el pollo sea gordo y este bien rellenado. Que ojalá todos comamos “en familia” esa noche especial… pero que si no podemos estar en familia no pasa nada.

Que yo he estado de guardia muchas Nochebuenas y lo he pasado fenomenal atendiendo a mis enfermos dando vueltas por un hospital.

Que el día de Navidad sea un día de Hermandad y reflexión de todos los cristianos… un día de buenas intenciones, de reposo útil, de buenos deseos y mejores intenciones.

Que el día de los Inocentes nos acordemos de los inocentes que deben nacer y quieren nacer y no pueden nacer…

Que el día de Fin de Año lo pasemos muy bien cada uno como le venga en gana, comiendo uvas o sin uvas, con cava o sin cava, con fiesta o sin fiesta, con tele o sin tele, con sueños o sin sueños…

Que no les pase nada a los chavales en sus inolvidables “fiestas de fin de año”… ni a los padres cuando vayan a recogerlos…

Que el día primero de año tengamos fuerzas para dejar de fumar.

Que se cumplan todos los buenos propósitos e intenciones que tengamos.

Que todos encontremos el trabajo de nuestras vidas: el que nos haga mas felices, con el mejor horario y el mejor pagado…

Que todos nos apuntemos al gimnasio, a la academia de inglés, a montar a caballo, a pilates, a yoga, a taichí…

Que los Reyes Magos no dejen de visitar a ningún niño, a ninguno por favor…, que a todos les traigan regalitos, que todos los pequeños despierten ese día con alegría y felicidad…

Y que aunque seamos un año mas viejos… sigamos estando igual de jóvenes… por lo menos de cintura para abajo…

Y que yo lo vea…

8 comentarios:

  1. ¡¡¡ QUE ASI SEA !!! De todo corazon.

    FLP

    ResponderEliminar
  2. Jose Luis Fernandez25/11/11 07:12

    Ole el arte, ni mil palabras mas, que asi sea para todos los que se asoman a esta ventana de vida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué así sea Celso! y para quien quiera esta información, todos los días del año, pero especialmente en estas fechas, las monjitas de los comedores de la C/ Pagés del Corro, en Triana, recogen alimentos, ropa y juguetes. A todos nos cuesta muy poco llevarles algunos alimentos básicos y alguna cajita de polvorones y un poco de turrón. Todos tenemos en los roperos ropa que ya no se usa y que está en buen estado; otras personas las aprovcharan seguro, sobre todo ahora que hace frio. Y hasta en las tiendas bazares (chinos y moritos) que todos tenemos en nuestros barrios venden juguetes bonitos y a muy buen precio. Reunir lo que podamos y coger el coche o un taxi y llevárselos a las monjas, es una mañana o una tarde, merece la pena hacerlo, por lo menos ahora que se acerca la Navidad. Muchos besos a todos. Concha.

    ResponderEliminar
  4. Para más información: Hijas de La Caridad de San Vicente de Paul. Comedores y convento. C/ Pagés del Corro nº 34. Teléfono:954347087.- Recogida de alimentos, ropa, juguetes: de lunes a viernes, de nueve de la mañana a una del mediodía, y de cinco de la tarde a siete. Concha.

    ResponderEliminar
  5. Me gustan las navidades pero es mucho jaleo. Empiezo muy requetebien porque todas las amigas del café nos reunimos para comer, comida de empresa le decimos, mujeres solas, nos reimos a gritos.
    Ya después adorno mi casa, pongo arbolito pequeño y el misterio presidiendo mi salón.
    El 24 me tengo que hartar de guisar, siempre me coje el discurso del rey con fatiguitas de tanta comida, a las 12 le rezo al Niño Dios. Al día siguiente a levantar a empujones a mis hijos, pero me encanta porque nos reunimos todos con mi madre para comer, que bien.
    El fin de año ya he decidido que no tomo más uvas, me pongo malísima del estómago con las uvas, además siempre me pregunto que pasará éste año, así que me lo voy a tomar como me de la gana, es decir, cada día es un año más.
    A la altura de los Reyes Magos ya tengo el estómago muy lleno y el bolsillo vacío, pero algún regalo hay que comprar..
    FELICES FIESTAS A TODOS, YO TAMBIÉN ESTARÉ FELIZ DM, AUNQUE NO LO PAREZCA..!!VIVA EL NIÑO DIOS!!....
    Lourdes.-

    ResponderEliminar
  6. A mi si me gusta que me hagan regalos de navidad, soy una adulta niña. Y también me gusta regalar, casi más lo segundo que lo primero, porque pienso qué le puede gustar a esa persona. Y cuando la conozco acierto y su cara de ilusión, aunque sean adultos.En estos días todos nos acordamos de los más desfavorecidos,pero éstos lo son todo el año. Ayer en mi clase de antropología yo le decía a la profesora, es que esta sociedad es muy cruel, pero muchísimo. Y la compañera de al lado movía la cabeza con afirmación. Y la profesora nos dijo que esto es el capitalismo y nos explicó una historia de unos pueblos nómadas que no tienen forma de conservar alimentos y comparten absolutamente todo con todos. Y dijo, envidáis eso? pues eso no va solo, eso es derivado de sus condiciones de vida muy duras. Se desplazan no se cuantos mil km al año. Cargan con todas sus pertenencias de un lado para otro, aseguran la supervivencia del grupo compartiendo todo. Solo le dije que esta sociedad es cruel, solo eso; ahora en navidad alguna gente se acuerda.
    Sobre las fiestas, el dinero es para disfrutarlo, si lo tienes y lo gastas pues lo has pasado bien y si puedes generar recuerdos bonitos de compartir con otras personas..; sino lo tienes pues te tienes que aguantar y salir menos.Las fiestas de los adolescentes, si que no les pase nada a ningún chaval, que pasan muchas cosas en esas celebraciones..Y los propósitos de año nuevo, yo cada vez me hago menos, la verdad; prefiero dejar la vida fluir. 2012, es un número bonito; yo creo. Espero que sea bueno para todos y que se genere trabajo ,y por supuesto yo encontrar el mío.Y que escribas muchas entradas y nos enseñes muchas cosas.

    ResponderEliminar
  7. MªPaz Ramírez28/11/11 16:27

    Que así sea Celso, y que cada año seamos un poquito más felices. Un beso

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.