Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Psicología y afectos secundarios...


Se me van solas las manos al teclado a esta hora de la noche tan tranquila y pacífica, ya empijamado franelamente y sentadito en mi sillón, puesta la calefactora copa y después de cenar un sustancioso bocadillo calentito de salchichón cular con su mijita de aceite de oliva y maduro tomate refregado en la Viena. Me siento bien.

Y pienso en los planes que tengo por delante durante lo que queda de año y hasta el verano que viene y se me llena el blues de ritmo sandunguero y me entran ganas de darle a la manivela del tiempo para alante y para atrás y volver a verme en los años en que entré en la Universidad de Sevilla, Facultad de Medicina, con ganas de aprender una profesión que para mi lo era todo… con ilusión de aprender el porqué de todo nuestro cuerpo serrano, por qué funciona como funciona cada tejido, cada órgano y cada aparato y como se entrelazan entre si y como dependen unos de otros y como la física y la química de nuestras células individuales son en realidad maquinas perfectas de vida únicas e irrepetibles, pero que se conciertan entre ellas para formar el milagroso cuerpo humano, un milagro de perfección de arquitectura, ingeniería, diseño, texturas, sólidos y líquidos en perfecta armonía, química orgánica, física nuclear, fuerzas, masas, cargas eléctricas, sistemas complejos de capilares, de tejido nervioso, de productos químicos circulando e informando a otros fermentos de que abran o cierren compuertas de que dejen salir lágrimas o abrir esfínteres, de que suba o baje la presión arterial, de que tengamos sueño o nos despertemos… y cuando viene el enemigo en forma de virus o de bacterias o de anticuerpos equivocados o de desorden genético o de tóxicos y venenos o de drogas o de enfermedades bíblicas… todo eso lo entiendo y me gusta entenderlo y estudiarlo. Esa es mi ilusión y mi vocación y mi profesión. Soy un afortunado.

Pero hace ya años que sentía un vacío en mi formación como médico. Y el vacío era comprender como piensan las personas y porqué reaccionan como reaccionan ante determinados estímulos. Entender los procesos mentales en los que se dibujan desde nuestra mas tierna infancia las distintas personalidades y caracteres, que no son otra cosa que la suma adquirida de multitud de informaciones y estímulos externos: el amor sano y verdadero o el rencor que se convierte en desamor y odio, la admiración y alegría por el bien ajeno y la belleza o la envidia desmedida por el mismo motivo, el afán de hacer felices a los demás o los celos patológicos que perturban el raciocinio, la alegría de vivir o los miedos a cualquier vivencia, la paz como estandarte o la agresividad como respuesta…

Y como quiero aprender a desvelar estos secretos arcanos de la mente humana que no se rigen por reacciones físico-químicas ni por virus ni por bacterias, sino por afectos y voluntades, por designios de nuestro yo, por decisión volitiva libre y sin coacciones… pues por eso me he matriculado este año en el Grado de Psicología en la UNED (Universidad a Distancia) para estudiar cuatro añitos cuatro tan lindas asignaturas como estas del

Primer curso
Anuales


9


9

Semestre 1


6


6


6

Semestre 2


6


6


6


6



 Y como yo estudié asignaturas de Psicología durante mis estudios de Medicina pues ya tengo convalidadas Fundamentos de Psicobiología y Psicología de la Motivación. Me encanta volver a estudiar, el ambiente de las clases semanales y las tutorías...

Pues nada deseadme suerte en esta nueva etapa de mi vida estudiantil que con tanta ilusión y felicidad empiezo a mis 56 añitos…

A ver si es posible que dentro de cuatro o cinco años empiece a enterarme de algo…

Yo me entiendo…

PD: he suprimido la moderación de los comentarios... no me compensa tener que estar ocupado en esos menesteres.
Mucha gracias a todos los que deseeis seguir haciendo comentarios.

20 comentarios:

  1. PD: he suprimido la moderación de los comentarios... no me compensa tener que estar ocupado en esos menesteres.
    Mucha gracias a todos los que deseeis seguir haciendo comentarios.

