Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

El Toro de Lidia (2)


El “Toro de Lidia” actual es un producto del deseo de los toreros que han ido “mandando” en la Fiesta de los toros desde hace unos años. Fatídicos años. Me explico.

Las plazas de toros no las llenan los aficionados a ver toros bravos, la llena un público que va a ver a tal o a cual torero ya sea por que es de su pueblo o región, por que sea “partidario” o por que quiera verlo fracasar, por inercia borreguil o porque se haya convertido el susodicho en lo que llaman un “fenómeno de masas”. También interviene en cierta medida la fama que tienen ganada algunas ganaderías como Miura, o Victorino de que los toros que van a salir por los chiqueros serán diferentes “de los demás” es decir se les suponen unas cualidades de “toro bravo/encastado”: tamaño de toro bravo, pitones de toro bravo, arrancadas de toro bravo, comportamiento de toro bravo durante toda la lidia… es decir lo que hoy día no se ve en ninguna plaza porque los toreros actuales no quieren ese tipo de toro.


Esas corridas de toros bravos eran aquellas en las que antes estaban obligados a matar en la mejores plazas los aspirantes y “figuras del toreo” año tras año y en reñida competencia con sus rivales en los carteles. Aquellas tardes de toros en Sevilla, Madrid o Barcelona, con Miuras, Concha y Sierra, Urcola, Palha, Aleas, Veragua, Santa Coloma, Saltillo, Gamero Cívico, Pablo Romero, Tulio e Isaias Vazquez, Perez Tabernero, Pedrajas, Guardiola… y otras muchas ganaderías muy “encastadas” es decir, muy del gusto del ganadero que preservaba la pureza de la raza (de la sangre) y criaba toros buscando bravura y algo que los diferenciara de los demás, que les diera “personalidad propia” a sus toros, que les dieran su propia y genuina “casta”…

Y que decir de los toreros que se jugaban la vida cada tarde con aquellos toros: Espartero -al que pongo el primero porque se lo merece- Guerrita, Machaquito, Lagartijo, Frascuelo, Granero, El Gallo, Joselito, Belmonte, Sanchez Mejías, Marcial Lalanda, Domingo Ortega, Manolete, Pepin Martin Vazquez, Limeño, Diego Puerta, Litri, Aparicio, Pepe Luis Vazquez… que fueron grandisimos toreros pero aceptando y matando las mas duras corridas  de toros en donde tuvieran lugar.

Pero llegó el “boom del rasurado” (en todos los sentidos) y aparecieron los toreros “mediáticos”, los que viajaban en avioneta de una a otra plaza para batir records de festejos toreados, de toros matados, de orejas cortadas… de leche miga….

Y estos “toreros” que llenan las plazas de un público bobalicón e hipnotizado, son los que se están cargando la cabaña de ganadería de bravo en complicidad con los propietarios de las ganaderías actuales (no quiero escribir “ganaderos” porque la mayoría son nuevos ricos que no entienden una palabra de casta y bravura, solo de dineros y empresas).

A estos nuevos “creadores” de el toro actual se les cae el culo con los caprichos de las “figuras del toreo” que les compran camadas completas, eso si, “fabricadas” a su gusto: toritos bonitos, chiquititos, sin fuerza, sin maldad… sin casta. Uno de estos  “productos” de cada cien no se cae y embiste dócilmente sin hacer ningún feo ni poner en evidencia al matador, entonces este se “relaja” y “hace faena” con el “toro”… los periodistas lo aclaman, el ganadero saca pecho y se retrata con el premio, el apoderado exige mas tardes con esos “toros”, los veedores se dan abrazos de enhorabuena y sigue que sigue la farsa… mientras el “pagano” trague carros y carretas ¡no passsssa nada…!

