Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Mi Religión.


Mi religión es muy curiosa. Me obliga a estar siempre preguntandome que es lo que significa “mi religión”… Porque creo que yo pertenezco a una religión diferente a todas las conocidas: yo pertenezco (en contra de lo que promulgan todos los curas) a “mi religión propia”. Si, si… y además no estoy en absoluto seguro de que sea la verdadera… en eso se basa “mi religión” en no estar seguro, en dudar, en obligarme a pensar y dudar, en no conformarme, en avanzar cada día… en “ser parte activa de mi religión”… ¡Vaya lío!
Los ateos tienen un problema menos. Dicen: “yo no creo en Dios” y se quedan tan tranquilos. No es su problema. No piensan en eso. Supongo que es como cuando yo digo: “no creo en la astrología…” y por supuesto, como es verdad que no creo en el poder de los astros sobre mi vida,  nunca miro los horóscopos, o si lo hago, es como cuando leo un chiste. La verdad es que no lo miro nunca, me parece una chorrada.
Eso mismo es lo que deben de pensar los ateos de las religiones: que son una chorrada. Yo por supuesto también pienso que las “religiones” –tal como están estructuradas hoy día-  son unas paparruchas (y cada vez mas paparruchas…) y que, salvo escasas excepciones, desunen mas que unen y crean odios y rupturas sociales donde antes no existian.
Mi Iglesia es el mundo entero y esta formada por todas y cada una de las personas que pueblan este complicado mundo, sin excepciones. Por eso no es una Iglesia perfecta, pero si es ecuménica. Me niego a aceptar que dependiendo de donde cada uno haya nacido tenga que ser apadrinado por un “Dios” diferente, con unas doctrinas particulares y unos “mandamientos” personalizados.
La religión que mas conozco es el cristianismo. Soy cristiano bautizado. He estado en colegios de monjas y de curas jesuitas hasta los dieciséis años: según ellos he cometido pecados a mansalva… y los terribles “mortales” (de grandes penitencias) para colmo estaban siempre muy al alcance de la mano durante toda la adolescencia: un martirio chino. Sobreviví e ese “contradios” con mas o menos taras, con muchísimos miedos, con desoladores remordimientos, incluso con complejos, pero cada vez con mas y mas dudas … por supuesto influyeron las muchas putadas y muchos castigos injustificados los fines de semana por parte de los “educadores” . También me llevé antes de los catorce años mas de un tortazo doloroso de un tipo fuerte vestido de negro, pelado al rape, con cara de yudoka, que luego me confesaba “los pecados” en la misa de los sábados… los curas…
Sería injusto si no dijera que he conocido curas cojonudos y que me ayudaron muchísimo en mi vida: Los Padres S.J.: Fuentes, Huelin, Alcalá, Lecaroz, Mendieta… y otros buenos tipos, Jesuitas, que nos hicieron mucho bien a los chavales…
No me importa creer en Dios, en Dioses, en Profetas, en Vírgenes, en Hermandades y Cofradías, ¡en lo que ustedes quieran señores!.. siempre que me dejen creer a mi manera. No admito reglas ni imposiciones en “mi religión”. Yo tengo uso de razón, por lo tanto soy el dueño de mi raciocinio y de mis pensamientos… de mi lógica, de mi moral, mi libertad, mi amor, mis dudas y certezas, mi yin y mi yan… mi norte, sur, este y oeste… mis días y mis noches, mi cuerpo y mi alma…
Yo quiero (y debo) ser yo, sin interferencias. Y si soy bueno quiero ser bueno por que sea bueno… no porque me obligue un catecismo, un ayatolá o una torá. Quiero hacer el bien desinteresadamente por que creo que es así como debemos encauzar nuestros instintos primarios: solidariamente, no matarás, no robaras, no harás daño, no juzgarás, no criticarás, no sembrarás odio ni rencor a tu alrededor… creo que eso es lo que hacían los homínidos neandertales o sapiens antes de que empezara el “boom” de los dioses vengativos y castigadores.
Creo que con “el fuego y la palabra” no se doman personas, sino a los animales. A las personas se les convence (y se les vence) con el ejemplo. Una sonrisa, un gesto amable, una palabra de aliento, un abrazo, un beso, un te quiero… eso es mi religión. El hombre debe ser bueno por instinto, por naturaleza.
Te quiero porque te quiero, porque te veo débil, desvalido, con frío, con hambre, con dolor, con pena, con tristeza, con llagas, con amargura, con enfermedades, con angustia, con soledad… entonces yo no me encuentro bien si no te ayudo, y no espero que nada ni nadie me premie por lo que haga… no debo hacerlo a desgana por miedo a un castigo “divino”.
Me causa gran sorpresa que muchas, muchísimas personas acepten que todo lo que “dios o los dioses” nos han ordenado está escrito en La Biblia, en El Corán, en La Torá, o en alguno de los muchos Libros Sagrados que tiene cada una de las diferentes “religiones”… No se dan cuenta que son los hombres, hombres de carne y hueso, los que se “apoderan” de lo escrito en esos libros tan diferentes y construyen “religiones” a sus medidas proclamandose “sacerdotes, profetas, ayatolas, rabinos, monjes, ascetas, pastores, santones, etc, etc,…” cada uno arrimado a su querencia y defendiendo a “su dios” a capa y espada.
¡Cuantas guerras y cuantos asesinatos se han cometido en nombre de “las religiones” y los diferentes “dioses”…
No abro un día el periódico en el que no aparezca una noticia de alguna masacre o crimen por motivos religiosos: atentados con bombas, quemas de iglesias, genocidios de pueblos indefensos, violaciones de mujeres y niños, amputaciones, lapidaciones, fusilamientos, ahorcamientos, inmolaciones, etc, etc… todo “en nombre de dios”… ¿Qué Dios?
-       Mi Dios

