Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

¡Salud amigos!



Publicado en ABC de Sevilla el 28/01/2016

Pero… ¿Que es “la salud”? ¿Cómo se define correctamente? ¿En que consiste? Eso quisiera yo saber, bueno no solo yo, creo que todos los médicos y científicos perseguimos descifrar ese concepto tan escurridizo como es “la salud”. Porque si supiéramos en realidad como definirla correctamente igual nos sería mas fácil alcanzarla y conservarla.

A nivel coloquial la salud puede ser buena, mala o regular, dependiendo si tomamos tales píldoras que anuncian en la tele o cuales yogures con bacterias beneficiosas Y sin saber exactamente de que hablamos, opinamos alegremente que una dieta es más o menos sana que otra y que debemos seguir tales o cuales hábitos de vida saludables. Los publicistas usan la palabra “salud” o “saludable” como gancho para vender diversos productos de consumo diario o de cosmética. Pero a “la salud” la tenemos que tomar en serio y valorarla como se merece.

La definición de “salud” como concepto médico incluye elementos genéticos-hereditarios, bioquímicos, fisiológicos, anatómicos, psicológicos y socio-culturales.

Se suele decir que “la salud es la ausencia de enfermedad”, pero eso no es del todo cierto ya que “salud” y “enfermedad” no tienen los límites muy bien definidos, sobre todo en los aspectos psicosomáticos. Nadie sabe con certeza donde termina la salud y comienza la enfermedad y/o viceversa. Unas veces creemos que es un estado físico determinado, otras pensamos que es una percepción mental.

Porque “salud” implica armonía y equilibrio estable entre lo somático y lo psíquico, entre el cuerpo humano con sus sistemas orgánicos interactuando sin fallos y la mente consciente de esta situación y con capacidad de adaptarse a las circunstancias más favorables para mantener nuestro estado armónico.

Yo soy de la opinión que “la Salud es el estado corporal que nos permite seguir viviendo y disfrutando conscientemente de nuestras vivencias”. Y añadiría: “… en libertad”.

También los médicos hablamos de la “calidad de vida asociada a la salud” como un parámetro importante en la apreciación del concepto “felicidad”. Codiciamos “tener salud” quizá como el mejor bien que se pueda poseer. Después vendrán los tesoros materiales y los amores espirituales, pero sin salud no podríamos disfrutarlos. No debemos dilapidar la fortuna de tener una buena salud.

Porque la preservación de la salud –de la vida- es obligación personal e intransferible de cada uno. Desgraciadamente este instinto de auto-conservación de la propia vida se va diluyendo en las sociedades teóricamente avanzadas “…como lagrimas en la lluvia. Es hora de morir”. (Esa frase tan conocida del replicante Roy Batty, que sabe que tiene los segundos de vida contados, es un canto a la vida. Un canto a la suerte de los humanos que no tenemos fecha de caducidad, salvo la que nosotros nos queramos imponer).

No es lógico fumar un paquete de tabaco al día, comer desmesuradamente, excederse con las bebidas alcohólicas, llevar una vida sedentaria, un trabajo estresante… y al primer síntoma de que algo no va bien acudir al médico con la pretensión de que solucionemos en poco tiempo lo que lleva deteriorándose durante muchos años.

Los médicos escuchamos, exploramos, investigamos, interpretamos análisis e imágenes, sacamos conclusiones y luego diagnosticamos dentro de nuestras posibilidades. En el mejor de los casos podemos aplicar un tratamiento curativo. En otros casos solo paliativo o lenitivo.

Muchas veces les digo a mis pacientes que la mejor medicina es la que no se toma. Con esto quiero decir que lo ideal es no tener que llegar a tomar medicamentos (y yo que tomo alguno que otro, me lo aplico a mi mismo) y eso se puede conseguir teniéndole apego y aprecio a las salud. Los médicos somos conscientes de la importancia que tiene el mantenimiento de la salud en sus diferentes ámbitos somáticos, psicológicos y psicosomáticos. Hay que tener como norma la prevención de las enfermedades llevando una vida coherentemente saludable. Tomar en serio la salud es un signo de madurez y de inteligencia.

Etimologicamente “salud” proviene del latin “salus, salutis”, de donde deriva “salutare”  que se traduce como “saludo” que originalmente significaba desear larga vida a una persona. Saludar por lo tanto es desear salud.

Mis mas sinceros saludos a todos ustedes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.