La prueba clara y evidente de lo que digo se comprueba en el desarrollo de la lidia actual:

El toro sale de chiqueros, galopa a los burladeros encelado por los picos de los capotes, pega tres carreras si acaso, el matador lo llama con aspavientos de capotazos, el toro acude embistiendo, repite, mete la cara… y se cae…

Entonces empieza la farsa, la obra de teatro diaria y repetida en sesión continua. El “figura del toreo” pone carita de cabreo y mira la tendido como diciendo: “¡que lastima de toro, que mala suerte tengo con las ganas que yo vengo…!”. El torito es incapaz de tomar ni un solo pullazo, sale del encuentro con el peto (no con la vara) totalmente desfondado, ya prácticamente inútil para la lidia. El tercio de banderillas es otro paripé donde se somete al toro a mas desgaste inútil, pues ya esta todo visto. El toro llega a la muleta con la boca abierta, resoplando y buscando aires donde ya no hay, aplomado, sin capacidad de defenderse por falta de fuerzas y por haber sido geneticamente descastado en un lento proceso de amansamiento de varias generaciones anteriores…

La prueba evidente de lo que afirmo es que en la lidia actual se podría prescindir perfectamente del tercio de varas. Los picadores ya no ejercen la importantísima función que tenían en la lidia que era probar la bravura del toro, cuando la cuadrilla se preocupaba de colocarlo a la distancia adecuada para que se encelara con el caballo y desfogara su bravura en buena lid, dandosele pica para rebajar su fiereza, para amoldar su embestida, lucir su casta, dejarlo meter los riñones intentando derribar a caballo y caballero… y esto dos o tres veces como mínimo.


Ya digo que se podría prescindir del tercio de varas con los toritos que salen actualmente a las plazas de primera. No pasaría nada y nos ahorraríamos el mal trago de comprobar como a un sucedáneo de toro bravo lo obligan a embestir sin ganas a una mole caballar con peto de boatiné reforzado mientras le dejan caer una puya hiriente en lo alto del lomo… ¡un contradios vamos!

Y el tercio de banderillas se convierte en un suplicio para el desfondado animal que es obligado a acudir al señuelo del banderillero por un pitón y por el otro para comprobar sus querencias y sus embestidas… si las hubiera.


Y llega el tercer acto, el desenlace, toro y torero en la plaza, la muleta engañosa que se planta en la cara del toro para hacerlo embestir con saña, con fiereza, para haciendo buen uso de ella, hacer que el toro se doble, se humille, que sea su embestida dominada por la inteligencia del torero, que lo someta en inteligente lidia obligandolo a pasar por donde no quiere pasar y hacerlo una y otra vez hasta dejarlo dominado –lidiado- y preparado para enfrentarse a el con el estoque en un encuentro mortal.


Por supuesto que lo anterior es todo del siglo pasado. Ahora el torito llega a la muleta completamente desabrido, sin fuerzas, sin maldad, sin bravura… es como una cerveza 00 o un tinto sin alcohol: un embuste para cursilones… para toreritos con melenita de peluquería y manicura. Toros y toreros “artistas” que están mas pendientes del tendido y de las cámaras que del toro, mas pendientes de lo que van a decir a los periodistas después de la corrida, que de torear con afición.


Y hay que “entrar a matar” a un toro ya muerto, ya cadáver, ya asfixiado, ya amortajado…


Después casi siempre vienen los aplausos, los saludos ceremoniosos, las vueltas al ruedo o las orejas… yo he visto hasta un indulto…

Me alegro por el toro.

7 comentarios:

