Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Hágase la Luz

No se como llegué hasta allí, hasta aquel pasillo oscuro, pero supongo que eran los días de mis primeros pasos sin ayuda de mi tata y supongo que escapé de un cuarto iluminado hasta el corredor que conducía al dormitorio de mis padres. Estoy seguro que ese es el primer recuerdo de mi vida. Tenía menos de dos años.

El sentimiento que recuerdo ahora lo catalogaría de miedo, pero sé que entonces experimente angustia durante unos segundos por primera vez en mi vida. Al final del corto pasillo en penumbras se recortaba iluminada la tranquilidad donde se escuchaban las voces relajadas de mis padres y las risas de mis hermanas gemelas. Haciendo un esfuerzo por no caer anduve aquellos pocos metros tambaleandome, sin llorar pero asustado. Sé que en cuanto aparecí en la luz cesó mi angustia y al momento estaba en la cama de matrimonio entre mis padres, seguro, tranquilo y a salvo.

¿Tenemos en nuestros cromosomas genes que nos hagan sentir durante la infancia miedo a la oscuridad? Es posible que así sea, un instinto de salvación ante lo desconocido, ante las alimañas que se ocultan en la espesura de la noche. ¿O es un sentimiento adquirido desde el nacimiento “gracias” a las advertencias de los padres (y de las tatas en mi caso)? Si a un niño de meses que empieza a gatear y a explorar su mundo cercano se le atemoriza con la oscuridad para tenerlo a la vista siempre, no es improbable que con uno o dos años cuando da sus primeros pasos y se enfrenta de repente a las tinieblas le suceda lo que yo sentí aquel día. ¿Genético o adquirido? Probablemente ambas causas.


Lo que si os puedo asegurar es que ahora a mis cincuenta y ocho años conservo un miedo ancestral a la oscuridad que me produce angustia verdadera. Duermo siempre con la persiana subida, suelo dejar lámparas encendidas por si tengo que moverme por la casa de noche, y si entro en una casa a oscuras me apresuro por encender luces e iluminar mi ámbito. En la ausencia de luz estoy completamente inseguro e inquieto. La luz me calma y me da seguridad.

Hágase la Luz.

1 comentario:

  1. SAN AGUSTÍN DIJO: "Reza como si todo dependiera de Dios, trabaja como si todo dependiera de ti". Para los que no creen en la Divina Providencia solo vale la segunda parte, yo lo intento con las dos...

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.