Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Resultados electorales

Hablaba hace unos días con un amigo que me pronosticaba los resultados electorales las elecciones al Parlamento Europeo y comprobé que no se equivocó en casi nada. Desastre del bipartidismo absurdo que se comporta como un matrimonio que lleva treinta años casado y siempre están acusándose de "¡y tu mas..!"... es algo tan esperpéntico que no se como nos le da vergüenza comportarse así delante de todos los españoles. 

En el fondo yo creo que como ellos (los políticos) son cortitos de entendederas pues llevan toda su vida laboral comiendo y rumiando del mismo pesebre y sin cambiar de postura postrada con el culete al aire, aire pútrido de las oficinas de las sedes de los partidos políticos mayoritarios y que por mas colonias que se pongan trasladan esa peste al Parlamento, sede de los absurdos representantes del pueblo porque además se piensan ellos que nosotros los electores somos gilones, que somos tontos, que no sabemos lo que queremos, y por eso se pegan estos costalazos electorales que acabamos de protagonizar con abrumadora abstención, con caídas espectaculares del PP y del PSOE y con el lógico resurgir de minúsculos partidos políticos que recogen la ilusión y la esperanza de muchísimos desencantados a los que les importa un pito la teatral pantomima de los telediarios diarios con sus marionetas y sus monigotes engominados y predispuestos a decir consignas que nadie se cree y nunca nadie se creerá, pero largan discursos y frases embusteras y repetidamente manidas y sin valor, como si cada palabra o frase de ellos fuera uno de los diez mandamientos indispensables para ser buen ciudadano: "vote usted a mi partido, los de enfrente son unos embusteros, yo se donde esta el camino, los de enfrente están perdidos, hágame usted caso y yo le compensaré, los otros solo quieren lo peor para usted", etcétera etcétera, y no dicen ni una sola palabra que tenga que ver con la realidad, con los sentimientos, con las necesidades urgentes de los ciudadanos desfavorecidos por la falta de trabajo y por los impuestos abusivos, con los problemas de una juventud que no siente ningún interés por estudiar y menos por esforzarse en aprender un oficio, y no digamos por trabajar a destajo por una miseria, tanto es así que los jóvenes se están convirtiendo en armas que carga el diablo contra ellos mismos... y veremos a ver lo que sucede dentro de pocos años con tanto indignado contra todo y contra todos, pues no vamos a tener inteligencias útiles ni técnicos ni mano de obra para reconstruir la infraestructura política y social de este país que cada vez cae mas bajo en el fango de la podredumbre y de la corrupción.

Pero los "políticos" siguen alegrándose y felicitandose por el resultado de las elecciones.

Y punto.

3 comentarios:

  1. ...difícil expresarlo mejor👍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier... producto de muchoa años de cabreo.

      Eliminar
  2. ES JUSTO LO QUE YO QUERÍA DECIR, si supiera expresarme como los artistas de la escritura, de la de ficción y de la de la realidad, y este artículo de Juan José Millás, es lo más realista y real que he leído en mucho tiempo, ahí lo teneis:
    Imaginemos un hospital en el que los enfermos viven pendientes de la salud de sus médicos; un parvulario donde los críos han de poner orden y enseñar canciones infantiles a sus profesores; un hogar en el que los hijos pequeños salieran a trabajar todos los días mientras los padres se van al instituto… Un mundo al revés, en fin, que hasta ahora venía siendo materia para la ficción y que de súbito ha saltado a la realidad. Ahí nos vemos usted y yo, ciudadanos de a pie, como se dice, agobiados por los problemas internos de la monarquía, del PSOE, del PP y de las instituciones en general. Quienes tendrían que estar las 24 horas del día dándole vueltas a cómo resolver nuestros problemas, que son muchos, andan de acá para allá completamente atribulados por conflictos internos, ajenos del todo a lo que ocurre al otro lado de sus despachos, donde millones de contribuyentes hacen cola a las puertas de las oficinas del INEM, o malviven con salarios de Liliput, o han de salir al caer a la noche, como ratas, a buscar en los contenedores de basura algo que llevarse a la boca. Significa que nuestros próceres parecen médicos enfermos, profesores ignorantes, legisladores sin conocimientos, cuando no pura y simplemente peña que va a lo suyo, aunque cobran con puntualidad un sueldo del Estado. Lo nuestro, lo de los ciudadanos que cruzamos las calles por el paso de cebra, es horrible. Ya no nos extraña que se repartan sobresueldos, ni que tengan cuentas en Suiza, ni que amnistíen a los defraudadores, ni que pillen a un miembro del Constitucional borracho en una moto, ni que una política en activo se dé a la fuga ante la presencia policial. Nos hacemos cargo, créannos, de sus problemas con el escalafón, con el alcohol, con la autoridad, con la familia, con el dinero negro, pero los que necesitamos atención somos nosotros.

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.