Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Versos Terapeuticos

Publicado en ABC de Sevilla

De vez en cuando intento descifrar versos como ejercicio de salud mental, como medicina para evitar que mis neuronas supervivientes se aburran y se echen a dormir, no el sueño de los justos de conciencia tranquila, sino el sueño de los holgazanes y necios que se conforman con lo ya aprendido y no creen necesario conocer cada día algo nuevo que nos ilusione o nos remueva las entretelas del sentido.

Leo a Vicente Aleixandre con paciencia y empecinamiento a ver si pillo el significado y la intención de sus versos y de pronto me encuentro con uno de ellos que entiendo sin gran dificultad: “Todo lo que está suficientemente visto no puede sorprender a nadie”. Lo releo. ¿Lo entiendo?

A lo mejor se puede referir a la percepción sensorial y consciente de la luz que conforma el mundo que nos rodea. Luz que es única para cada uno de nosotros y realiza en nuestro cerebro el milagros da la visión al analizar y organizar emisiones electromagnéticas en cuantos de fotones e interpretarlos como paisajes o imágenes. Siempre que miremos a la misma mesa veremos la misma mesa. ¿Seguro? Muchas veces la percepción esta distorsionada por interferencias y el mismo objeto de siempre lo veremos como algo novedoso, algo extraordinario o diferente. Misterios de la mente humana.

Pero es posible (seguro) que el poeta no era tan idiota y pretencioso como yo y lo que quería decir era otra cosa mas profunda. Tal vez hablaba de la realidad, de la verdad, de la certeza, de la falsedad, de las máscaras, de la hipocresía, de la mentira… Yo creo que se refería a las personas, mas que a las cosas. A los sentimientos mas que a los objetos. Al subconsciente quizá, mas que a la simple comprensión de las palabras.

Y de nuevo se me va la mente al difícil entendimiento del comportamiento humano. La relación entre nosotros -hombres y mujeres, mujeres y hombres-. Si yo tengo hace años la costumbre de leer todas las noches en la cama antes de dormir, mi primera mujer no debería de sorprenderse si me viera cualquier día del año con el sol ya puesto acostado en mi cama y leyendo plácidamente rodeado de libros y periódicos atrasados. Si lo hiciera el sorprendido sería yo. De igual manera yo no debo sorprenderme si cuando paseo solitario y feliz en mi paraíso rompiero por la orilla de la mar las gaviotas mas viejas me saludan sin levantar el vuelo con una inclinación de cabeza muy educadas y señoronas ellas mientras protegen a sus polluelos a escasa distancia. Son realidades consuetudinarias de las que ya no me puedo sorprender.

Lo que me llama la atención es que este verso tan simple, que convierte en regla de vida el poeta premio Nobel, no se cumple en nuestros honrados gobernantes y políticos.

¡Mira que tenemos suficientemente vistos y escuchados y requetevistos y requetescuchados a nuestros políticos! ¿Creen ustedes sinceramente que ya no pueden sorprendernos? Ellos no solo tienen el don de la ubicuidad televisiva, sino también la gracia de decir una cosa y al mismo tiempo su contraria sin caer en contradicción manifiesta. Peroran cada día, cada semana y cada vez que los dejan las mismas arengas embusteras, las mismas falsas promesas, los mismos mantras adormecedores de masas. Incluso los recién llegados al Ok corral.

Y los votantes ciudadanos inocentes debemos estar preparados para no dejarnos sorprender por las conclusiones supercalifragilisticas y espialidosas que nos ofrecerán de los resultados electorales en los que nunca pierde nadie y ganan todos.

Y ahora, días después del resultado electoral y dando la enhorabuena a los nuevos jugadores del rosco de las verdades y las mentiras nos volveremos a sorprender dentro de pocos meses por los flagrantes incumplimientos de las promesas enfervecidas y esgrimidas como evangelios, a pesar de estar repetidamente comprobado como en ocasiones anteriores se han pasado las propuestas de ellos mismos por el arco del triunfo electoral.

Y nos volveremos a sorprender cuando a los incautos de siempre nos dejen otra vez al sol despellejador y al alcance de los escarabajos hacendosos que nos arañan el bolsillo hasta dejarnos pelados, mientras que aquellos los que se refugiarán en los sombrajos del poder mantendrán la piel de ubrique intacta y cuidada con lociones insecticidas y aromáticas de balde, al mismo tiempo que disfrutarán de prebendas oficiales y subvencionadas no mas, (acento mexicano) fíjense en mi Andalucía como está después de tantos años de régimen de adelgazar arcas y de engordar vacas para asados.

