Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Resiliencia política y social

Publicado en Tribuna Abierta del ABC de Sevilla el 23/07/2015

En estos años pasados de crisis, estamos haciendo uso con frecuencia de la capacidad de los seres humanos de “Resiliencia”, un concepto que se ha hecho muy popular y que viene prestado originariamente de la Física y de la Ingeniería, con el que se describe la capacidad de un material para recobrar su forma original después de someterse a una presión deformadora. En este concepto físico intervienen factores como la entropía, la termodinámica y el mantenimiento óptimo de los sistemas energéticos.

En Medicina y Psicología, aunque hay varias definiciones, podemos convenir que la “Resiliencia” es "la capacidad que tiene un individuo – o un grupo de individuos- de generar factores biológicos, psicológicos y sociales para resistir, adaptarse y fortalecerse, ante un medio de riesgo, generando éxito individual, social y moral". (Oscar Chapital C. 2011)

A nivel personal la Resiliencia trata de expresar la capacidad de un individuo para enfrentarse a circunstancias adversas y condiciones de vida difíciles de índole familiar, laboral o situaciones potencialmente traumáticas ya sean accidentes, enfermedades y tragedias, sobreponiéndose y alcanzando la máxima recuperación, saliendo fortalecido moralmente y con más recursos.

Mucho bien proporciona a la persona esta cualidad que debe ser inculcada y  debe formar parte importante de la educación de nuestros hijos para que no se arredren ante las situaciones complicadas de la adolescencia y la pubertad o ante el fracaso en los estudios y en las relaciones sociales y sean capaces de sobreponerse a las adversidades, incluso sacando provecho de ellas de cara al futuro. Aprender a ser “resiliente” forma parte del proceso de madurez de la persona.

Cualquiera de nosotros estamos constantemente superando adversidades, dolencias, baches económicos, conflictos familiares y laborales, etcétera, e intentamos –haciendo un ejercicio de autocrítica y de análisis de las causas desencadenantes- poner los mimbres para no volver a tropezar de nuevo con las mismas piedras. Yo creo que el primer paso para superar un problema es afrontarlo, aceptarlo sin reservas, reconocer nuestros errores si los hubiere y tener la intención sincera de adaptarnos a las circunstancias para mejorar nuestro futuro. Eso es hacer autocrítica constructiva. Lo recomiendo encarecidamente por sus propiedades ansiolíticas.

Pero quiero hacer una reflexión acerca de la escasa “resiliencia política” de nuestros gobernantes y el efecto negativo que produce esta situación en la sociedad. ¿Han aplicado los anteriores dirigente y/o aplican nuestros dirigentes actuales nacionales o autonómicos este simple ejercicio de autocrítica constructiva como escalón inicial de la mejora de nuestra sociedad?

¿Recuerdan ustedes en los últimos años cuantos de nuestros líderes políticos han pedido disculpas públicamente a la sociedad por los errores cometidos, por las promesas incumplidas, por las injusticias toleradas, por las contradicciones constantes, por los gastos millonarios injustificados, por los fraudes organizados, por los abusos de sus cargos, por los discursos embusteros, por ser chaqueteros y hasta traicioneros por asociarse con los que hasta hace poco ponían bombas y cadáveres de inocentes para negociar…? Yo no lo recuerdo.

Creo que el conjunto de las personas que forman “la clase política” le debe dar el ejemplo moral y ético a la sociedad a la que representan de ser resilientes, es decir, de salir fortalecidos de las adversidades y traumas que conlleve su trabajo y que esa entereza y fortaleza se transmita a la sociedad que los ha elegido con actuaciones dirigidas a mejorar nuestra calidad de vida. Nos deben a los ciudadanos el compromiso original de la verdad y de la honradez. Nos deben el sano ejercicio de la pública autocrítica. Nos deben su asunción de responsabilidades. Nos deben la sensatez de las dimisiones. Y una vez dimitidos, nos deben dejar en paz.


Nos deben lo que nosotros, el pueblo, nunca hemos sabido exigir: respeto.

4 comentarios:

  1. NOS DEBEN TODO Y DEBEN APRENDER LOS MANDAMASES DE LA CAPACIDAD, FORTALEZA Y SUPERACIÓN DE LOS CIUDADANOS QUE LOS SUFRIMOS, SIN NOSOTROS NO SON NADA Y NO TERMINAN DE ENTERARSE. Dicho esto, genial post, hermano.-

    ResponderEliminar
  2. "Los unos por altivos pierden el respeto a las leyes y desprecian la obediencia. Los otros por abatidos no la saben sustentar ni tienen temor a la infamia ni a la pena y viene a ser una comunidad de señores y esclavos pero sin respeto entre si porque no se miden con su condición. Algunos no saben contenerse y con desprecio de los demás todo lo quieren gobernar........."*
    *En referencia a los políticos. Traducido de el castellano antiguo de "Idea de un Príncipe Político Cristiano". Diego Saavedra Fajardo. 1640.
    Hace casi 400 años ya se sabia de que iba este cuento.
    Un abrazo.-

    ResponderEliminar
  3. HAY IMÁGENES QUE MARCAN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD. Podría poner tres ejemplos, el muchacho impasible frente al poderío de un tanque imponente, cualquier fotografía de los campos de exterminio nazis y ahora la imagen de un niño sirio de corta edad que parece dormidito en la orilla de una playa. No me voy a recrear en la foto que es imposible ver dos veces, solo diré que ya esa imagen es un grito de dolor y de llanto, una llamada increíble a las conciencias dormidas. Siria lleva cuatro años con una guerra civil tan cruel que puede exterminar a todo un pueblo. Por su situación geográfica, por ser un país musulmán con ínfulas de modernidad sensatas, por el terrorismo fanático y sanguinario que ya sabemos de donde procede, por tener gas natural, por la indiferencia y conveniencia de tooodos los países civilizados en un asunto venta de armas y de "nos coge lejos", ha terminado por estallarnos en las manos en forma de ese éxodo tristísimo y de ese policía que levanta con las suyas al niño varado en la playa que parecía dormir, si, "su sueño" nos levanta las conciencias y a mi en estos momentos me arranca lágrimas de dolor.
    La ONU, todos los gobernantes y jerarcas, el vaticano con el papa a la cabeza y toda su cohoorte, ONGs, Cáritas, Cruz Roja, Bruselas y to sus jarcas tienen que hacer algo y nosotros tenemos que alzar nuestras voces y dejar detrás cualquier atisbo de egoísmo para dar cabida en un reparto humano a los refugiados que mueren a chorros en las cunetas, alambradas y al niño que en vez de jugar con las olas, éstas lo mecen en una nana que no podemos permitir. BASTA YA!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Quizás el más parecido y representativo sea la niña quemada y corriendo después de la bomba de Hirosshima.- FIN.-

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.