    ResponderEliminar
  2. No sabía que te habías matriculado en psicología Celso, te doy la enhorabuena hermano, y te digo que creo que es una carrera preciosa. Sin haberla estudiado, es un tema que me apasiona, de verdad. El porqué los seres humanos reaccionamos de distinta forma unos de otros ante determinadas situaciones, emociones, sentimientos o circunstancias, y más interesante todavía, el porqué las personas reaccionamos de ésas formas.
    Siempre digo que (en mis poquísimos conocimientos científicos de cualquier tipo, casi nulos) las personas somos la suma de nuestro carácter unido a nuestras circunstancias, y que en nuestras manos está la capacidad de moldear ambas cosas de una forma u otra (he dicho moldear, no cambiar, que eso es más difícil, aunque no imposible).
    Y como creo que en mis manos está la capacidad de moldear -en la medida de mis posibilidades- mi carácter y mis circunstancias, cada día y cada momento intento hacerlo todo lo bien que puedo. Unas veces me sale mejor y otras peor, con toda mi carga de defectos, que son muchos pero pequeños, y mis cualidades, que siendo también pequeñas, también las hay.
    En resumidas cuentas Celso, que adelante con tu proyecto de psicología. Te deseo que aprendas muchas cosas interesantes y que nos las cuentes aquí en tu blog. Un besote. Concha.

    ResponderEliminar
  3. Esto es una demostracion mas de que la edad cronologica nada tiene que ver con la edad mental la suya Celso yo creo q es 27añitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 28 querid@ amig@... 28 de ombligo para arriba y 28 de ombligo para abajo...

      Eliminar
  4. Felicidades Celso, te daré lata cuando te "lisensies"..lo sepas..
    Lourdes.-

    ResponderEliminar
  5. Leyendo tu post, me he acordado de D. Francisco Alonso Fernández que siempre insistió en que para curar el cuerpo hay que conocer el alma y nos enseño los principios del psique y del soma en sus magistrales clases.
    Tu decisión, seguro que te va a enriquecer personalmente y seguro que va a ser de gran ayuda en el desarrollo de tu praxis "Galenica", así que desde aquí ; !animo y enhorabuena¡.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pincho. El Profesor Alonso Fernandez era un sabio... ya veo que tu también te diste cuenta...
      Un fuerte abrazo y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  6. Ah, hermano, yo te digo como Lourdes: prepárate que en cuanto termines te daré la tabarra a preguntas. Y además decirte que el que una persona, médico como tu, tenga la ilusión de estudiar otra carrera, después de tantos años ejerciendo una profesión tan vocacional y tan bonita (como sabes la conozco muy bien), es de admirar. Así que ¡¡¡adelante y buena suerte!!!!. Concha.

    ResponderEliminar
  7. Muy bien hecho Celso! !! Buena suerte! !! Si necesitas apuntes de algo se lo pido a mi hermano que acaba de terminar la carrera en comillas! Así q lo que necesites!!!
    Un abrazote estudiante! Confiamos en ti! !!
    B. Vea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias B.Vea, seguro que necesitaré algun libro... ahora estoy liado con Psicología Social... apasionante...
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Enhorabuena y a por ello!. Seguiré leyendo aquí por si descubre usted algo nuevo del cerebro, de sus penas, alegrías o angustias. Debe parecerse al alma. He sufrido sus enfermedades en mi familia. Cruel.
    Yo sincera, personal y respetuosamente ya no estoy interesada en lo que sienten o piensan los demás. Ni qué tienen en el cerebro. Siento un exagerado pasotismo por ello. Una apatía extraordinaria y relajante.
    Me explico (o lo intento Lourdes, uff). Allá va la escritora, guapa!. Ole!, con dos...
    Afectos? Ahora me interesa muchísimo más lo que siento yo y mi cerebro. Si me encuentro bien con alguien pienso que la persona frente a mi se encuentra bien, lo doy por hecho (me gusta esto), no indago. Si me encuentro mal con otr@s pienso que la persona frente a mí también está mal, en algo he fallado yo y yo (no me gusta esto), rectifico. Por ello he dejado de hacerme preguntas sobre las cabezas de los demás, con la mía me sobra. Por fin empiezo a confiar en mi instinto. Ya era hora oye!. Supongo que es la edad, o el cerebro viejo?
    Creo que doy a los que me acerco y si estos no me dan será que no me dan, punto. Ellos pierden, estoy segura. Porque yo lo valgo, jaja.
    Si estudiara psicología creo que acabaría en el psicólogo, y sólo me faltaba. Estudié derecho y casi muero con su Filosofía.
    Tengo un amigo íntimo psicólogo y jamás hemos hablado de psicología, curioso.
    Grandes Ellos por lo que hacen, por lo que consiguen, por sus métodos estudiados y experimentados. Por la humanidad y sensibilidad especial en sus actos.
    Mucha suerte y ánimo! 28 en cada parte no es edad.
    Este comentario no es por desanimarle, todo lo contrario. Hacen falta personas que no piensen como yo. Me he ido por los afectos y no la enfermedad.
    Un abrazo.
    P.Fuertes

    Pd. Perdón, para que es la "p"? Se pronuncia?