PD: Y por supuesto rezo todas las noches que me acuerdo. Me santiguo ante las imágenes. Le doy besos a mis medallas que cuelgan de mi cuello. Soy hermano de la Virgen del Rocío de Triana. Me gusta ir a la capilla del Colegio Portaceli a rezarle a mi Inmaculada. También entro en la Capillita de los Marineros de El Rompido a rezarle a la Virgen del Carmen.
Me causan muchísimo respeto los Crucificados y me avergüenzo ante El Gran Poder.

5 comentarios:

  1. Las diferentes iglesias, las liturgias, los credos y las sagradas escrituras, son obra humana.
    Yo creo porque lo necesito para ésta vida, no para la "otra", y si hubiera o hubiese nacido en allende los países, seguramente estaría alrededor de un Buda, dándole vueltas a un molinillo dorado y poniendo banderitas de colores en las montañas heladas a modo de plegarias, por ejemplo, que lo he visto en un documental de la dos.
    Pero como he nacido aquí, voy de vez en cuando a misa para recogerme en el Señor, me llegan las imágenes de los Cristos y de las Vírgenes, de la Cruz como símbolo que cruza lo terrenal y lo celestial, jamás me confieso con nadie que no sea conmigo misma y una vez habiendo reconocido lo que tenga que reconocer, comulgo sin ruedas de molino y con propósito de enmienda. Me presigno solo dos veces al día como máximo, (que con éso ya es bastante).
    Los sentidos y la belleza me ayudan a llegar enseguida a Dios, peo no siempre tengo que estar en la catedral oyendo el Ave María de Schubert, en mi parroquia con las monjitas y la guitarra de turno, también puedo hacerlo...supongo que es una habilidad...pero así es.
    No oigo nada ni me ocupo de la cúpula de la iglesia, no me interesa, me gustan las omilías cortitas y sin ánimos de convencer, más bien con intención de serenar y apaciguar que estoy segura que es lo que Dios quiere, que, como dijo Santa Teresa de Jesús, pasemos ésta mala noche en ésta mala posada con pena y con gloria.
    Siempre que la religión sirva para consolar al desconsolado, ayudar al necesitado, acompañar al solitario y aplacar las angustias y los sufrimientos, bienvenidas sean.
    Este creo que es el regalo que Dios nos hace a quienes lo necesitemos, nada más y nada menos.
    Y si hay que cumplir unas mínimas liturgias, se cumplen aunque no tienen que ser a rajatabla.
    No me gusta que me intenten evangelizar ni imponer normas, con que me las muestren, yo cojeré la que crea conveniente, y por supuesto respeto todos los credos y a todos los descreidos.
    Yo es que lo veo claro y meridiano, pero ésa soy yo..

    Lourdes P-Obregón.-

    ResponderEliminar
  2. Pues con esas armas nos ganarías a muchos que nos decimos cristianos. Lourdes tampoco luce malas armas.
    Cada día estoy más convencido que Dios, el Dios de cada uno, lo que nos exije es que tratemos y nos desvivamos por ser buena persona y que nos esforcemos en serlo cada día un poco más.
    Yo,cada día me considero más cristiano, menos católico y mas decepcionado y en absoluto romano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén Fali.-
      Lourdes.-

      Eliminar
  3. Sor Ángela.
    Creo en los ángeles y me encanta rezarles, pues creo que son intermediarios nuestros con Dios, por eso voy mucho al convento de Santa Ángela de La Cruz. Me gusta ir sola y sentarme delante de ella. Unas veces le cuento mis cosas y otras simplemente disfruto de la paz que allí se respira. La presencia de Dios en su capillita es, para mí, más intensa. El Crucificado es sobrecogedor y La Virgen de La Salud preciosa. En el Sagrario tintinea una velita roja y huele a flores. Después vuelvo a casa y sigo tranquila con mi vida. Concha.

    ResponderEliminar
  4. ÁNIMO MIGUE GUAPO, UN BESO DE TODA LA FAMILIA..
    Lourdes.-

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.