Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Verguenza ajena


Ha dicho tajantemente Don Espadas del PSOE, nuestro actual alcalde: Yo es que no he heredado nada del PP que merezca la pena…” refieriendose a la gestión del anterior alcalde don Zoido del PP. Y cuando uno lee o escucha estas cosas ya sean dichas por este o por aquel la verdad es que me entra como una desilusión muy grande en las entretelas del sentío y una verguenza ajena rayana el en ridículo por lo que puedan pensar aquellos que nos observen desde la cercanía pero más allá de los límites del provincianismo sevillano y del regionalismo andaluz.

De manera que un alcalde entrante, que no ha ganado su puesto de Alcalde por mayoría de votantes sino que ha tenido que aliarse con sus contrincantes minoritarios para desbancar de la alcaldía al partido más votado por los sevillanos se permite el lujo de decir a los cuatro vientos que según su saber y entender el anterior regidor del Ayuntamiento sevillano durante cuatro años con toda su Corporación incluida no ha hecho nada por Sevilla que merezca la pena… a eso se le llama señorío y saber estar… por los cojones.

Esta falta de respeto que tienen los politicos los unos con los otros y los otros con los unos y viceversa me produce sarpullidos en los entendimentos, alergia cada vez mas pruriginosa contra estos señores que se dedican teoricamente a sacarnos las castañas del fuego a los ciudadanos corrientes y molientes.

En cualquier empresa o industria que no este infestada de personal politico sino de profesionales cualificados, cuando se produce un relevo en un cargo de gestión por el motivo que sea lo lógico es ensalzar aquello que de provecho nos hemos encontrado de nuestro antecesor y -por elegancia y educación- soslayar los aspectos que nos pudieran parecer negativos de la anterior gestión.

Ademas este buen señor don Espadas no se da cuenta de que su opinión partidista (obligada por la Voz de Su Ama) es una falta de respeto para una mayoría de sevillanos que han vuelto a confiar en la gestión del señor don Zoido prestandole su voto en las urnas.

Digo yo que algunos politicos se creen que los ciudadanos somos como ellos: unos botarates que van perorando sandeces sin pensar en la repercusiones de lo que dicen, pues todo lo que digan sea lo que sea, lo resite y amortigua las siglas en mayusculas del partido.

Pero están muy equivocados, los ciudadanos honrados y cabales no tenemos que darle cuenta ni agradecer favores a siglas partidistas ni a socios minoritarios que nos aguanten la silla.

Solo a nuestra conciencia y educación sevillanas.  ¿ O no?


4 comentarios:

  1. Suscribo tus palabras de pe a pa. Un saludo desde Madrid.

    ResponderEliminar
  2. #dicemisanto
    Para ser demócratas hay que estar civilizados.-

    ResponderEliminar
  3. EL DÍA QUE MURIÓ FRANCO, yo llevaba un traje de flores azules y un chaquetón blanco para trabajar en la oficina. Tenía veinte años y ya empezaba a otear el horizonte y la historia pasada. La empresa en la que trabajaba era de instalaciones de fontanería para obras, muchos operarios y trabajadores del metal pasaban por mi mesa diariamente a pedir partes, bajas y sus nóminas. Ese día noté en ellos tristeza y un silencio tenso, mis jefes se preguntaban que sería del país, yo me asusté y no daba pie con bola. Mi naturaleza es nerviosa y emotiva, demasiado, le pregunté a uno de los ingenieros que si pasaría algo, me contestó que podría desmadrarse todo, otro más sensato y amigo, Francisco Checa, me tranquilizó con palabras de profeta. Un trabajador vino a mi mesa y me dijo que se acababa por hoy su jornada de trabajo, que se íba con los amigos a beber champán y celebrarlo, yo desconcertada dije unas palabras que me salieron solas, no lo pensé: "cuando se muere alguien sea quién sea no se celebra nada", el me contestó, "este ha matado a mucha gente", "pues que descanse en paz pero yo no bebo por la muerte de nadie". Terminé la jornada y cogí mi motillo enfilando Virgen de Luján camino de casa, me salté un semaforo y un coche me dió un topetazo, caímos mi moto y yo enfrente de los jardines de Murillo, justo en el sitio donde nací. me hice una especie de quemadura en el brazo pero la cosa no pasó de ahí. Nadie se enteró salvo mi santo, mi novio entonces. Bajando mi puente de San Bernardo me caían lágrimas sin yo saber porqué, Franco me importaba un pimiento, la sensación de las dos españas me tenía desconcertada, hoy es una realidad a la que no le veo solución.-

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.