Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Consejos de salud y viajes (políticamente correctos)

Los ciudadanos y ciudadanas que decidan dedicar una fracción de su periodo vacacional a viajar fuera del territorio español y sus Comunidades Autónomas, incluyendo Ceuta y Melilla, deben tener en cuenta las siguientes precauciones:

Es necesario tener la documentación actualizada: DNI, pasaporte y visados correspondientes, así como los seguros médicos de viaje. Los usuarios y usuarias del Sistema Nacional de Salud ante cualquier duda pueden consultar la página del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.

Mujeres y hombres deben vacunarse correctamente si piensan viajar a países donde esté aconsejada la vacunación. Las niñas y los niños deben incluir en el equipaje su cartilla de vacunaciones correctamente sellada por el organismo competente de cada una de las diecisiete Comunidades Autónomas que tienen transferidas las competencias Sanitarias ( ¿o se dice “en materia de Salud?) que les corresponda.

Si decidimos hacer un trayecto en avión de varias horas de duración, por ejemplo a Venezuela, no debemos nunca olvidar la prevención de las trombosis en los miembros y miembras inferiores, por lo que debemos dar paseos de unos cinco minutos cada hora para favorecer la circulación, previo consentimiento de los tripulantes y tripulantas de la cabina de pasajeros y pasajeras.

Si el viaje incluye la visita a países donde los ciudadanos y ciudadanas residentes tengan otras costumbres diferentes a las nuestras -ya sean rituales, religiosas o sociales- debemos de ser respetuosos y respetuosas con sus costumbres y en la medida de nuestras posibilidades adaptarnos a sus usos. Tal medida incrementará el grado de satisfacción de nuestros anfitriones y anfitrionas, fomentando de esa forma la alianza de civilizaciones. Esto es fundamental, no olvidarlo por favor. Sobre todo para que cuando ellos y ellas viajen o residan en España se comporten de igual manera con nuestras tradiciones.

De tal manera si viajamos a países latinoamericanos incluyendo los hispanoamericanos, gozaremos del contacto con nuestros pueblos hermanos y hermanas que conservan muchas de nuestras tradiciones y costumbres, incluso el idioma español, a pesar de la criminal invasión bárbara sufrida por parte de los colonizadores y colonizadoras fascistas de derechas al mando del opresor Cristóbal Colón y sus secuaces.

Un destino muy recomendable por nuestros expertos y expertas en Turismo y Proselitismo es el precioso país Venezuela, paradigma de las libertades latino-americanas, y con el España ha mantenido una especial relación de hermandad en los últimos años permitiendo que reputados y reputadas economistas así como sociólogos y sociólogas, politólogos y politólogas (también reputadas) y economistas de ambos sexos (no a la vez), hayan asesorado económica y políticamente al muy democrático y libertario estado de la República Bolivariana de Venezuela.

Aunque este asesoramiento no ha sido precisamente de balde, los resultados han sido espectaculares: uno de los países potencialmente mas ricos del mundo, de los mayores productores de petróleo del planeta, esta absolutamente hundido en la miseria. La inflación galopante y desbocada, la corrupción global e institucional a todos los niveles han conseguido lo inimaginable: la ausencia de productos básicos en los comercios y la pobreza extrema de la mayor parte de la población raya en la hambruna. La inseguridad ciudadana y el crimen organizado producen el mayor índice de asesinatos de toda américa. La libertad de opinión no existe, bueno, solo existe libertad de expresión de los afiliados al Partido “Liberal” –creo que por eso se denomina así al partido del gobierno- y en cambio existen presos políticos en condiciones vergonzosas por ser opositores del gobierno “liberal” –insisto-.

En Venezuela, el deterioro absoluto de la red hospitalaria por falta (mangazo) de presupuesto y la escasez de medicamentos básicos (por ejemplo sueros infantiles) hace que en este país no sea prudente enfermar (ni tener un “accidente”)…

Todos estos logros venezolanos se siguen acrecentando a pesar de las lecciones magistrales que impartieron nuestros cualificados asesores y asesoras que actualmente y orgullosamente –encima- están liderado un proyecto político para todos los españoles y españolas que quieran escucharlos.

PD: ¿Podemos creerlos?





4 comentarios:

  1. Que arte hermano.Los politicos/políticas se han cargado nuestro idioma. Son estúpidas y estúpidos, ingnorantas e ignorantes, capullas y capullos (esto último está bien dicho). Venezuela es una república bananera, de pena. En España seguimos sin formar gibierno/gobierna, no hay presidente/presidenta, ni ministras/ministros, vivimos en una especie de limbo donde los ciudadanos/ciudadanas estamos con una paciencia de santa/santo, algo bueno, nadie ha venido a cambiar ninguna ley de educación por capricho con el coste que eso conlleva, la corrupción sigue su camino pero al haber menos poderosos y poderosas manejando leyes a su conveniencia es menor, la sanidad pública es la que más sufre los recortes de los ladronas/ladrones que se lo han llevado todo y la investigación ciéntifica brilla por su ausencia, y podía ser brillante porque España es un país de científicos valiosísimos y de artistas maravillosos...y de ciudadanos/ciudadanas más buenos y buenas que el pan integral o normal, bollos o Viena, barras o picos..etc.......

    ResponderEliminar
  2. Desde muy pequeña se nadar muy bien porque mi padre nos enseñó en la ría de El Rompido tirándonos a esas aguas mansas desde su barquito pesquero. La única advertencia que nos hacía era sobre la corriente; siempre teníamos que llegar a la orilla a favor de ella, jamás nadar en su contra porque se puede sucumbir tontamente de puro agotamiento. Esta advertencia la aprendí maravillosamente, pero sólo para el agua. Me gustaría andar por la vida de secano nadando a favor de las corrientes propias de cada tiempo, pero no siento la ingravidez del mar ni su libertad ni su frescura, no me envuelve el aroma de las algas que se mueven al son ni del robalo huidizo, del choco con su tinta para el arroz o para la pesca de la corvina, no siento el aliento eterno del barro arcilloso y marino ni el brillo de las conchenas de nácar ni la espuma estelada de un barco marinero que vuelve de faenar, tampoco ya la visión de mi padre en el barco arreglando sus aparejos de pesca, ni a mi madre bellísima en la orilla con mis hermanas y hermanos; no toco a mis amores con las manos, ell@s también saben nadar pero están en sus propias aguas y en sus propios secanos, eso si, les he avisado que tengan muy en cuenta las corrientes y vayan siempre a favor, no me canso de decírselo año tras año. Pero yo sigo sin aprender a nadar en seco y a favor de la corriente. Quizás eso se le fue a mi padre o quizás no sabía el tampoco, o yo no lo asimilé debidamente. Ojalá mis amores no sean como yo y sepan desenvolverse bien en el agua y el secano, os diría amores que es tan importante una cosa como la otra. Yo me ahogo en seco cada día aunque en el amanecer siguiente vuelvo a cojer aire. Es lo bueno del secano.......

    ResponderEliminar
  3. No sé si le ha llegado un comentario mío sobre los gratuitos de Portaceli.

    ResponderEliminar
  4. Soy uno de aquellos niños de 1950 que ocuparon un aula en el cuarto pabellón. He encontrado su blog por casualidad, buscando datos que nos den "identidad" en la historia del colegio. No hay ni rastro académico de aquellos primeros años. No existimos para la administración. Solo personas como usted o Antonio Burgos, por ejemplo, nis citan alguna que otra vez. Gracias. manuel Jurado López

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.