Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

La basura y la salud.


Debido a la huelga del servicio de recogidas de basura de la ciudad donde vivo, que se llama Sevilla, cada vez que salgo a la calle me encuentro los montones de basura desparramados por la calle fuera de los contenedores ya rebosantes, cientos de bolsas rotas que invaden las aceras y los espacios ciudadanos, montones de basuras cada día más abultados y más desordenados, mezcla de alimentos, desechos de higiene doméstica, papeles y cartones, envases, cristales rotos, latas oxidadas…

Y me pregunto con preocupación médica –y sin entrar en confrontaciones de políticos gobernantes y sindicatos- por qué los ciudadanos nos mantenemos tan ajenos a este gran problema sanitario que tanto nos esta afectando. Porque esto, señoras y señores, es un grave problema de Salud Pública.

Problema de Salud Pública muy grave y peligroso para todos los ciudadanos… y nadie habla de ello. Parece que estuviéramos inmunizados no solo contra los avatares absurdos de los políticos sino también actuamos como si estuviéramos inmunizados contra todo tipo de enfermedades infecciosas y epidemias.

La basura que produce un hogar cualquiera es un foco potencial de transmisión de enfermedades infecciosas y medioambientales. Desechamos cada día basura orgánica compuesta de restos y sobras de comidas, fluidos corporales (pañales y compresas), envases que han contenido alimentos, aceites, basura química con productos químicos variados, metales pesados, sustancias irritantes, tintes, pinturas… Afortunadamente gozamos de un servicio municipal de recogida de basuras y desechos urbanos que nos evita complicaciones derivadas de su eliminación y reciclaje.

Pero debido a circunstancias políticas/sindicalistas, toda esta aglomeración de basura -no recogida en tiempo y forma- produce al cabo de pocos días de estar sometida al sol y al aire libre una serie de procesos biológicos y químicos unos detritus que son perjudiciales para la salud de los ciudadanos que convivimos cerca de estos focos insalubres.

Estos detritus apestosos se va convirtiendo con el paso de los días en un foco de contaminación. Los gérmenes y parásitos encuentran allí un sustrato inmejorable para su multiplicación y activación patógena, pasando de ser potencialmente infecciosos a altamente infecciosos y a trasmitirse casi por contacto o por aerosoles llevados por el viento. Las bacterias que crecen en los detritus se reproducen exponencialmente y son trasladadas por los insectos y los roedores libremente a todas partes, infectando las calles y creando a distancia otros focos de contaminación.

No quiero ni pensar lo que puede ocurrir si un niño se resbala por el aceite rezumado y se cae sobre las bolsas de basura contaminadas; si un golpe de viento traslada restos contaminados a asilos, guarderías, colegios… Se producen proliferaciones bacterianas bacterianas de alto poder contaminante y fácilmente transmisibles.

Los ciudadanos que padecemos esta huelga de recogida de basuras estamos expuestos a sufrir una epidemia de enfermedades contagiosas por muchos tipos de patógenos: gastroenteritis, enfermedades de la piel, afecciones respiratorias, también alergias y toxicidades por metales…

Si alguna persona sufre daños por contaminación o por transmisión de enfermedades producidas por la falta de higiene ambiental… si esto ocurriera en un solo caso en nuestra comunidad: ¿A quien debemos informar? ¿Quién o que organismo se hace responsable de preservar nuestra Salud Pública? ¿A quien debemos transmitir nuestras dudas o reclamar en caso de enfermedad?

Señores de la política y señores de los sindicatos: están ustedes especulando con nuestra salud, con la de nuestros hijos y la de nuestro mayores.

Piénsenlo. Están ustedes tirando nuestra salud a la basura. 

4 comentarios:

  1. A los trabajadores de LIPASSAM, todo eso les importa un bledo. Lo que ellos tienen que hacer es "defender su derecho", que para eso es suyo. Caiga quien caiga. A mi juicio, la responsabilidad de lo que está pasando en Sevilla es del Ayuntamiento y de su empresa municipalizada creada para ésto: Lipassam. Ellos deberían hacer que alguien recoja la basura por los medios que sea (yo subcontrataría, claro).
    Y aún espérate, que cuando lleguen a un acuerdo, querrán hacer horas extra al 150% porque no darán abasto.
    Y ese Zoosanitario interviniendo ratas y ratones... ofú.
    Eso sí: Las tasas de basura que no se te pase pagarlas, que te echamos a los inspectores de tributos que te pillen la cuenta y te la dejen cojeando.

    ResponderEliminar
  2. Esta claro que esta es una huelga política. Que el actual Alcalde escupió para arriba en el año 2011 cuando era oposición y ahora le cae encima el "lapo" pero ya podrido y bien verde.
    La solución pasa por hacer las votaciones asamblearias con voto secreto. Esta simple medida terminaría con la manipulación sindical amarillista que estamos sufriendo todos los sevillanos, no solamente en este servicio de limpieza sino en todos los servicios municipales.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Es horrible! Desde luego que no creo q se nis pase desapercibido a ninguno Celso! Qué horror! Yo que he sido técnico medioambiental podría contaros mucho sobre la mafia q hay tb con el tema reciclaje. ..y las empresas q lo llevan en España. ..llevado a concurso. ..otra d tantas! Creo firmemente q la enfermedad q tiene este país (además de la q fue la burbuja inmobiliaria) es el funcionariado...esto llevaría a otra enorme disertación aún mayor. ..
    Saludos!

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.