Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

La Cacería.


Este cuadro lo pintó Don Pedro Ciaurriz Benitez. Nació en 1899 y murió con 84 años en 1983 en Sevilla.
Se que vivió en Gelves, en la preciosa hacienda Simón Verde, de su propiedad.
Fue un buen aficionado a la caza y al Tiro de Pichón, gran escopeta, y Socio de Honor del Tiro de Pichón de Sevilla.
Creo que fue pintor autodidacta y aunque se presento y ganó algunos premios nunca quiso comercializar sus cuadros.

En casa de mis padres había dos óleos de Ciaurriz. Mi hermano José María tiene uno y yo conservo este. Mide 150 x 110 cm sin el marco.
En la esquina inferior izquierda tiene una dedicatoria que dice: “Al gran tirador Celso Pareja Obregón, con mucho afecto. Ciaurriz.”

Muchas veces me quedo extasiado mirando en esta pintura el maravilloso amanecer en la marisma, y me imagino que el cazador es mi padre tirando ánsares… yo oigo hasta los graznidos de las aves asustadas por los tiros. Huele a campo.

Me trae a la memoria muchas horas al lado de mi padre mientras lo observaba tirar, siempre bien cubierto en el puesto de ramas, serio, disfrutando de la naturaleza, observando el cielo con los ojos entornados, atento a cada señal y a los cantos de los pájaros. De pronto lo veía incorporarse lentamente, se encaraba la escopeta como si hubiera nacido con la culata pegada a la cara, apuntaba a uno o dos puntitos negros muy altos en el cielo, se escuchaban uno o dos tiros… olor a pólvora, yo me quedaba atento observando el cielo y al momento vía bajar dando vueltas uno o dos zorzales que rebotaban casi siempre bien muertos y muy cerca del puesto. Yo no me movía de mi sitio hasta que mi padre, con un movimiento de cabeza, me daba la orden de salir a cobrar los pájaros. A veces tenía que corre detrás de algún alicortado y me metía en las zarzas y los arroyuelos. A la caída de la tarde cuando ya era imposible cazar por falta de luz, recogía todos y cada uno de los montones de pájaros cobrados, los metía en un saco y al maletero del coche.

He cobrado muchos pájaros en mi vida, muchísimos: zorzales, palomas, tórtolas, perdices… Se que me he criado al lado de un mago de la escopeta. Nunca en mi vida he visto ni veré a nadie que tire igual que tiraba mi padre, pero no porque matara muchos pájaros, sino por “como” y “donde” los mataba. Altisimos, rapidisimos, casi invisibles… un tiro, un pájaro. A veces cuando los que estaban cazando a su lado dejaban las escopetas y preferían mirarlo cazar que pegar tiros, el sonreía orgulloso y se esforzaba en tirar mejor todavía si cabe. He escuchado aplausos muchas veces en el campo de cazadores que no conocíamos.

¡Que orgulloso estoy de mi padre, joé!

Otro día seguimos hablando del Tiro de Pichón.

18 comentarios:

  1. Dios mío, veo ése cuadro y veo mi casa, mi infancia..perdida..
    Ole mi padre.-
    Lourdes.-

    ResponderEliminar
  2. Celso, te envio una carta publicada en el ABC de Sevilla y escrita por el gran Pepe Álvarez Melendez (q.e.p.d.), natural de Constantina, con motivo del precioso artículo escrito por tio Juan de Dios a la muerte de papá:
    "Conocí a Celso más en el campo que en las canchas. Lo recuerdo a palomas, a zorzales, y no vi nunca figura tan señera, fué elegante en todo, postura, soltura de encare y remate a los pájaros. Recuerdo que fuimos cinco amigos a zorzales (buenos tiradores todos), terminamos recogiéndole pájaros a Celso, aquello no tenía para él misterio, lo que si tuvo es que dejaba llegar al pájaro para hacer doblete con el que venía detrás; doscientos treinta zorzales tiró aquella tarde y todos a doblete."
    Empieza la carta elogiando el artículo de tio Juan, y la termina alegrándose y sintiéndose orgulloso de haber ido de cacería con papá.
    Se dá la circunstancia de que por aquel entonces, Enrique y yo íbamos de vez en cuando a Constantina a casa de nuestros amigos Carlos y Charo, allí conocí a Pepe Alvarez, que me entregó una fotocopia de la citada carta escrita por él, y otra de agradecimiento en nombre de toda la familia, que educadamente le había enviado a su casa tio Juan de Dios.
    Me las entregó en un sobre con la siguiente dedicatoria: "Para la hija de mi inolvidable amigo Celso. Te agradezco tu visita, sabía que algún día te conocería". Firmado: Pepe Álvarez Melendez.
    Al poco tiempo este hombre murió y yo lo sentí de verdad, pues anque lo ví dos o tres veces en mi vida, siempre fué cariñosísimo hablandome de toda la familia. Concha.

