Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

1975. Granada.


1975 fue un año que me gusta recordar.  Estudiaba COU en el Instituto Martinez Montañes y las notas eran buenas. Tenia muy buenas amigas, una pandilla de amigos extraordinaria y para colmo de felicidad a primeros de año me apunté en la Autoescuela Ramos, a unos pasos de mi casa, para examinarme del carnet de conducir. Yo sabía conducir perfectamente desde los 14 o 15 años, que era la edad en la que mi padre me enseño a conducir por todos los carriles que cogíamos cuando íbamos de cacería. De manera que mi padre me pagó la matricula y las tasas del examen –trece mil pesetas- y creo que di varias clases teóricas y tres clases de practicas en el descampado del campo de el Sevilla FC. Aprobé sin problemas tanto el carnet de coche como el de motos.

Ya podía conducir oficialmente el Seat 800 (un 600 de cuatro puertas) que mi padre hacía la vista gorda cada vez que lo cogía para salir. El coche entonces era fundamental para ser todo un hombrecito, las niñas preferían salir con quien tuviera coche, aunque fuera un trasto viejo y destartalado como el mío… pero para mi era el coche mas bonito de Sevilla, con su pintura azul marino, sus asientos de plastico, el volante de baquelita, los cristales rotos… que avío mas bueno me dio…

                                              Seat 800

Por aquellos tiempos disfrutábamos mucho conduciendo y haciendo viajes los fines de semana a cualquier sitio: a El Rompido, a Chipiona, etc, pero cuando llegó la Semana Santa y coincidiendo que varios de la pandilla jugaban en el equipo de futbol del Portaceli y tenían que jugar un campeonato en Granada, decidimos fletar un Dyane 6, prestado por mi padre, y marcharnos a Granada con el equipo de fútbol.

 
                                           Citroen Dyane 6

Salimos de Sevilla a las doce del mediodía, Antonio Ruiz Cabezas, Diego Villalonga, Jose Miguel Blanco, no recuerdo si Raimundo Blanco (Mundi), y yo al volante. Era la primera vez que me atrevía con un viaje tan largo. Entonces Granada estaba lejísimos por una carretera nacional llena de cuestas de curvas y de camiones… pero la euforia del viaje compensaba todo eso y mucho más.

Cinco personas a bordo, con sus maletas correspondientes, la radio a toda pastilla y cuatro  o cinco días por delante. Por supuesto que nada mas salir de Sevilla paramos en la primera Venta que vimos a tomar una cuantas cervezas… y en la segunda y en la tercera… (Si, si.. ya se que eso no esta nada bien… pero entonces no teníamos la responsabilidad suficiente, ni estaba prohibido, creo…)

Jugaba un partido de Copa de Europa el Real Madrid y lo escuchábamos por la radio. Cada vez que marcaba un gol lo celebrábamos parando en una Venta y tomando un cubata. Y el Madrid ganó por cinco o seis a cero.

Bueno pues la cosa es que se nos hizo de noche y empezó a llover a cantaros. Yo conducía lo mas cuidadosamente que podía y mi copiloto Antonio “El Gorila”, manejagaba el mando de las luces cortas y largas. Entrábamos en Granada sobre las diez de la noche. Teníamos reserva en el Hotel Maciá sito en la Plaza Nueva granadina, que era donde se quedaba el equipo de futbol. No teníamos ni idea de cómo llegar. Al entrar en Granada llovía bastante. Al final de una avenida un semáforo en verde, pero con un guardia urbano con su impermeable blanco y su casco blanco, su mano en alto señalando que nos detuviéramos. Unos me decían que acelerara, otros que parara, y yo con el guardia encima pegué un frenazo de categoría con la mala suerte que el Dyane 6 derrapó y me lleve al acojonado agente por delante con la aleta delantera derecha. El hombre se levantó como pudo y nosotros solo sabíamos pedirle perdón, que si el semáforo verde, que si el agua, que si la noche…

Por supuesto me pidió el carnet de conducir y los papeles del coche y me recetó una buena multa. Para colmo a la hora de marcharnos con los nervios le preguntamos que si nos podía decir como llegar a la calle Sierpes… que por error confundimos con la Plaza Nueva… y el hombre se pensó que nos estabámos riendo de el y nos quería poner otra multa por desacato a la autoridad… Al final llegamos al Hotel cerca de las once de la noche.