Y para terminar lo que me llama la atención (ya con acento andaluz) es como puedo empezar hablando de la poesía de Vicente Aleixandre y su metafísica para terminar opinando de políticos y gobernantes nobeles o caducos con lo vistos que están ya estos buenos señores y me vuelvo a sorprender a mi mismo escribiendo de lo que ya está suficientemente visto… Distorsiones, interferencias… eso.


3 comentarios:

  1. Que artista. Y gracias al arte la vida es más fácil. ¿Será un Dios el arte?, nos serena y nos conforma con lo que somos. Bueno, voy a hacer una cosa buena para mi espíritu: Trabajar para ganarme la vida y la de los míos, abusar todo lo que pueda del arte y no abusar de Dios porque es tan grande que me confundo y a La divina providencia no le gustan los excesos porque se termina pensando por ella y poniéndose por encima, no, dejarse llevar y rogar sin aspavientos ni discursos apologéticos. Que grande eres Gabo.-

    ResponderEliminar
  2. VAIVENES.- Esta tarde víspera de reyes me quedo por vez primera sola con mi santo después de casi un mes gozoso de hijas, hijos y sobre todo nieto. Que feliz he sido dios mío de mi alma, aunque mi hijo y su novia hayan estado solo una semana, cerca de cinco meses sin ver a un hijo es casi antinatura, la vida es maestra inflexible, pero ya lo he abrazado y veo que está haciendo y realizando su vida, que más puedo pedir. A mi hija a su marido y a mi nieto Juan los ví hace mes y medio porque de nuevo viajé a la france, de nuevo volé en la noche dando un salto de hora y media por los cielos helados para encontrarme con Juan sonriéndonos junto a sus padres al otro lado de la noche. Si, ya lo sé, siempre hablo de lo mismo, no puedo pensar en más nada en estos días por más que quiera. Me gustaría tener el don de las musas y de la escritura, de saber expresar cuestiones que me rondan la cabeza como flashes de vaivén. La política me tiene expectante pero no lo voy a negar, en el fondo con una risita socarrona de jijiji al ver a tanto sinverguenza sin saber por donde tirar, hay veces que el caos es preciso y yo creo que ya no podíamos más y es lo que está pasando, a ver por donde sale el sol, pues por donde siempre, mira tu, por mi borrón y cuenta nueva y más de la mitad a la sombra, presuntamente. La Divina Providencia me muestra ella solita un camino de serena unión, sabe que no puedo hacerlo de otra forma pero es tremendamente misericordiosa y benevolente conmigo cuando acudo a Ella desolada. John Coltrane me ayuda esta tarde con su soplo de arte. Esta mañana leí que la autoayuda y la sicología se están cargando a la filosofía, que tendrán que ver, mezclar no es bueno, aunque es lo que yo estoy haciendo en esta tontera de escrito, que implacables son unos expertos con los otros, menos mal que soy una ignorante redomada y me quedo con todo sin rechistar, el saber no está demás y la inteligencia sabe diferenciar. Ya tengo en mi nevera el roscón de reyes relleno de nata, voy a despedirme de mi chico el día seis antes de que vuelva a la france, ahora está en Sevilla como debe ser. Anoche soñé mil cosas, dicen que el pasado pasado está, a mi se me presenta en sueños muuuchas veces, si tengo esa suerte, a mi padre lo veo mucho y a toda mi infancia perdida, que bien. Hoy decía Rosa Montero en un artículo que una se acuesta un día con dieciseis años y se levanta con sesenta, que razón tiene. No me cambio por los dieciseis por nada del mundo, aunque mi futuro sea limitado, aunque la edad no perdone, yo perdono ya todo lo pasado, a mi misma también.-

    ResponderEliminar
  3. Vaya...no sé por cual decantarme,si por el Doctor o por Lourdes,lo único que sé es que me ha encantado leeros,el primero leyendo versos y comparando la política y la segunda viviendo en verso con sus hijos y nieto,no se por cuál decantarme,así que...geniales los dos!!

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.