    ResponderEliminar
  3. Hola Pri. Tu padre era un monstruo de la escopeta! Lo que es raro es que ninguno de vosotros haya heredado esa afición ¿no?
    Pero de los hermanos ¿alguno ha heredado esa habilidad de tu padre?. O es que no os ha gustado tirar. Tengo esa curiosidad.
    Otra cosa: He estado dando un paseo por tu blog. releyendo algunas cosas antiguas. ¿antiguas? te das cuenta? ya tu blog tiene raices!! Bueno, a lo que iba, me ha extrañado que en el archivo de temas no figure El Rompido. Aprovecho para enviarte muchos besos.
    Delia.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que mi padre nunca nos fomentó -creo que con buen criterio- el estar todo el día pegando tiros. A mi particularmente me "aburrió" demasiado joven, yo prefería salir con mis amigos... etc. Mis hermanos Jose y Jesus cogieron mi relevo y han sido buenos aficionados en el campo. Jose María incluso ganó una Copa de Navidad en el Carambolo, tira estupendamente... Fernando no ha pegado un tiro en su vida.....
    Pero la cacería ha cambiado mucho, los cotos son muy caros, los cartuchos también...no son los mismos escenarios ni mucho menos. Mi padre empezó a tirar con 16 años por toda España con el Conde de Teba... eran otros tiempos...
    Es verdad lo de El Rompido, que esta presente en casi todas las entradas personales... lo arreglaré.

    ResponderEliminar
  5. ana pareja- obregon prieto26/3/12 17:07

    Va por ti papá y por mi tío Jose.
    VARIAS VECES HAN DICHO A MI ALREDEDOR, Y YO HE PUESTO EMPEÑO EN ENTERARME BIEN...QUE TIRÁBAIS BASTANTE, BASTANTE BIEN...SIN LLEGAR AL NIVELAZO DEL ABUELO (PORQUE ÉL ESTABA A OTRO NIVEL)...por tu parte siempre he oído que acabaste un poquillo aburrido, pero tío jose con tío jesús sin seguieron tirando, verdad?...
    Bueno...voy a darle la fruta a Celsa. Les quiero.

    ResponderEliminar
  6. Supongo que aunque sea un poquito, algo nos ha llegado del abuelo... jajajaja...
    Muchos de mis mejores ratos los he pasado andando por Los Cerros y La Abundancia con el abuelo y con Celsito cuando el abuelo lo estaba enseñando a tirar... igual que hizo conmigo... e igual que yo te he trasmitido a ti el amor por La Medicina...
    Te quiero mucho Pichini.

    ResponderEliminar
  7. Que bien me suena este relato, cuantas veces he oido hablar de su pericia a nuestro tio Joaquin Zapata, segun muchos tu padre fue la mejor escopeta.
    Disfruta de su recuerdo, que la Virgen del Rocio lo tenga en su coto tirando esos bonitos ansares marismeños.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose Luis. por cierto, que mi padre siempre decía que el dia que tio Joaquín Zapata estaba con ganas de matar pichones... pocos le podían hacer sombra...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. FranciscoG.S.26/3/12 23:41

    Admirado -¡Por tantas razones-!Don Celso:Desde luego que el cuadro es magnífico y no me extraña que le traiga a la memoria tiempos pasados.¡Qué lujazo de experiencia!
    Bueno despues de visitar varios veces el cuaderno -por cierto, hay que publicar más,Dr.;bueno,es broma-me doy cuenta que Don Pedro Ciaurriz debió nacer en el año 1899 ¿nó?.Baile de números sin mas importancia.
    Un saludo muy afectuoso.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por tus palabras,como siempre tan afectuosas.
    La verdad es que con el paso de los años cada vez tengo más claro que fue una experiencia "de lujo"... aunque mi oido izquierdo se quedó en el camino a causa de tantos y tantos tiros...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  13. Amigo, Celso: He llegado por casualidad a tu blog y me he entretenido un rato leyendo algunas de tus reflexiones. Te felicito, es ameno, divertido y, en ocasiones, entrañable. Y gracias por el sentimiento que demuestras cuando hablas de mi hermano. Un abrazo muy fuerte, campeón.
    José C. Blandino Francés

    ResponderEliminar
  14. Un fuerte abrazo Jose Carlos a ti y a toda tu familia, que es la mia.
    Tu hermano Paco ha sido irrepetible, todos lo queriamos muchisimo.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  15. Leo "Yo Charran", que bien me ha venido, la realidad y el presente son dos conceptos tan rotundos a veces de peso, que no hay más Remedios que saber donde verdaderamente has estado y estás y no soltar de la mente personas y raices que conforman el ser y el sentir..Seguimos prisioneros de un mundo feliz abrigado y claro, seguimos prisioneros aún sin proponérnoslo porque los sueños y los sentimientos pueden más que la realidad..tan extraña, tan irreal..Si para algo quiero que exista el más allá es para verlos a ell@, preguntas y porqués tengo por hacer, pero no soy quién..ya no..Dios me perdone..

    ResponderEliminar
  16. El tío de mi abuelo, Pedro Barrado Ciaurriz :)

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.