Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

¡No Fumad!

“Cualquier parecido con la hoja de la planta del tabaco (Nicotiana Tabacum) es pura coincidencia”. Esta leyenda es la que debería aparecer en los paquetes de cigarrillos de esos que se venden como “tabaco”.

Porque lo que se vende con forma de cigarrillos empaquetados o en sobres como picadura para liar no tiene casi nada que ver con la planta original.

Les aseguro a los fumadores que os están tomando el pelo, el dinero y los pulmones los riquísimos fabricadores de ese sucedáneo de tabaco que ustedes se tiran a pecho gentil.

Con un mínima proporción de hojas de tabaco y con una gran proporción de productos químicos derivados del petróleo, restos de desechos vegetales y sustancias químicas no declaradas, se fabrica una pasta densa que una vez triturada y secada asemeja su aspecto a hebras de tabaco.

Y lo que ustedes se fuman como posesos es un convoluto misterioso de humos peligrosísimos que no solo dañan sus pulmones y arterias sino que manipulan sus neurotransmisores cerebrales para crearles un adicción lo más severa posible. Ese es el negocio.

Se mueve tanto dinero en torno a las industrias del “tabaco” y sus derivados que los gobiernos no se atreven a hacer cumplir las leyes de la transparencia y publicar lo que de verdad esconde la industria tabaquera.

Si usted se compra un desodorante, un chicle, un bollicao, una crema hidratante, una medicina, una cerveza, una lata de caballa, unos zapatos o lo que sea, nos encontramos un listado de ingredientes muy bien detallados de los ingredientes, de conservantes, de colorantes, de excipientes, etcétera. Lo normal.

¿Dónde nos explican en los envases de cigarrillos su composición química? ¿Dónde aparecen los productos químicos, colorantes, conservantes y metales que contienen? ¿Dónde sus contraindicaciones? Sería imposible pues la lista de compuestos sería interminable y la mayoría seguro que son sustancias cancerígenas prohibidas.

Tanto es así que han determinado cesar con la absurda información –absolutamente falsa- del contenido de nicotina y alquitrán de cada pitillo. La mentira más grande jamás contada.

Fumen ustedes si así lo desean. Pero no digan que fuman tabaco.

Ustedes fuman veneno mortal.

Y nosotros pagamos las consecuencias.


1 comentario:

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.