    ResponderEliminar
  9. Usted me habla de DESIDIA, que es esa especie de pasotismo por interesarnos por las cuitas ajenas... al fin y al cabo relajantes cuando dejan de ser (¡momentaneamente?) motivo de preocupación.
    La EMPATIA es lo que usted sin saberlo practica y siente en las relaciones con las personas que le rodean. Usted se entrega desinteresadamente, a la vez busca transferencias de sus sentimientos altruistas y además no espera recompensa... ¡enhorabuena!
    Yo, que ya te voy conociendo por tus escritos, te digo que siga usted mas interesada por los afectos que por las patologías fisico-quimicas-sentimentales... son los "afectos" nuestros menores problemas ¿verdad? ... que las cosas gordas vienen solas... y que no pasa nada si hablas con tu amigo Psicologo... hágame caso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuertes p:
      El piso era un bajo muy sencillo, la sala de espera abarrotada, un muchacho se movía rítmicamente adelante y atrás sin parar, me vi a mi misma en una situación graciosa lo que hizo que en un sitio donde suele habitar el sufrimiento, yo tuviera que salir fuera a desfogar una risa inevitable porque mi sentido del humor sigue intacto, a pesar de ésos miedos pasajeros y sin sentido que me llevaron allí en un reconocimiento lúcido de un problema con un diagnotisco final: LEVE.
      El hombre mayor de mirada penetrante en seis días alternos me enseñó a hacerle frente a ése miedo por lo que pueda sobrevenir, me citó a Santa Teresa y me enseñó a ordenar mis hábitos y ritmos.
      Solo hablaba calmo usando palabras precisas sencillas humanas.
      Me quedaba la séptima y última visita porque me había dicho que con mi sensatez (usó ésa palabra)y mi alegría y fuerza interior podría hacer frente a lo cotidiano sin más problemas ni patologías. Llegué al piso bajo, era temprano, las tres de la tarde, la cancela cerrada y no me extrañó por la hora, acudieron más almas perdidas y hacíamos cola en la calle; pasado un buen rato, bajó un señor desconocido con ropa de estar por casa y nos dijo a todos que el hombre bueno que nos escuchaba con interés había muerto la noche anterior de un infarto..me quedé sin palabras y no se porque me reía de la situación con algún "compañero", en mi casa lloré..Fue su última y definitiva lección, lo inesperado tiene más fuerza que nuestros miedos, la sensibilidad y el aprecio hacia los demás no tienen límites, así que ésa humanidad de afligidos nos volvimos a nuestras casas con su ausencia..Su última lección fue la definitiva..para mi desde luego, y para muchos, lo sé..
      P.D.
      No me importa haberlo contado, soy una funambulista que rara vez se cae de la cuerda..DM, que lo tengo que decir..

      Eliminar
  10. Soy Celso comprobando si se pueden publicar comentarios con una cuenta de gmail.

    ResponderEliminar
  11. Hola, soy Lourdes comprobando lo mismo..

    ResponderEliminar
  12. Gracias. Me estais diciendo que vaya al psicólogo?. Vale, llamaré a mi amigo Manolo.
    He intentado escribir algo sensato y cuerdo y me ha salido al revés. Ves como no sé escribir? Claro que hablando tampoco me entiende casi nadie.
    Vaya ánimos para empezar la semana. Lo afrontaré, jaja. Con los malos que son los domingos por si solos...
    No espero respuesta, ya tengo bastante por meterme donde no me llaman.
    Saludos. "P" Fuertes.
    Manoloooooooo!!!!!!

    ResponderEliminar
  13. Y es que a mi me parece que todos andamos un poco tarumbas. El otro día charlaba apaciblemente con mi madre del tiempo, ya viene el frío mamá, es natural me contesta ella, estamos a finales de Noviembre.
    Me decía que está admirada de todas las innumerables explicaciones que nos dan hoy para todo, incluso en el tema de el tiempo. Sigo con su reflexión, es que hija, me pongo a ver el tiempo en la uno y veo unas fotos preciosas de España, yo no me fijo en las nubes ni nada, me fijo en lo bonito que es éste país..(de alocaos..ésto ya es de mi cosecha), después nos ponen colores según el frío o el calor, alertas chirriantes, flechas ininteligibles, una bolsa de aire frío que se descuelga del norte y eso hace que caigan (ahora se dice así) las temperaturas, o una ola de aire sahariano que nos trae calor en alerta naranja, bombas explosivas que viene siendo lo que es un tormentón de los de apagar las luces y acostarse, riadas penosísimas de toda la vida, y más cuando se construye en el cauce de un arroyo..cumulunimbus (me suena regular) y otras explicaciones científicas.
    Total, dice mi madre, en los 80 años que tengo de vida siempre es lo mismo, calor espantoso en verano, desde siempre, frío de abrigo y copa en invierno, primavera templada y florida y otoño oscurito y sereno de rebeca y chaqueta..Pa que tantas explicaciones??, mamá es ciencia pura, vale pues lo será..