  1. ¡Cuanta razon tienes querido doctor! haces bien titulando esta entrada como "el toro de lidia" y no "el toro bravo" por que,segun mi humilde parecer,estos han desaparecido, sencillamente no existen ya. Esos toros que desde la salida eran los dueños del alvero,en sus miradas ceñudas veias el enfado y la irritacion,podias leer las ideas que pasaban por sus mentes: "me como al que se me ponga por delante". Bufidos,violencia de los primeros lances de capa,impetu,nada de carreritas tontas de un lado a otro;cuando salia el caballo, levantaban la cara y mirandolo con repugnacia y desprecio pensaban "a este si que me lo echo a los lomos".Cuando el picador,citando de lejos, levantaba la garrocha era como si un resorte saltara dentro del toro y salia este lanzado con el rabo en alto a comerse el caballo,fuerza pura.Al sentir la puya en el lomo,el enfado se hace infinito y metiendo los riñones, las patas trasera debajo del cuerpo,empuja hasta el limite,la cara fija en el peto,a mas castigo mas empuje, mayor enfado.Caballo y picador caen revueltos, el toro sigue en el peto caido,sin tirar derrotes,empujando;cuadrilla y monosabios tratan de quitarlo del caballo, unos a punta de capote otros coleandolo, asi una y otra vez, tres, cuatro..., cada vez arrancandose desde mas lejos. La mirada cambia, lo que antes era irritacion y enfado se convierte en aceptacion de su destino tragico: "vendere cara mi vida"; "luchare hasta el final" morire tratando de llevarte por delante"; "no me rindo"; veinte muletazos, no mas y a matar. Esto se ha acabado;yo los vi, no me lo invento,nunca mas lo vere,tan solo mis recuerdos de toros bravos que de verdad lo fueron.No habia cosa mas digna de ver, lo de hoy es un triste espectaculo, penoso, un pobre animalillo es sacrificado para mayor gloria y lucimiento del "maestro".Deshonrra de los que hoy se dedican a criar lo que antes fueron toros bravos.

    Saludos y buena feria....FLP

    ResponderEliminar
  2. No ha podido ser mejor esta entrada don Celso;cuanta razón tiene.Creo sobre todo que la clave del toro está en la lidia del tercio de varas...y que decepcionante es ver hoy dia lo mal que se hace esa lidia,la poca importancia que le dan los "nuevos aficionados" a la colocación del toro al caballo, la falta TOTAL de bravura en la mayoria de los toros,la presentación de algunos toros decepcionante, veáse el pasado lunes en la Plaza los Toros de Sevilla -vulgo La Maestranza- etc,etc...
    En fin,esperemos que ésto vaya remontando.
    Un saludo
    Antonio Sierra

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias FLP por tus palabras que yo se que son recuerdos de buen ganadero...! Que bonito lo que tan literariamente nos describes. Así, como tu lo dices, es como piensa El Toro Bravo, así es como se comporta durante toda la lidia y así es como debe morir.
    ¡Que lastima que no haya un buen puñado de aficionados como tu en la Plaza de Toros de Sevilla...!
    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  4. PUES QUE BAJEN EL PRECIO DE LAS ENTRADAS DE LAS CORRIDAS DE TOROS....ES UNA FIESTA POPULAR Y CAMPERA ¿NO?, PUES QUE NO LA HAGAN DE ÉLITE, DIGO YO..POR DECIR ALGO.-
    YO.-

    ResponderEliminar
  5. NO ME GUSTA NADA LO DEL TORO DE LA VEGA.-
    ME IMPORTA TRES PIMIENTOS Y DOS PEPINOS QUE CATALUÑA SE VAYA O SE QUEDE, YA ESTÁ BIEN.-
    ME ENCANTA QUE LOS JUECES Y LAS JUEZAS METAN MANO A TODOS LOS SINVERGUENZAS, INCLUSO QUE LOS SEÑALEN CON EL DEDO.-
    ME ESTÁ IMPORTANDO MUY POCO LA CASA REAL..CADA VEZ MENOS.-
    ME ALEGRO QUE NO HAYA SALIDO MADRID 2020.-
    ME ALEGRO QUE OBAMA BIEN ACONSEJADO NO HAGA LO MISMO QUE EN SU TIEMPO HIZO BUSCH..
    NO ME CAE BIEN NINGÚN POLITICO/POLITCA..Y NO LO PUEDO REMEDIAR.-
    Y NO VOY A VOTAR PORQUE A MIS DOS HIJOS LOS TENGO FUERA DE ESPAÑA..Y PRONTO DM A MI NIETO, A VER A QUIÉN Y PORQUÉ TENGO YO QUE VOTAR AQUÍ..
    ME ESTOY HACIENDO VIEJA.-
    ME CALLO YA.-

    ResponderEliminar
  6. No es la página adecuada..lo sé..bueno...

    ResponderEliminar
  7. RAFAEL GOMEZ ORTEGA "EL GALLO": "En la vida.....todo se torea.."

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.