Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Toulouse


Mi hermana Lourdes escribe:

En avión Sevilla y Toulouse están separadas por hora y media de vuelo, hora y media donde cruzas la Península Ibérica y los pirineos para aterrizar al sureste de Francia en un valle del río Garona donde se mezclan cuatro microclimas: el mediterráneo norteño, los vientos atlánticos que se instalan por la atracción de la cadena montañosa pirenaica (a una hora en automóvil de la ciudad), los fríos norteños y polares y la templanza del sur… de todos los sures.

Es una ciudad industrial y trabajadora, multiracial y monumental, es una ciudad absolutamente francesa, europea, tranquila, con una serenidad que ha llamado mi atención ansiosa.
En el hospital donde nació Juan, mi nieto, hospital semi-privado, todo el personal está tranquilo y es muy profesional, esa es la impresión que me llevé, aunque ha decir verdad no frecuento hospitales… pero es que en el mercado de Víctor Hugo -que aunque tiene ese nombre tan fino es una plaza de abastos- y los mercados si los frecuento, pues allí me dio la misma impresión que en el hospital, nadie levantaba demasiado la voz y los vendedores y vendedoras gordos y flacas tenían una elegancia innata y te hablaban como cantando y madame y las gracias y bonjour y todas las urbanidades habidas y por haber.
Tiene la ciudad un canal, el de Minime que le da a la city un encanto de agua y de verde que la cruza, y el Garona es un río parecido al Guadalquivir, de hecho la fría mañana que llegué tan temprano, por la ventanilla del taxi mi cara (asustada-asombrada) veía como pasábamos de un tramo de pisos y edificios altos a cruzar el puente sobre el río para desembocar en casas muy francesas…"estamos ya en Triana ", pensé…

He visto iglesias frías y maravillosas y la catedral de Saint Ettiene que no se parece en nada a la de Sevilla, es más tenebrosa fría y seria, pero bellísima y antiquísima, casi todas las casas y edificios toulousianos son de ladrillo visto rojo, de modo que el sol mucho más bajo y piadoso que el nuestro le da a la ciudad una luz rosada, si, me lo advirtieron pero ya lo he visto, Toulouse es rosa; el sol allí se pinta del burdeos más cercano.

Hace un frío de bajoceros pero también me pareció un frío tranquilo, te abrigas y no lo notas, la lluvia es quedita siempre, me lo dice mi hija, allí los chaparrones fieros son extraños, llovía un día y la gente no llevaba paraguas, abrigos y gorros, que modernos, que tranquilos, los bebés en sus carritos como si nada y mucha gente serena por sus calles…
Diréis y con razón que todo me parece tranquilo allí, pero si cuento las impresiones que me traigo no puedo mentir, es lo que vi, lo que he sentido.

La comida de allí me encanta porque soy mujer que me gusta todo lo que engorda… todo… aunque vengo de vuelta con los pantalones que se me caen porque no he parado. El pan la leche los quesos el vino la mantequilla los cruasanes -¡aayy los cruasanes esooss!-, la carne roja y el salmón (porque otro pescado no he visto).

El metro no es tan maravilloso como el de Madrid, que es un mundo aparte, es un metro activo de llegadas rápidas y sencillo. La ciudad tiene un tamaño similar a Sevilla o algo menor. La noche en Noviembre cae de plomo a las cinco de la tarde y las gentes se refugian en sus casas muy confortables o en los cafés que son maravillosos, por cierto, se sientan en la puerta del café bajo un toldo y a bajocero, fuman y charlan en ese frío tan fino y no se asustan de el. En la calle un agüita nieve a la que nadie le echa cuenta.
Me ha gustado esa ciudad tan rosa, tan apacible tan trabajadora y a la que ha ido a nacer mi tesoro… ¡Toulouse!


7 comentarios:

  1. EN FERIA ME VOY A OXFORD, si, no me pongo rosa en el pelo ni traje de volantes ni pendientes que adornen mi cara ni me recojo el pelo, no, me lo suelto del todo me pongo unas botas y un chaquetón con ropa de fresco y me voy en un vuelo alto a ver a mi hijo y a su novia que viven en aquella ciudad que no se como es...
    Esta vez me voy con mi santo a ver a nuestro niño que es ingeniero en Oxford, que fuerte, que bien ¿no?, pues si, pero podía ser ingeniero técnico de la edificación que es lo que pone en su título de la Hispalense avalado por nosequé de Bolonia esaa en la avenida Manuel Siurot, o en Los Remedios, o en Triana, Macarena, Nervión o La Encarnación, pero no, no ha podido ser y me lo han mandado los canallas de la clase política a esa ciudad del norte tan inglesa, y como si no lo veo pronto voy me muero, pues nos vamos para allá, ellos no pueden venir hasta agosto y de navidades al verano no puedo vivir sin velo porque me falta el aire la respiración y el aliento, porque lo he parido yo y con mucho dolor, nunca comparado al de tenerlo tan lejos...
    Así que ya los sabeis, no voy a bailar sevillanas ni a estar en la feria, pero, ¿que es eso comparado con ver a un hijo?. Ya os contaré que ha parecido aquella ciudad lluviosa y universitaria inglesa que a mi me importa un pito sino fuera porque tengo allí a mi hijo...
    Para Junio me voy yo sola en un vuelo de entrega a la Toulousse que ya conozco a quedarme unos días con mi nieto y mi hija porque su marido se va de viaje de trabajo, esta ciudad francesa se me quedó metía en los sentíos, seguro que la fría y señorial Oxford también...Ya os contaré...
    ¿Quién va a votar amigos míos, yo? ¿Para.....?, voy palacamaquescarbo.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Canallas, habeis conseguido hasta que viajes..malditos, Perdoname señó, y permíteme que no los perdone a ell@s.-