Granada en aquellos días era un paraiso de estudiantes todo el día en la calle celebrando algo, los bares abarrotados, las discotecas a tope… pasamos unos dias gloriosos. Yo no vi ni un solo partido de fútbol.

Un día decidimos conocer el Sacromonte, sus tablaos y el ambiente de las tabernas. Subimos en el Dyane 6 y aparcamos en una placita. Yo no se si es que nos dieron vino peleón o lo que fuera, pero creo que metimos la pata en un tugurio poco recomendable para cuatro mocosos como nosotros que queríamos darnolas de listos y de pronto dos o tres gitanos con muy mala cara se cabrearon. Yo fui el primero que empecé a correr como un poseso buscando la plazita y el coche. No sé ni como llegué y abrí la puerta y nos metimos al salto y arrancamos cuando ya teníamos a cuatro o cinco gitanos encima dandole patadas y palos al coche. Solo puedo decir que de el miedo que tenía al cambiar de marcha de segunda a fondo a tercera me quedé con la palanca de cambios en la mano… menos mal que era cuesta abajo y no paramos (en tercera) hasta llegar al hotel.

Otro día fuimos a ver la Alhambra y allí nos ocurrió una de las cosas mas increíbles que me han pasado nunca. Y gracias a Dios que tengo testigos. Resulta que nuestra pandilla de Sevilla éramos muy aficionado a las excursiones de niñas que en estas fechas llegaban de muchos colegios de toda España. Teníamos un convenio con un par de discotecas para llevar a los grupos enteros a bailar y nosotros a cambio no pagábamos las copas… la verdad es que se ligaba una barbaridad. El año anterior tuvimos muchísima suerte con un grupo de niñas de un internado de La Seo de Urgel que eran verdaderamente cariñosas y estuvimos con ellas varios días inolvidables.

Bueno, pues en la cola para las entradas de La Alhambra vemos a un grupo de guapas mozas muy catalanas ellas y ¡sorpresa!... la monja era la misma que la del Colegio de la Seo de Urgel. Me acerco muy educado y les pregunto que si son del internado tal y cual…
-Si.
-Veras –les digo- es que nosotros somos de Sevilla y el año pasado estuvimos con vuestras compañeras Fulanita y Menganita…
-¿De Sevilla?
- Si de Sevilla, es que estamos pasando unos días aquí por que…
- No conoceras a Celso… ¿no?
- ¿A Celso? –palido- ¿Por qué…?
- Es que tenemos una carta para el y para sus amigos…

Por supuesto que tuve que sacar el DNI y demostrar que yo era el Celso que buscaban. La carta era una preciosa carta de “recomendación” para que nos hiciéramos cargo de un grupito de cinco o seis bellezas con muchas ganas de baile, copas y besos…

Y vaya si lo hicimos…

Continuaré... con 1975.

3 comentarios:

  1. Y cuando dice que se suicidó su Angel de la Guarda?

    ResponderEliminar
  2. Y cuando dice que se suicidó su Angel de la Guarda?

    ResponderEliminar
  3. Querida P. Fuertes, ese es un tema que me preocupa mucho. Tengo sospechas de que, aunque los Angeles no envejecen, el que me ha tocado tuvo un precoz encanecimiento capilar y su faz se arrugó como una nuez desde temprana mi edad...
    Y le aseguro que estas anécdotas son solo el inicio de una serie de situaciones rocambolescas y peligrosas, que ya les contaré... pero bueno, aqui seguimos, al pie del cañón... ya cada vez mas oxidado...
    Y espero que mi Angel de la Guarda me haya perdonando todas las fechorías en las que tuvo que amparame y salvarme tanto de noche, como de día..

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.