Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Septiembre 2016

Como no me gusta que acabe septiembre sin publicar algo en mi Blog, pues me lanzo sin pensar a la aventura de escribir:

Que raro me ha parecido este mes que está a punto de finalizar. No sé bien por qué pero no le he cogido yo el tranquillo a este mes. Un mes como de verano, caluroso y denso, pero a la vez queriendo ser otoñal, sin serlo. Un mes que disimula muy bien sus intenciones.

Empiezan los niños el colegio y a la vez todos empezamos un nuevo curso en nuestras vidas. El año en realidad empieza ahora, después de las vacaciones de verano es cuando nuestros biorritmos se acoplan y preparan para otro nuevo año laboral. De echo, ya estamos pensando en Navidad y todavía nos bañamos en la playa los fines de semana.

Me considero un afortunado. Mi profesión me ofrece tanto bienestar profesional y personal que no puedo decir ni pio al respecto. Tengo la gran suerte de empezar cada día con ilusión, por lo que intento trasmitir mi energía positiva a mis pacientes. Espero conseguirlo.

España está que arde. Pedro “El Empecinado” desafía al histórico PSOE cegado por su odio “troskista” a Mariano Rajoy y a todo lo que este gallego representa. Los polvos de Zapatero nos traen estos lodos, como era de esperar.

En Cataluña, los políticos sediciosos que tienen secuestrada a esta españolísima región se aprovechan del rio revuelto para obtener las ganancias de los pescadores furtivos: atrapan incautos alevines en sus redes.

Los vascos son mas sibilinos (Aranas) y esperan que las nueces maduras caigan sobre nuestras molleras hasta que nos hartemos de ellos. Me da miedo ver a Arnaldo Otegui aplaudido como a un héroe. Es de Psiquiatras.

En Andalucía nos conformamos con poco. Tenemos tantas injusticias todavía pendientes de juzgar y tantos presuntos delitos por investigar que ya lo vemos como algo normal. Los presuntos delincuentes afines al poder protestan por ser investigados y los fiscales se ponen de parte de los acusados. El régimen del “pesoe de andaluz” tiene más vidas que un gato. Vergonzoso.

En el PP, los “señores lobo” no dan abasto intentando tapar agujeros negros, como el color de las tarjetas que les regaló un banco a unos cuantos privilegiados por su cara bonita… y por los servicios prestados. Estafadores con pajarita. Ladrones con indulgencia plenaria.

Una guapa joven gallega desaparece sin dejar rastro. La investigación destapa uno más de los cientos de conflictos familiares basados en odios y represalias, en traiciones y denuncias falsas, en sabe Dios como terminará este caso tan tortuoso…

En Europa, Rusia sigue haciendo lo que le sale de los cojones a Putin. No hay quien le chiste. Está ayudando a Bachar Assad en Siria a aniquilar a todos los habitantes de Alepo, hombres, mujeres y niños. Y sin remordimientos.

En Estados Unidos los Policías disparan y después preguntan (a la viuda). En un país donde cualquiera puede llevar un arma de fuego es difícil a veces no apretar el gatillo antes de que te disparen (o lo supongan). Eso pasa por llevar pistolas. Odio las armas de fuego. No mas tiros.

El llamado “Estado Islámico” cada vez retrocede más en el tiempo. Sus intenciones son claras: acabar con todos nosotros: los cristianos, los judíos, los que no sean del Islam, los europeos, los infieles, los rubios, los ricos, los que bebemos alcohol, las mujeres que no se tapan de la cabeza a los pies, los que no recen El Corán, los que coman cerdo, los que piensen, los que opinen, los que vivan en América, los andaluces, los que jueguen al bingo… ¿qué más da? Cualquiera es bueno para ser degollado inmediatamente y si pude ser retrasmitido en directo mejor que mejor…

En Africa sigue pasando lo mismo que tanto nos ofendía y nos enervaba hace años: hambrunas y mortalidad infantil, epidemias y falta de vacunas y medicinas indispensables y baratísimas, golpes de estado, genocidios y aniquilaciones de pueblos enteros, etcétera, pero ya no es noticia, ahora la noticia está en saber quien va a engañar más a los americanos bobos si Donald Trump o Hilaria Clinton.

Y muchas cosas más que recordar no quiero.

A ver si finaliza septiembre, llega octubre con su mijita de buen rollo y todo lo anterior se resuelve en un santiamén.

Ojalá y Dios lo quiera.


2 comentarios:

  1. Ademas estimado compañero, Septiembre ha sido el mes en el que se ha vendimiado el divino fruto cuyo caldo ya estará fermentando en bocoyes de castaño para darnos el mosto de este año que gustosamente cataremos en cualquier tasca, bodega u otros garitos de cualquier naturaleza.
    Un abrazo.-

    ResponderEliminar
  2. OTRO OTOÑO-. Cuando voy cumpliendo años me ocurre lo que creo a casi todas las personas, en mi interior sigo siendo aquella niña que jugaba en el recreo del colegio, los cromos y sentarme bajo los jazmines azules, también recuerdo un día que por haber sido "buena" me mandaron tocar el timbre de vuelta a clase, me tuvieron que separar el dedo del timbre, me encantó aquello, una que es así... feliz y libre, o aquella muchacha bonita que se comía el mundo y el mundo a ella en todos los sentidos, y esa joven madre luchadora hasta el infinito. Mi esencia es la misma, el tiempo hace estragos en el cuerpo pero mentalmente, al menos a mi me libera. Mis recuerdos son selectivos porque me da la gana, lo malo lo utilizo para aprender de aquello, lo bueno lo guardo como oro en paño y las pequeñas cosas de la lucha natural de la vida que ya he vivido, hoy las veo con felicidad, mucha. Pero soy más exigente porque el mismo mecanismo de vivir te lo pone por delante. Amo mucho más y a más personas, siempre mis amores y mi familia, pero sólo estoy con quien me da paz porque ya no tengo ni tiempo ni ganas de someterme a rigores que no me pertenecen, personas que por aquí no me leen que están mejor sin mi y yo sin ellas, lo mejor para ambas, acostumbrarme a la serenidad exigida por el relentí de mi ritmo, disfrutar de la luz cambiante a lo largo del día o de la luna llena saliendo por el paseo de El Rompido, privilegios de la edad, disfrutar mucho más cada instante es un privilegio que solo lo da el cumplir años, vivir a mi manera y valorar lo que se tiene, es otra de las sabidurías de la edad. Tengo 61 años y lo que Dios me permita vivir, no pienso desaprovecharlo ni un segundo. Nombrar a Dios es siempre para mi delicado por sublime, pero como dice mi suegra con noventa y cuatro otoños, "pon de tu parte que Dios te ayudará"-_

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.