    ResponderEliminar
  14. ISIDORO es una persona humana, un hombre de unos 66 años para más señas, os cuento su historia sencilla, corriente.
    Vive en una calle central del pueblo, en lo que fueron los aposentos de un antiguo convento Mercedario del siglo XVl hechos viviendas solariegas grandes y rotundas con techos de arcos y corralones inmensos.
    Soltero hijo de familia trabajadora de su propio campo. Con el boom del la construcción vendió un huerto y una finca y se hizo millonario, muy millonario.
    Isidoro no hizo nada, dejó de ir al campo con su mula porque ya no había campo, de la mula nada se sabe (y menos ahora), y se dedicó a abrir los portalones de la casona que antes siempre estaban cerrados.
    La puerta de madera enorme y despintada, sólida y señorial aun sin arreglar, un primer cuerpo de casa grandísimo, el techo de arcos de iglesia, una meda de comedor, dos sillas y un viejo cuadro de La Purísima en una lámina antigua muy sucia..le tengo que preguntar. El segundo cuerpo o estancia está vacía, dos macetones antiguos con plantas bien cuidadas, dos habitaciones a los lados y de frente un corral inmenso, parcela más bien llena de aperos de labranza, cántaros, tinajas y otras maravillas.
    Se sienta todas las mañanas en el umbral de su casa que es alto y cambia algunas palabras con algún hombre que pasa, pocas porque se le ve tímido y muy poco hablador, y menos después de lo que le pasó.

    ResponderEliminar
  15. Al poco tiempo de vender las tierras y volverse rico, muy rico, el seguía sentado en su umbral, y por no se sabe que razón, ¿que será, será?, se le acercó un día una persona humana, más concretamente una mujer de unos 40 años, Rumana de nacionalidad,
    pechugona y echada hacia atrás que viene a ser echada hacia adelante, melena rizada muy negra de leona ávida y ojos de rata astuta.
    Lo levantó del umbral y lo volvió loco. Isidoro ya no tenía canas, un tinte Hacendado cubrió una dignidad de siempre, zapatos de punteras hacia arriba que no estaban hechos para el y ropa arreglada en un cuerpo hecho a la comodidad del trabajo del campo y del aire fresco del umbral de su puerta.
    Lo veíamos pasar disfrazado y nos daba pena, polo de jugar al golf y pantalones de marca, cara de pena y el corazón caliente de tanto sexo traicionero.
    Al poco tiempo la casona estaba llena de gente, un matrimonio con niños, dos chicas jóvenes con pinta de jugetonas y un anciano asombrado, todos rumanos.
    Seguiamos observando a Isidoro con pena, ya no se sentaba en el umbral, no se sentaba en ninguna parte, no se veía, solo veíamos a la familia intrusa..
    Un día nos llega la noticia que Isidoro se va a casar con la aleonada rumana, no pudimos más. Nos reunimos un grupo de amigas un poco arpías y nos fuimos a hablar con el alcalde que nos recibió con gusto.
    No tuvimos que contarle la historia, el ya la sabía y nos participó que llamaría a una persona familiar de isidoro y de confianza de el para advertirle de la situación irreversible en la que se podía meter.
    Costó trabajo porque Isidoro estaba muy enganchado a la melena rumana que lo tenía en las nubes aunque con los pies en la tierra, tierra que ya no tenía sentido para el, solo quería el goce de una sexualidad tardía y ladrona con nocturnidad y alevosía, pero no sabemos como ni porqué la misión dió resultado.
    De la noche a la mañana desaparecieron toda la familia de rumanos, y el volvió a sentarse en su umbral con la ropa de siempre y la tristeza en la cara, pero ahora con un aire de serenidad propio de los que viven de los recuerdos agradables sin haber perdido nada.
    Nos enteramos que la leona le quiso hacer firmar un papel en el que ella y todos los suyos pasaban a ser dueños de la fortuna de Isidoro..tengo que decir que estoy completamente segura que éste hubiera muerto pronto..de placer..pero no hubiera aguantado mucho ése corazón ardiente, no.-

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.