Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Feria 2013

La Feria de Sevilla es mundialmente famosa, es preciosa, pintoresca, única, especial, un pórtico de belleza inigualable de la mujer andaluza, un desfile de luz y color, de música y baile popular, de simpatía, de amabilidad, de calor humano, de generosidad, de manifestaciones ancestrales de trato ganadero, de señorío (teórico)... estamos de acuerdo, pero...

Lo que voy a escribir no es politicamente ni socialmente correcto.

Lo sé y a eso me expongo. Pero después de darle vueltas y mas vueltas durante varios días... creo que no debo engañarme a mi mismo.

Dice un gran amigo, cantante y caballista, que la feria de Sevilla es una fiesta absurda... y yo no tengo mas remedio que estar de acuerdo con el al cien por ciento. Me importan un bledo y parte del otro esas cifras "oficiales" que dirán que en la feria se han creado tantos y cuentos puestos de trabajo y se han producido tantos y cuantas visitas y etc, etc. Mentira podrida. 

Mi visión de la feria de Sevilla a 14 de abril de 2013 es la siguiente:

Estamos haciendo un paripé. Yo el primero. La Feria de Sevilla es muy cara y no nos la regalan. Cada día que dejamos de ir al trabajo cada uno de nosotros por ir a la feria es dinero dejado de ganar o no cobrado. Si eso se multiplica por los pocos sevillanos que actualmente tienen capacidad de producir un jornal, pues echen las cuentas. Dejamos de producir muchos miles de euros.

Además ir a la feria sale muy caro. A todos. Mucho mas a los que tenemos una caseta privada con vales o tickets para abonar las consumiciones en el ambigú corralero, pues no he visto unos sucedáneos de bares y restaurantes mas caros y peor servidos en mi vida, con unas condiciones de hostelería que no estarían permitidas en ninguna otra parte ni época del año. 

Por cojones tenemos que invitar a un montón de conocidos o "visitantes" que no vemos el resto del año y que parece que estos días salen de debajo del albero... y a todos les gusta de repente mucho el jamón y las gambas... Tener una caseta se convierte para muchos en un verdadero infierno... al segundo o tercer día se dan cuenta de la ruina que se les viene encima y se amargan y arrepienten por ser tan "desprendidos"... Yo he padecido en mis carnes esa "maldición", hasta que me borré de la caseta traidora que me sacaba los cuartos año tras año como una querida antigua...

Los que no gozan del "privilegio" de las casetas privadas deben consumir en los puestos y quioscos callejeros o en las poquísimas casetas de uso público: peor calidad y mayor precio. No hablemos si se trata de una familia con varios churumbeles que pidan chucherías y luego un paseito en los cacharritos de la Calle del Infierno... un pastón, amigos mios.

Y no quiero echar números de lo que valen los trajes de gitana, los trajes de corto de los caballistas, los caballos y los enganches con sus lacayos, que no todos son heredados -ustedes me entienden- si no mas bien "adoptados" y que salvo excepciones, suponen un desembolso monetario con varios ceros detrás del euro inicial... dinero malgastado... la mayoría de las veces...

Y no quiero entrar en otras costumbres adquiridas desde hace años y absurdas igualmente, reminiscencia de otros lugares y otros ámbitos arcanos, cuando en la parte de atrás de las casetas se organizaba un "flamenco" con dos guitarras y quien quisiera y supiera cantar y bailar... Ahora se ha impuesto eso mismo pero organizado en plan espectáculo y por narices a tal o cual hora... con los altavoces y a todo volumen a ser posible... Yo creo que son costumbres algo pasadas de moda socialmente, pero que cada palo aguante su vela (su dinero quiero decir...)

Paralizar una ciudad una semana entera, con la que esta cayendo, para irse a pasear, bailar, cantar, trasegar vinos y dejar de producir y además gastarse un pastón es muy difícil de entender... Un día o un fin de semana no esta nada mal, pero toda una semana me parece un autentica frivolidad. 

Porque digan ustedes lo que digan, en esta semana de Feria en Sevilla no trabaja ni el apuntador...


7 comentarios:

  1. Bueno, pues cuando lo digo yo, se me dice que no soy ni sevillana ni ná. Ea. Sí que tengo que decir que yo sí trabajaré. Como una mula toda la semana. Es necesario. :-). Gracias por tu entrada como siempre, cuando menos, elocuente.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias amiga Lochy... y buenas noches.

    ResponderEliminar
  3. Desde 1999 no piso el albero, osea hace 14 años y eso que yo era de los que entraban en el Real a mediodía y me tenían que echar con "Fly" al día siguiente, pero no se porque dejo de interesarme. De todas formas tengo cierta nostalgia de esos ratos, así que esta noche y aunque me encuentre muy lejos de mi Sevilla, tengo dos o tres farolillos que voy a colgar en mi casa, me voy a tomar un pescaito frito aunque sea congelado de esos de paquete con una cervecita y voy a poner una "cinta cassete" con sevillanas tela de antiguas que tiene la parienta.
    Te deseo pases una buena Feria.-

    ResponderEliminar
  4. Mi querido hermano Celso, en mi opinión eres igual de vehemente que yo, pero eso no es cosa rara porque compartimos los mismos padres y la misma educación.
    Estoy muy de acuerdo contigo en todo y en el fondo..pero no en la superficie, me explico: La feria genera dinero, sobre todo a los que más tienen. Genera mucho dinero al ayuntamiento de la ciudad y a sus jarcas, perdón arcas. En realidad SI da puestos de trabajo, hay criaturitas que están deseando meterse en las trastiendas de las casetas a hacer de comer y llevarse un jornal a sus casas, y los que han montado todo el tinglado y los que lo van a desmontar y los feriantes de los cacharritos y las chinas vendiendo unas luces raras y los vendedores de nubes de colores dulces, los que limpian los que reparten la Cruzcampo y demás, camareros, gitanas que leen el porvenir y cocheros de librea.
    Pero por mucho trabajo que den, tienes toda la razón, más se deja de hacer, porque toda una semana una ciudad con la mente puesta en la feria es muy caro, si, y si nos ponemos a hacer las cuentas no nos sale, creo, ah, los hoteles también van a hacer su agosto que te digo que por aquí por la costa hay mucho jubilado extranjero que se lo pasa del quince y va a tos laos gastando pasta..
    Moraleja, compre una Agni y tire la vieja, o lo que es lo mismo, no gastéis más de lo os podáis permití....miarmas toas..
    FELIZ FERIA!!!!

    ResponderEliminar
  5. Oleee Pincho moruno!!!
    Y tú Celso, no vas a pasarte ni un díita x la feria, ni un ratito xa enseñarle a Celsita los farolillos..?
    Jajaja. Al final caerás! !!

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo. Los sevillamos estamos locos, de atar. Es un derroche supérfluo y agotador. No están los tiempos para ferias ni pijadas. Sin embargo mataría por estar allí esta noche y mañana un ratito. Lo siento, soy así. Como dice José Manuel Soto "No tengo remedio...". Un abrazo a todos desde 1000 Km de mi tierra. A disfrutar que son 6 días!

    ResponderEliminar
  7. Un pincho de tortilla y 18 tenedores, por favor!

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.