Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

El pequeño Nicolás

Ya desde niño aparece dando la cara y chupando cámara en algunos reportajes de la televisión. Se le ve colocandose enfrente del objetivo como si le fuera su corta vida en ello hasta que el reportero se fija en él y lo enfoca. Entonces el niño se transforma en una gran sonrisa de complacencia y de felicidad por el triunfo conseguido y responde a las preguntas del reportero con voz engolada y demasiado falsa para su corta edad. Ya parecía un impostor.

Me lo imagino como un niño sin niñez y un joven sin juventud, tan solo coleccionando fotos de si mismo al lado de algún famoso, si es de la política mejor que mejor. No tiene amigos, pero va reuniendo datos de conocidos, anotando sus teléfonos, sus direcciones, sus preferencias, sus aficiones…

En la difícil edad de la adolescencia no parece que le guste mucho la compañía de mujeres salvo si les sirven de gancho o señuelo para cazar alguna presa difícil de conseguir: el hijo de algún famoso político o empresario de éxito, algún joven delfín del partido, un alcalde prometedor…

No pierde mucho tiempo con los estudios y prefiere afiliarse al partido político que considera mas pija y con más proyección social, así pasa a formar parte de las juventudes populares y consigue ser introducido en la FAES así tiene mucho mas fácil retratarse una y otra vez con todos los políticos  del partido, ya sea con selfies o colandose en la fotos colocandose por detrás como si de verdad formara parte del grupo en decenas de actos, conferencias y cocteles. Esa afición de fotografiarse con los que considera importantes se ha convertido ya en una obsesión imposible de controlar, sueña con hacerse fotos hasta con el Rey de España…

En 2011 se matricula en Derecho en CUNEF, pero no asiste a clases, su objetivo sigue siendo “ser alguien importante” o por lo menos aparentarlo. Comienza entonces una enloquecida vida impostada, y apoyandose en los cientos de fotos que tiene junto a políticos y personas conocidas, va construyendo fabulaciones y delirios  megalómanos. Así comienza a hacerse pasar por agente del CSID, por intermediario de importantes políticos y empresarios que le encargaban misiones delicadas de intermediación, por conseguidor de grandes contratos ante empresarios ávidos de contactos en el Gobierno, por asesor del altas personalidades, por recadero real…

Sin duda a engatusado a varios empresarios y políticos que le han abierto sus casas y prestado su confianza. Esto solo le ha servido a Nicolás para aumentar su patológica y perturbada personalidad o personalidades, haciendo que en su mente vayan creciendo como reales confabulaciones y episodios que él enrevesa y alimenta para que parezcan cada vez más tortuosos e incomprensibles, y solo el tiene la solución y la verdad… un delirio patológico que puede terminar en personalidad esquizoide.

Ha actuado como un impostor representando a grandes empresas y al parecer ha intentado sobornos económicos, se ha inventado reuniones de negocio inexistentes, consigue que escoltas y policias lo lleven de viaje a Galicia en coche oficial para reunirse con “un alto cargo de la Nación”, y hasta es invitado a la Coronación de Felipe VI, donde se le ve pegandole un cabezazo al Rey con una enorme sonrisa de satisfación, casi orgásmica. Ha realizado su sueño.

Si ha esto le unimos el afán de las televisiones privadas en remover cualquier asunto por banal que sea y presentarlo como si fuera lo mas grave para el pais que puede suceder, pues ya tenemos creado un culebrón –realitichou- que va a durar lo que las teles quieran que dure mientras tenga audiencia este iluso jovenzuelo al que le están dando el mismo trato que le dan a los “juguetes rotos” tipo Belen Esteban y similares… personajillos de usar y tirar al cabo del tiempo, cuando no aporten audiencia pero dejándolos maltrechos de por vida…

Por su salud mental, espero que todo esto dure lo menos posible y este chaval sea tratado como lo que es: un joven de veinte pocos años que lo que debería de estar haciendo es estudiando, jugando al futbol y saliendo con gente de su edad.




1 comentario:

  1. Como buen escribiente y mejor médico has expuesto aquí perfecta y certeramente la imagen y los sucesos del muchacho Nicolás y su trastorno mental con el que ha logrado entrar y codearse con los más altos estatus del poder nacional.
    Pero yo me pregunto, ¿que trastorno mental, social y de seguridad tienen los poderes de un país al que los mandamases tod@s han saqueado, robado y tratado con una crueldad indescriptible, para que después vaya un tontojoío y se meta hasta las mismas narices del rey de los ministros y allegados y de la inteligencia (nula) de nuestra España cañí.
    Pues fíjate Celso, para muestra la última de Rajoy. Va y dice el presidente (podría ser de cualquier partido, ahora es de este), que "la crisis ya es historia". Cuando sus asesores/ras le dicen tíotaspasao, va y lo arregla diciendo; "en realidad quise decir que aunque la crisis ya es historia, quedan sus consecuencias". Hermano, como te podrás imaginar "sus consecuencias" somos nosotros y todo lo que nos ha pasado y nos está pasando, del futuro no me gusta hablar pero con ésta manchatontos como gobernantes, uff.......

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.