Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Tranvias y Setas

Publicado en XYZ

Opinión personal e intransferible (aunque recojo el sentir de muchos amigos y conocidos):

Sevilla cada vez es una ciudad menos agradable para lo sevillanos. No digo yo que no sea una urbe buena para vivir, con sus muchos días de sol y cerquita de las playas y de la sierra, muy bien comunicada con el resto de España y envidiada por el resto de las ciudades de Andalucía por ser de hecho “la capital” de la Comunidad Autónoma, -aunque le pese a nuestros vecinos regionales y les duela la poca importancia que le damos los “miarmas” a sus celos y duelos-.

Pero los sevillanos que vivimos en Sevilla y la usamos pateandola a diario de barrio en barrio -ya sea en busca de tabernas o de capillas- la estamos viendo transformarse a peor cada año que pasa, estamos notando como se va desmoronando poco a poco la Sevilla sevillana a la vez que va emergiendo otra ciudad diferente, una ciudad que no tiene nada que ver con la Sevilla de sus vecinos habitantes, sino mas bien la Sevilla/Ciudad de los Políticos y de sus caprichos y ocurrencias, de sus desmanes y dislates, la ciudad de los disparates, que por cierto rima con botarate.

No puedo negar que desde mi infancia he visto como se derribaban palacios y casonas señoriales para construir verdaderos bodrios en las zonas más céntricas y antiguas, el asfalto acabó con avenidas preciosas de adoquines con alamedas llenas de árboles que daban sombra al tranvía que llegaba desde el mismo centro a los arrabales de chalecitos de la expo del 27; que durante muchos años viví las molestias del intento del construir el primer metro que socavó la ciudad entera para después enterrarlo de nuevo, que etcétera, etcétera…

Pero lo que hemos presenciando los sevillanos en los últimos años, primero con el carísimo (y absurdo) Metrocentro que no resuelve nada pues estorba más que otra cosa y para mi es una inconsciencia hacerlo circular por una Avenida atestada de peatones paseantes que sorteamos veladores, ciclistas contra reloj individual y por equipos, artistas y músicos variados, truhanes especializados en el burle y descuido del turista etcétera, y sobre todo con el bodrio Metropol-Parasol vulgo Las Setas de la Plaza de la Encarnación es de autentico despropósito, un monumento al mal gusto y un desastre urbanístico.

Bajo mi punto de vista se trata de como dilapidar una fortuna para no aportar absolutamente nada a la ciudad. ¿Para que sirven? ¿Qué necesidades de los sevillanos cubren? ¿Qué beneficios nos aporta? ¿Cuánto han costado? ¿Qué se podría haber hecho con esos dineros? ¿Quién tiene la culpa? ¿Quién se ha beneficiado? ¿Por qué? Lo único que sabemos es que los alcaldes se pelean en público por quitarse de en medio de tamaños desaguisados. Vergonzoso. Que dejen el centro como está y no lo toquen ya más, por favor.

Miren ustedes honrados gobernantes: lo que necesitamos los sevillanos no es una Torre Pelli, sino cincuenta, todas juntitas una al lado de la otra en la Cartuja, llenas de oficinas de negocios y de industrias y de puestos de trabajo para cuantos más sevillanos felices y contentos, mejor.


¡Y déjen de tocarnos los compañones, hombre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.