      Eliminar
    2. Cuantas faltas, escribo rápido...De fondo mi tío Manolo dice "La flor del romero llora..."

      Eliminar
  2. OJÚ COMO VENGO DE OXFORD, ya escribiré, y no es una amenaza a quién no le agrade que no me lea, no, sivengoquenomaguantoniyó.- :-)

    ResponderEliminar
  3. OXFORD.- Dicen que es un lugar al que se le conoce como " La ciudad de las agujas de ensueño", si, porque Oxford enterito es en sí mismo en un monumento al arte más antiguo y victoriano. La ciudad en sí misma es la universidad más antigua del mundo, toda ella lo es, y los distintos barrios que la rodean junto con parques y riberas del Támesis, giran viven y trabajan por y para la universidad. Es además un centro financiero de Londres que está a solo unos noventa km., así que muchas de las empresas londinenses se ubican allí porque es city de gente rica donde ponen a estudiar a sus cachorros en lo más selecto y se compran la casa y el jaguar, que es un coche en uno de los barrios que visité. Oficialmente no hay aereopuerto porque Londres está al lado, luego supe que hay uno privado...con eso lo digo todo...
    Los monumentos de la universidad y las distintas iglesias con sus torres puntiagudas y su cementerio en la parte de detrás son impresionantes y numerosísimos, uno detrás de otro y todos maravillosos, muy distintos, llegué a leer en una de las iglesias la fecha del año 1200, la baja edad media en el corazón de los negocios, la vieja Europa pura y dura...
    El inglés hablado allí suena estupendamente y yo me quedé helaíta cuando oí a mi hijo Manolo que en español tiene un acento cartayero incorregible, hablar un inglés de corrido con sus eses y sus acentos de ok bay y yea en vez de yes y yo que sé, pero por poquito no me caigo patrás, su novia igual, que dos encantos, una niña y un hijo de pueblo con sus carreras y sus buenos trabajos en Inglaterra hablando un inglés que me hizo sentirme muy orgulloso de la noche aquella que creí morir pa tener a ese chiquillo tan largilucho y tan grande, después he descubierto que en todos los sentidos...
    Pero no solo mis hijos, Oxford está llenita de españoles, argentinos, italianos, y algunos del este, todos jóvenes y trabajando allí. El café de la mañana nos lo sirvió una chica rubia de Jaén, periodista...Comimos en uno de los mejores restaurantes de la ciudad, una maravilla en pleno centro donde trabajan una pareja de cartayeros amigos de mi hijo y su novia, ahí me emocioné: El es un camarero de alta escuela y ella es sonmellier y jefa de la magnífica bodega y de sala, vestida de negro riguroso enmedio del lujo de la sala se acerca a nosotros y como ha estudiado en el instituto con mi santo (es economista), con los brazos abiertos y un acento profundo huelvano, dijo, "Hommmbre pero zi e Manolo Dabrio en personaaaa", después la vi trabajar dar ordenes y hablar un inglés que mi hijo dice que es casi perfecto lleva allí cinco años, que admiración, que raza de pioneros, hoy estoy tonta pero me da la gana...
    !!Viva la juventud esforzada en España y fuera de ella, y Viva España, Francia e Inglaterra!!!, pa mi desde luego.-

    ResponderEliminar
  4. Todavía me dura la emoción y el cansancio por lo que al escribir tantas emociones ni reviso la escritura ni falta que me hace, todos estais de feria, yo he bailado unas sevillanas aereas he tomado un rebujito de besos con mi hijo he disfrutado de un sol que raramente salió en esas latitudes tan altas, el cielo de un turquesa intenso y el verde hacía de albero de esperanzas, creo que estoy cursi, bueno ya dejo, besos al aire.-

    ResponderEliminar
  5. El viernes me voy yo sola a Toulouse diez días, voy a ayudar a mi hija que su marido sale de viaje...Estoy hecha una mujer internacional, ya me pateo los aeropuertos como el pasillo de mi casa...@estoycagaitaperocontenta.-

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.