Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

La ITV social y política

Publicado el ABC de Sevilla hoy 23 de junio de 2015

He tenido que llevar la “amotillo” de mi primera mujer -una motocicleta Honda Scoopy 100 cc de 1999- a la Inspección Técnica de Vehículos obligatoria para certificar que estas máquinas transportadoras de personas están en perfecto estado de revista para la función que deben realizar diariamente. Así que me presento en el lugar y a la hora acordadas de antemano y previa presentación de la documentación exigida y en regla pasamos -la moto y yo- al túnel de inspección.

Un mecánico experto e inexpresivo inicia su minuciosa observación de la vetusta y acojonada motocicleta la cual parece- allí expuesta- avergonzarse de su edad. Provisto de carísimos y sofisticados aparatos electrónicos y computadoras de última generación somete a mi amotillo a una revisión completa y exhaustiva: la integridad y correcta filiación del chasis y que no sufra defectos estructurales, que los neumáticos no estén gastados y mantengan buena presión, que la dirección no se embroque ni se resista a nuestras maniobras, que las lámparas iluminen y los intermitentes anuncien con tiempo nuestras intenciones, que los frenos tengan fuerza y detengan la inercia del movimiento, comprueban que los amortiguadores absorban los baches con delicadeza, someten a mi montura a una colonoscopia introduciendo por su escape-retambufa un sensór de partículas contaminadoras y otro de decibelios  hirientes para que no perturbe el feliz descanso de los vecinos, comprueba que los espejos retrovisores estén homologados y sean eficaces para ver lo que por la popa se avecina… en fin y por fin y tras dejar veintitantos euros en la ventanilla me dan una papela para que pueda circular otros pocos meses en paz y en gracia del dios hacendoso del Ministerio de lo que sea.

Y se me vino al mi torpe cabeza la idea de sacarle a esta maravilla de negocio más partido útil para toda la sociedad con esta tan concienzuda revisión que hacen en estos hangares de la “iteuve” y me pregunté por qué no someteremos a los ciudadanos que deciden altruistamente someterse a la ingrata profesión de “clase política” a esta saludable y reconfortante inspección técnica cada dos o tres años igual que hacemos con los vehículos de más de cinco años.

Porque no estaría de más aprovechar las tecnologías actuales para inspeccionar sin dolor ni molestias las condiciones de idoneidad de las personas a las que confiamos nuestros votos en las urnas para los próximos cuatro años. Un “mecánismo” social que verifique la integridad y filiación del individuo votado en cuestión  -que será sometido a examen rutinario- para constatar que mantenga su ideología estructural sin embrocarse ni derivarse de la dirección prometida, que sus cortas o largas luces alumbren el camino correcto, que sus indicadores de dirección intermitentes señalen siempre el destino de sus honestas intenciones, que tenga las suspensiones a prueba de baches económicos y que sepa frenarse cuando la inercia tienda  a sobrepasar los límites establecidos sin aprovechar los numerosos tramos en los que no funcionan los rádares.

Someterse a un calibrador de mangas por si acaso la anchura de alguna de ellas sobrepasara el límite permitido, que en las anchas mangas caben hasta vacas asadas como ya sabemos…

Permitir que investiguemos en sus emisiones y efluvios mediáticos -antiguos y actuales- por si fuesen contaminantes o estuviesen perturbadas por tóxicos endógenos o exógenos fascistoides o comunistoides. Comprobar que sus palabras y promesas nunca sobrepasan los decibelios de la sensatez y de la honradez de una persona normal. Y hacerlos mirarse al espejo de frente y comprobar que no solo son capaces de verse a ellos mismo sino que pueden ver el reflejo de la sociedad que representan sin sentir vergüenza. Y por supuesto que el desgaste de sus neumáticos democráticos no los convierta en unas maquinas sin control ni gobierno, en un peligro y un mal ejemplo para todos las personas que los rodean, sobre todo los jóvenes.

Yo creo que esto que propongo -que se lleva a cabo con toda comodidad con nuestros vehículos sin queja de los afectados- y que sé que en la empresas privadas está a la orden del día, debe ser una prioridad que los ciudadanos lo exijamos como indispensable reforma democrática para aquellos en los que hemos depositado nuestras esperanzas en forma de votos. Porque si no, de nada vale que nos quejemos… a la actualidad me remito.

Y como dice mi primera mujer (y la única por ahora) la dueña de la moto: No podemos circular con un coche de mas de cinco años sin pasar la iteuve, pero los políticos que son los que conducen a España se hacen viejos y se desgastan igual que nosotros y no los controla nadie…


5 comentarios:

  1. Y una vez pasen esta especie de “ inspección técnica politica”, los Srs. mandatarios que sean declarados inservibles podrán optar por una de las siguientes soluciones:
    -Retirada inmediata de la arena política para evitar que puedan producir daños irreparables a la sociedad.
    -Achatarramiento y dulce retiro con buenos posibles y pensiones que ya quisiéramos los de a pie .
    -Reciclado y devolución a la sociedad para que ejerzan la profesión que tenían antes de entrar en política.
    - En caso de que el apartado anterior no sea posible (caso muy frecuente por cierto), se les buscara un lugar en alguna diputación, fundación o empresa pública donde sus decisiones no puedan hacer mucho daño, cobre un buen sueldo y puedan llegar a su retiro sin hacer mucho ruido.
    -En su caso, se podría optar por ser “Politico Histórico” y volver a la actividad en consejos de administración de grandes empresas, dando millonarias charlas y cursos. También se contempla la asistencia a mítines y eventos variados en compañía de otros “históricos”
    Eso si, sea cual sea el destino del susodicho…….tieso no se queda y a veces algunos de sus cuñaos tampoco.

    Un abrazo compañero.-

    ResponderEliminar
  2. Tendrían que ir al desguace casi todos

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.