Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Hipnosis

Hipnosis: dícese del estado mental adquirido mediante la técnica o disciplina del hipnotismo, ya sea por medio de un hipnotizador o mediante la autosugestión hipnótica.

Hipnoterapia: terapia mediante la hipnosis.

La hipnosis mas conocida y aceptada terapéuticamente es la aquella en que se acuerda una relación entre dos personas, el sujeto que acepta ser sometido a hipnosis y el terapeuta hipnotizador o hipnólogo. Se establece entonces una relación de confianza y comunicación verbal mediante la cual el terapeuta en colaboración con el hipnotizado, induce en este un estado psico-físico de relajación, a veces de somnolencia, y por medio de las técnicas de sugestión puede producir cambios en los procesos mentales y en las emociones del hipnotizado.

No debemos en ningún momento confundir estos conceptos con el “hipnotismo” de barracas de feria o de espectáculos televisivos donde un supuesto mago “hipnotizador” es capaz de “hipnotizar” a unos cuantos espectadores con métodos irrisorios y chungos (tocandoles la frente por ejemplo) para a continuación obligarlos a hacer payasadas y ridiculeces. Eso hay que verlo tan solo como lo que es: un espectáculo teatral, una farsa escénica con actores preparados y cómplices del supuesto “hipnotizador”… Este tipo de espectáculos le hace mucho daño a la hipnosis como método psicoterapéutico.

Fisiologicamente la Hipnosis se explica así:  Cuando tenemos sueño o se hace de noche e intentamos dormir se liberan en nuestro organismo sustancias neuro-hormonales que producen cambios en el sistema nervioso central y periférico con disminución de la actividad eléctrica cerebral, relajación muscular generalizada, disminución de la frecuencia respiratoria y cardiaca, amortiguación de la percepción de los estímulos externos. Entre el estado de vigilia y el estado de sueño profundo nuestro cerebro pasa por diferentes fases. Estas fases pueden ser evidenciadas de varias maneras ya sea por medio de electroencefalogramas, de resonancia magnética, PET, polisomnogramas, etcétera. Si el entorno que nos rodea es el adecuado en comodidad, luz tenue y sin ruidos externos desagradables entonces se alcanza el estado de adormecimiento o sueño superficial con facilidad y a continuación el sueño reparador fisiológico. En esto se basa la hipnosis terapéutica, en alcanzar ese estado inicial del sueño donde el cerebro esta relajado y predispuesto. 

El proceso de la hipnosis comienza por establecer una relación aceptada y consentida de confianza entre el sujeto que acepta la hipnosis y el hipnólogo.  Es mas fácil que en un ambiente adecuado el terapeuta consiga inducir en el paciente un estado de relajación mas o menos profunda o adormecimiento consciente (¿subconsciente?). Por medio de mecanismos de sugestión se provocan en el  sujeto hipnotizado asociaciones de ideas, percepciones, emociones, motivaciones y reflexiones para iniciar cambios o refuerzos en su comportamiento, se favorecen asociaciones o disociaciones mentales… aunque todo dependerá al fin y al cabo de la confianza que exista entre ambos y del grado de “aceptación” que logre conseguir el hipnólogo en los sujetos “hipnotizados”.

Las aplicaciones terapéuticas mas frecuentes en las que se aplica este método hipnótico son:

  • Tabaquismo y ayuda para dejar de fumar. Millones de personas en el mundo han dejado de fumar gracias a la hipnosis. Y si ustedes lo piensan esto es así porque una gran mayoría de fumadores están deseando abandonar el tabaco, tienen miedo de las consecuencias de fumar. Con pocas sesiones de hipnosis podemos ayudar a dejar de fumar y a no padecer el temido “síndrome de abstinencia”.
  • Tratamiento de las fobias. El miedo irracional y sin control a determinados estímulos: insectos (cucarachas), espacios cerrados o abiertos, volar en avión, fobias sociales (timidez). En estos casos la hipnosis es el complemento perfecto a la psicoterapia.
  • Tratamiento del dolor crónico. El dolor, sobre todo el dolor crónico y el neuropático, se benefician en gran manera de las sesiones de hipnosis pues el origen de muchos dolores esta en una parte del cerebro llamada cortex prefrontal que es activada inconscientemente por nosotros mismos, de tal manera que podemos mediante hipnoterapia modificar esta actividad inconsciente y tener una percepción amortiguada del dolor.
  • Hipnosis y trastornos de la alimentación. En estos casos, sobre todo en la obesidad, la hipnosis es útil para reforzar el comportamiento desordenado de la alimentación  y conseguir perder peso, siempre en unión de la terapia adecuada cognitivo conductual (TCC).
  • Trastornos de memoria y atención. Casi siempre motivados por estrés importante y agotamiento. Mediante sesiones de hipnosis se puede conseguir que el sujeto “aprenda” a fijar a atención en los que es importante o necesario en cada momento y posteriormente sea capaz de recordar lo que es de importancia para el.
  • Trastornos sexuales. La hipnosis empezó a usarse en el siglo XIX para tratar los casos de “histerismo” y neurosis en pacientes con desordenes sexuales de origen psicosomático: ansiedad, impotencia, anorgasmia…

Considero que la hipnoterapia es un eficaz método terapéutico siempre que sea realizado por terapeutas hipnólogos expertos. Tiene un bajo índice de reacciones adversas y es muy bien tolerado por los pacientes. En condiciones normales es de primera elección en los trastornos anteriormente citados.

Yo creo firmemente en la hipnoterapia y me estoy preparando para ser un buen “hipnotizador”…

Aquí me tienen ustedes a su disposición.




2 comentarios:

  1. Celso, yo me quiero hipnotizar para la lista entera que has puesto, aunque sin que me hipnotices (solo te dejaría a ti), he logrado: viajar acompañada y sola en avión al extranjero (te escribo desde Tolouse), lo bichitos si me repelen, las arañas no, no estoy fumando, y me duele solo la espalda pero es de cojer a Juan que me como a mi gorditooo, no se puefe tener un nieto más bonito, ahh y la sexualidad está acorde con mi efad y condición, no va malamente dadas las circustancias, pero me gustaría mejorar más en todos los palos que has nombrao...Este verano me hipnotizas, o nos comemos un arroz con chocos y guisantes, que da un resultado buenísimoooo....Es broma, muy interesante..

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.