Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

La memoria del asesino.


Escojo el titulo de una interesantisima película que he visto no hace muchos días y os recomiendo a todos. Es una película belga del año 2003 magnífica, de las mejores que he visto últimamente, la historia de un asesino a sueldo que se da cuenta que siempre a estado manejado como una marioneta a la vez que empieza a sufrir síntomas de Alzheimer.

Y quiero hacer uso del título porque creo que existe un enigma no aclarado por la ciencia que es cuales son los procesos que ocurren en la mente de los asesinos para que sean capaces de matar friamente a una o a cientos de personas inocentes, antes, durante y después de cometer los asesinatos.

Cualquier persona, cualquiera digo, es capaz de matar a otra. Yo mismo por ejemplo, que soy un acérrimo defensor de la vida y estoy en contra de la “pena de muerte”. Pero estoy seguro que en determinadas circunstancias de estrés o de pánico, por defender mi vida o sobre todo por defender la vida de mis hijos sería capaz de hacer lo que fuera… pero no sería capaz de matar ni a una mosca con premeditación y alevosía, ni siquiera alistarme para ir a la guerra, por ejemplo, para tener que disparar contra alguien a quien no conozco de nada y salvarle el culo a unos cuantos políticos o militares que estarían seguros en la retaguardia tomando cafelito calentito… ¿se me entiende?

Y lo que no me cabe en mi cabeza es lo que debe de reinar en la mente de los asesinos que estos días vemos que están saliendo de las cárceles por motivos de las cagadas habituales de nuestros “honrados gobernantes”. Esas personas asesinaron a sangre fría a civiles inocentes con bombas en los supermercados, en bares, en coches enmedio de calles concurridas, a padres delante de sus hijos, a niños que jugaban a la pelota...

Y no han sido uno ni dos ni tres... sino cientos de asesinos cortados todos por la misma tijera. Personas que decidieron incorporarse a  una "guerra" ficticia contra todos los españoles para matar a inocentes con excusas "políticas" basadas en patrañas ideológicas.

En España muchos vascos -terroristas- han matado en nombre de ETA a miles de personas inocentes, mujeres y niños, civiles, militares, policías, todo en nombre de una “libertad” o “independencia” o que se yo… Yo creo que ni ellos mismos, los asesinos, no saben muy bien con que excusa han asesinado a tantos inocentes.

Unas mentes manipuladas desde a infancia por otras mentes perversas que han convertido a jóvenes vascos en asesinos despiadados programados para matar sin remordimientos cuando y donde les indicaran, para luego hacerlos vivir como hienas escondidas en zulos y llevar una vida oscura y tétrica, como alimañas, esperando la oportunidad de poder salir a matar de nuevo a más inocentes…

¿Qué tipo de “política vasca” es esa? ¿Qué ocurre en las mentes de esos hombres y mujeres vascos que toleran, justifican, perdonan y olvidan tantos asesinatos de inocentes? ¿Qué ocurre en las mentes de los asesinos? ¿Qué ocurre en las mentes de los que han orquestado y ordenado tantas muertes gratuitas, inútiles, insensatas…? ¿Cómo se puede justificar tanto daño como el que ha producido ETA y los que la han mantenido y tolerado?

Como médico, me causa una impresión tenebrosa la frialdad de esos asesinos cuando los veo por la tele sentado en los juicios, sin aparentar el mas mínimo arrepentimiento ni remordimiento aunque hayan pasado ya veintitantos años de sus horrendo crímenes. Parece como si no tuviesen capacidad de darse cuenta del mal que han causado ni de las consecuencias de absurdos asesinatos. Es más, a veces los veo sonreír y parecen alegrarse al recordar el dolor que siguen causando en los familiares de las víctimas mortales. Y ahora que salen de la prisión parece que salen aún con caras de tener ganas de mas sangre y más horror. Como cantando victoria por estar vivos después de haber matado tanto.

¿Cómo se devuelve a la sociedad herida, a los familiares -victimas vivas del terrorismo asesino-, al resto de los ciudadanos españoles la confianza en la Justicia? ¿Cómo se puede mitigar minimamente el dolor de tantos y tantos españoles inocentes que vieron sus vidas truncadas de raíz el día que se convirtieron en familiares de asesinados por el terrorismo de ETA?

Mi opinión particular es que hay algunas decisiones en la vida que se han de tomar con todas las consecuencias posteriores. Si yo decido convertirme en un asesino no debo esperar que terminar mis días viviendo como un ciudadano que no ha matado nunca, gozando de los mismos derechos y libertades.

¿O es que han perdido la memoria de sus crímenes?

Pienso igual que mi amiga Teresa Jimenez-Becerril:

“Que cumplan integramente la condena, con el único beneficio penitenciario de seguir vivos, y que salgan de la cárcel dentro de muchísimos años, ya viejos y como unos miserables, solos, no aclamados ni siendo acogidos como unos héroes…”

Y yo añado: que la Ciencia tenga luz para iluminar lo antes posible que es lo que ocurre en la mente de los asesinos…



1 comentario:

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.